Coyote Fashion

Salven al Haute Couture

Juan Carlos Cerezo

2/Noviembre/2020

Analicemos el contexto actual en marcas de lujo.

La pandemia sigue representando un reto tanto económico como social, y esto no solamente es en tema de salud, ya que los mercados siguen enfermando creando un ambiente con varias bancarrotas y pocas esperanzas a empresas que intentan sobrevivir. La moda de lujo es una de las que más se hunde conforme el confinamiento se alarga; la icónica Met Gala fue cancelada, las pasarelas han sido reformadas y adaptadas, pero la pregunta del millón es ¿esto es suficiente para salvarse?.

En estos últimos meses que hablamos de rebrotes y posibles nuevas cuarentenas las perspectivas de crecimiento de empresas se reduce al mínimo, y la idea que el 2021 será nuestro año, se esfuman como el humo del cigarro. Si bien la economía más poderosa de occidente, EEUU, está tratando de abrir a un costo muy alto no ha evitado que el sector de moda se convulsione con las bancarrotas de Brooks Brothers y Lord & Taylor, la primera con más de 200 años haciendo las mejores camisas de lujo y la segunda siendo la tienda exclusiva departamental más antigua de América. Estas últimas noticias nos piden replantearnos la idea ¿estamos en el camino correcto?

Muchos críticos mencionan que la idea de las pasarelas y las fashion weeks debe reformarse a algo nuevo, las marcas en este última presentación de septiembre utilizaron un puñado de nuevos métodos en línea o un pequeño número de asistentes, pero esto ¿qué resultados dio?. En el segundo trimestre de 2020 las marcas de lujo sufrieron contracciones del 25%-35% en sus ingresos y grandes economistas pronostican que no se recuperarán hasta 2023-2024, después de haber “sobrevivido” al cataclismo del COVID-19. Sobre la marcha muchos diseñadores y grandes conglomerados de marcas siguen en la línea de que deben enseñar nuevas mercancías y conservar el estilo pre pandémico. En palabras de Antoine Arnault, jefe de Comunicaciones de LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton: “Las pasarelas no son esenciales. Sin embargo, a veces es necesario mostrar lo que realmente estás creando” a su vez agregó “Hay toda una economía alrededor de estos espectáculos. No hay que subestimarlos”, lo cual es cierto, las semanas de la moda generan ingresos millonarios aludiendo a los miles de maquillistas, costureras, conductores, guardias de seguridad y fotógrafos independientes.

Pero el panorama no para todo es malo, el mercado oriental en artículos de lujo tuvo un repunte en compras debido a que las tasas de contagio son muy bajas, pero esto no se debe a que la gente le urgía salir de cuarentena. En los últimos años el mercado asiatico, particularmente China, se estaba acelerando en compras de unidades de lujo per cápita, y en los últimos 2 años el gigante rojo era el mercado de más rápido crecimiento en ventas por lo que este se convertirá en su comodín bajo la manga para mantener sus ingresos.

Sin un pronóstico para obtener la vacuna del COVID-19, será difícil predecir y saber lo que los clientes querrán dentro de seis meses en la industria, por lo que se deberán sentar a pensar en alternativas. Pero para el sector de la moda de lujo, el espectáculo debe continuar.