Vacunas/BID

Covid-19

Vacunas salvavidas

Ma. Fernanda Torres Rojas

18 de Junio de 2021

Desde la llegada del SARS-CoV-2 todos anhelábamos la llegada de la vacuna que nos permitiera recobrar nuestra vida e impidiera la pérdida de más vidas, ¿pero realmente sabes qué es una vacuna, qué tipos existen y cómo actúan?

Las vacunas son una forma de preparación para que nuestro cuerpo pueda responder correctamente a enfermedades causadas por microorganismos como los virus o las bacterias. La intención de estas es que el sistema inmune se prepare para combatir la enfermedad si en algún momento entramos en contacto con su agente causal.

La forma en la que nuestro sistema inmune se prepara es a través de la generación de anticuerpos, estos son proteínas que reconocen de forma específica agentes extraños en nuestro cuerpo, permitiendo su destrucción (neutralización). Asimismo, estos anticuerpos pueden producirse cada que nuestro organismo entre en contacto con esos virus o bacterias, es decir, mantiene una memoria inmunológica; permitiendo que afrontamos de mejor manera la enfermedad o reduciendo la posibilidad de infección.

Imagen ilustrativa de un microorganismo rodeado de anticuerpos/ElHospital


Actualmente existen seis principales tipos de vacunas, y el desarrollo de uno u otro dependerá del tipo de microorganismo del que estemos hablando, así como de la eficacia de cada una, condiciones ambientales, etc. Los tipos principales son:

1) Vacunas de organismos vivos atenuados (virus y bacterias): se administra una versión débil o atenuada del microorganismo con el objetivo de que no cause una infección fuerte. Un ejemplo de este tipo de vacunas es la de la rubéola o la varicela.

2) Vacunas de organismos inactivados (virus y bacterias): se realizan con microorganismos que son inactivados, es decir, dejan de causar la enfermedad, o bien, microorganismos muertos. Un ejemplo es la vacuna contra la polio.

3) Vacunas de toxoides (baterías): estas se emplean para combatir enfermedades por bacterias que producen toxinas. Estas toxinas son atenuadas (toxoides) para evitar que causen la enfermedad. Un ejemplo es la vacuna para el tétanos.

4) Vacunas de subunidades (virus y bacterias) estas son realizadas con partes claves de los microorganismos, por lo que no suelen tener efectos importantes. Un ejemplo es la vacuna DTaP (difteria, tétanos y tosferina).

5) Vacunas conjugadas (bacterias): estas vacunas se realizan contra bacterias que poseen un recubrimiento de azúcares (polisacáridos) en su membrana, por lo que hace más difícil la exposición de las partes importantes de la bacteria que serán reconocidas por los anticuerpos (antígenos). En este caso, se conjugan los polisacáridos a los antígenos para que puedan ser reconocidos por el sistema inmune. Un ejemplo es la vacuna Hib (Haemophilus influenzae tipo B).

6) Vacunas de material genético (vacunas genéticas): generalmente son diseñadas para combatir virus y se realizan con el material genético de estos con el objetivo de que tus células produzcan alguna molécula viral inofensiva, la cual será reconocida por las células del sistema inmune y se generarán anticuerpos. Un ejemplo son las vacunas contra el SARS-CoV-2.

Clasificación de las vacunas/Enterados


La creación de una vacuna no es una tarea fácil, ya que requiere de diversos estudios divididos en tres partes importantes. La fase pre-clínica incluye la investigación básica, en donde se concreta qué antígeno reconocerá la vacuna y cuál será su formulación. También incluye la prueba de dicha formulación en modelos animales, generalmente modelos de ratones, ratas, etc.

La fase clínica incluye a su vez tres fases que varían en el número de personas a las que se les administra la vacuna y la ubicación geográfica de las mismas. En este punto se evalúa la eficiencia y seguridad de la vacuna. Finalmente, en la fase de comercialización se continúa evaluando la respuesta de las personas a la vacuna, así como los posibles efectos secundarios que esta pudiera desencadenar.

Es importante decir que en promedio, una vacuna tarda 10 años en ser creada, por lo que podemos comprender el extenso trabajo que los científicos, médicos, farmacéuticas, etc., tuvieron que realizar para generar la vacuna del SARS-CoV-2 en un tiempo tan corto.

Fases del desarrollo de una vacuna/Confianza en las vacunas Latinoamérica


Es cierto que después de cursar por una enfermedad, el cuerpo puede generar inmunidad de forma natural, sin embargo, y como pudimos darnos cuenta en esta pandemia, algunas enfermedades pueden traer consigo síntomas muy graves que incluso pueden llevar a ocasionar la muerte. Es por eso que la oportunidad de contar con una vacuna, generando con antelación inmunidad, puede prevenir un desenlace fatal o síntomas graves durante el curso de la enfermedad. Así que ahora que sabes cómo funcionan las vacunas puedes darte cuenta que la vacunación es una gran estrategia de prevención. ¡VACÚNATE!

Importancia de la vacunación/Sociedad Valenciana de Reumatología