Bienestar

Tratamiento contra el cáncer que se encuentra ¿en tus intestinos?

Samuel Pérez

21/Julio/2020

La clave para entender una enfermedad tan compleja podría estar dentro de nosotros mismos.

Durante la última década, se ha estudiado de manera importante la microbiota (las bacterias que cohabitan con nuestro cuerpo) del intestino y esto ha permitido centrarnos en el papel crucial de esta microbiota en el mantenimiento de la salud humana, cumpliendo funciones importantes, tales como la digestión, control de patógenos (organismos vivos que entran a nuestro cuerpo a hacer daño) y regulación del sistema inmune.

En un estudio publicado en la revista “Nature” el 9 de Julio de este año, nos cuentan que estudiar la composición y funciones de estos seres dentro de nosotros ha dado como resultado una base de datos genética muy grande de la cual pueden obtenerse tratamientos nuevos para diferentes enfermedades que podemos sufrir tú y yo. Ahora bien, este análisis de microbiota intestinal podría ser particularmente útil en la oncología (ciencia que estudia el cancer) con el objetivo de desarrollar y remodelar estrategias destinadas a prevenir, diagnosticar y tratar el cáncer.

La microbiota intestinal está compuesta de decenas de billones de microorganismos, incluidos 1,000 especies diferentes de bacterias, hongos, parásitos y virus con más de tres millones de genes. Todos los adultos sanos compartimos la mayoría de las especies bacterianas intestinales, sin embargo, también se encuentra un notable grado de variación entre individuos, y esto es debido a la dieta que cada uno lleva, los hábitos, etnia, genética del huésped, edad y consumo de medicamentos.

Y te preguntarás, pero ¿cómo los bichitos de mi intestino pueden ayudar a combatir el cáncer? Pues esa es una pregunta muy compleja, prácticamente lo que los estudios nos dicen es que el papel que juega la microbiota en esto es como el de un “biomarcador potencial de neoplasias”, es decir, un marcador (proteínas que ayudan en los estudios a visualizar lo que se busca a través de un aparato) con vida que se pega a la zona con neoplasia (crecimiento anormal de algún tejido) y la resalta para su identificación. También podría jugar un papel en conocer la tolerabilidad y eficacia de las terapias contra el cáncer.

Sin embargo, este proceso requeriría el acceso a extensas bases de datos humanas y una cuidadosa correlación de diferentes firmas microbianas con complejos parámetros clínicos y de laboratorio. El logro de este objetivo depende, en gran medida, de la disponibilidad computacional y adecuados recursos que integren grandes volúmenes de datos del paciente (incluidos datos demográficos, historias clínicas, familiares y de estilo de vida y análisis de laboratorio).

Por último, la investigación sobre el microbioma del cáncer ha atraído mucho atención y expectativas para mejorar la vida de los pacientes través de diferentes procedimientos, en este contexto, identificar a la microbiota con diversas estrategias (incluyendo nutrición, selección de antibióticos, entre otros) se convertirá en una de las próximas fronteras para pacientes, brindando nuevas oportunidades con terapias personalizadas. Así que ya sabes, haz ejercicio, lleva una dieta sana y mantén a tus inquilinos sanos, que pueden ser unos grandes héroes.

Fuente: Nature reviews: gastroenterology and hepatology:
https://www-nature-com.pbidi.unam.mx:2443/articles/s41575-020-0327-3