jabon

Fotografía de SoapWitch disponible en Pixabay.

Coyote Fashion

Si la vida te da aceite usado, haz jabones

Ariel Miravete

19/Enero/2021

El aceite de cocina usado es uno de los desechos más contaminantes de tu casa, pero tú puedes hacerlo menos contaminante si sigues este procedimiento.

Es un martes por la tarde, acabas de preparar la comida del día y tu sartén quedó con aceite que no se consumió por completo, así que esperas a que se enfríe y lo almacenas para después, ¿pero qué es lo que harás ? ¿Lo reutilizas o lo desechas?

Cuando reutilizas el aceite para freír, los alimentos adquieren una textura y sabor de menor calidad que con el aceite de primer uso. La razón por la que el aceite reutilizado cambia el sabor de los alimentos es porque dicho aceite ya no tiene la misma composición química.

Al calentarse el aceite, este hace reacción química con los componentes de los alimentos, lo que genera radicales libres y acrilamidas*. Estos subproductos favorecen la aparición de trastornos cardíacos o cáncer**.

Otras personas vierten el aceite en el drenaje, pero esto tampoco es bueno, ya que ese aceite se solidifica y tapa los ductos aun si es poco, además de que favorece la proliferación de bacterias. Por si esto fuese poco, el aceite deteriora la calidad del agua, por lo que arrojarlo al drenaje puede favorecer la contaminación de cuerpos de agua locales.

Algunas personas sugieren esperar que el aceite se enfríe para depositarlo en una botella o bolsa y echarlo a la basura, aunque esta solución tampoco es del todo recomendable, ya que el aceite podría llegar a algún lugar con agua eventualmente.

Entonces, ¿qué hacer con el aceite que ya se utilizó una vez?

Todos hemos escuchado o leído alguna vez que existen personas que se dedican a la recolección de aceites, pero no existe ese servicio en todas las localidades, así que hoy te ofrezco una alternativa: haz jabón.

Los ácidos grasos son susceptibles a una reacción química conocida como “saponificación” al combinarse con sosa cáustica, esto da como resultado jabón y glicerina. Toma nota de las siguientes instrucciones para hacer tu propio jabón en casa usando aceite quemado.

ADVERTENCIA: aunque las instrucciones que se mencionan a continuación pueden realizarse en tu hogar, debes tener en cuenta que se utilizan sustancias altamente peligrosas, por lo que debes seguir todas las instrucciones como están indicadas y con mucha cautela. Recuerda que estás trabajando como en un laboratorio de química, así que debes tener mucho cuidado con las cantidades que se sugieren, no hagas las cosas al tanteo

Antes de comenzar, necesitas tener estos materiales:

• Ropa con mangas largas para proteger la piel contra las salpicaduras.
• Lentes de seguridad.
• Cubrebocas.
• Batidora de mano (o una espátula).
• Balanza de cocina.
• Guantes de látex.
• Recipientes de cocina de acero inoxidable o de plástico (no usar de aluminio, hierro u otro metal que no sea acero inoxidable).
• Termómetro de cocina (no usar mercurio).
• Moldes (pueden ser los de repostería).
• Utensilios de acero inoxidable, plástico o madera para agitar la mezcla (no usar otro metal que no sea acero inoxidable).

Ingredientes:
• 1 litro de aceite usado y colado hasta que no le quede ni un solo residuo sólido.
• 1 litro de agua.
• 135 gramos de sosa cáustica (hidróxido de sodio).

Instrucciones:

1. Colócate las gafas de seguridad y, en un lugar con buena ventilación, vierte lentamente la sosa cáustica en el agua en el recipiente de acero o plástico. Al hacer esto se formará una sustancia conocida como “lejía cáustica” y comenzarán a liberarse vapores y la temperatura de la lejía aumentará, por lo que debes evitar el contacto directo para evitar hacerte daño. NUNCA eches agua a la sosa porque puede salpicar y la reacción química podría provocar quemaduras graves.

2. Esperar que la temperatura de la lejía baje a los 40 º C. Si no cuentas con un termómetro, espera 40 minutos.

3. Calienta un poco el aceite a fuego lento (este tampoco debería exceder los 40 º C).

4. Una vez retirado del calor, agrega la mezcla sobre el aceite y revuélvelo usando la batidora. En caso de no tener batidora, usa una espátula no metálica; el proceso será más tardado, solo ten cuidado de no salpicar.

5. Cuando la mezcla tenga una consistencia similar a la mayonesa, deposítala en los moldes.

6. Luego de un par de horas puedes retirar los jabones de los moldes. Córtalos para obtener el tamaño deseado, pero aún no están listos para usarse.

7. Guarda tus jabones en un lugar seco durante cuarenta días. Al término de este tiempo su color y consistencia habrá cambiado, por lo que estarán listos para usarse.

¡Listo! Ya tienes jabón hecho en casa con el aceite reciclado de tu comida. Si no te sientes seguro con el procedimiento, puedes revisar en YouTube varias recetas similares a esta para guiarte durante el proceso. Solo recuerda que la mayoría de las personas en YouTube no tienen conocimientos de química, por lo que pueden decir que tu jabón no contamina el ambiente porque es biodegradable; sí lo es, pero eso no quiere decir que no contamine. Toda actividad que realices, hasta la más mínima, tiene un impacto ecológico, por eso te invito a intentar hacer estos jabones caseros, así evitarás contaminar directamente con tu aceite quemado y le darás un último buen uso.