top of page

Cultura

Salvador Dalí

Samanta Barbán

7/Enero/2021

- “Soy muy mal pintor, por la razón de que soy demasiado inteligente para ser buen pintor.” - Salvador Dalí

Pensamos en Salvador Dalí como en uno de los artistas más representativos del surrealismo, principalmente conocido por una de sus obras, que incluso es mencionada y representada en diversos medios, por ejemplo: la película de los Looney tunes™, “De nuevo en acción”; es la imagen en la cual unos relojes parecen estarse derritiendo: “La persistencia de la memoria.”

¿Qué hay detrás del artista?
Nació el once de mayo de 1904 en el pueblo de Figueres, Girona (España) y fue bautizado como, Salvador Domingo Felipe Jacinto Dalí. Hijo de Salvador Dalí Cusí y Felipa Doménech, Dalí fue el segundo de tres hijos, el primogénito de nombre Salvador falleció a causa de una meningitis a la corta edad de siete años, razón por la cual se le da el nombre de su hermano muerto. Su niñez fue saturada de caprichos por parte de sus padres, al no saber manejar la muerte del primer Salvador, Dalí al tomar conciencia de ello creó una carga emocional enorme al sentir que fue el suplente de su hermano. Pronto aprendió que con llantos y gritos podría conseguir lo que quisiera; por otro lado su madre en el afán de tener una hija, llegó a vestir a Dalí con ropa femenina Esto sucedió hasta el nacimiento de su hermana Ana María, lo que esto tuvo un fuerte impacto en su personalidad y en su estilo; le gustaba usar disfraces llamativos, su favorito era el de rey, con corona, manto, anillos, peluca y cetro dorado. Le encantaba ser el centro de atención.

Conoció la pintura a temprana edad por recomendación de la familia Pichot, quienes le dieron a él y a su familia posada durante largo tiempo en su finca, “El Molí de la Torre” . A los 10 años hizo su primer autorretrato, “El niño enfermo.” Poco después empezó su curso con Juan Núñez, en donde aprendió lo que después sería su toque personal, el uso de claroscuro, entre otras técnicas de grabado.

Fue aceptado en la escuela de Bellas artes de San Fernando (Madrid, España) en 1921, y expulsado en dos ocasiones; la primera incluso fue arrestado y acusado de “subversión anarquista” en 1923. La segunda y definitiva fue en 1926 a causa de su “excentricidad” ya que al pedirle que hablara frente a tres profesores acerca de Rafael Sanzio respondió: “Me es imposible hablar de ese sujeto delante de tres profesores, porque yo sé más sobre Rafael que todos ustedes reunidos.”

Sus amigos
Fue amigo de grandes personajes del mundo del arte como Pablo Picasso y su padre intelectual Singmund Freud, esto gracias a Stefan Zweig. Luis Buñuel y Federico García Lorca fueron los más cercanos a él, conociéndolos en Madrid.Dalí pasó por un periodo en la cual sus obras estaban inspiradas en teorías de Freud.

Gala
Su musa, su mujer, su inspiración, de la que no hay modelo ni paisaje más bello para sus ojos, Helena Diakonova mejor conocida como Gala. La conoció en 1929, de origen ruso y nueve años mayor que él, y contrajeron matrimonio en 1934. Estuvieron juntos 53 años, hasta la muerte de Gala, en 1982. A partir de entonces, Dalí se dio por perdido en una espiral de decadencia y abandono.

De donde acaba el genio, a donde empieza el loco

El legado artístico de Salvador Dalí consiste en más de mil quinientas obras, entre pinturas, muebles, esculturas, colaboraciones en cine y diseños de moda así como innumerables anécdotas que contribuyeron a forjar su imagen de artista excéntrico. Estas son algunas de las más destacadas:

Una vez, en un hotel de París, Dalí vio en el espejo una marca de nacimiento y con una cuchilla de afeitar se la arrancó. Medio desvanecido por la pérdida de sangre, confesó que pensaba que era un chinche o una garrapata.

Un cuadro que se exponía en París, el joven Dalí había escrito que escupía sobre un retrato de su madre para entretenerse. Su padre, enfadado, le pidió públicamente que se disculpara, a lo que el pintor se negó. Su progenitor le desheredó, y él respondió con un preservativo usado acompañado de una nota en la que decía: “Ya no te debo nada”.

En una conferencia que pronunció en Londres en 1936, el pintor apareció ataviado con un traje de buzo, escafandra incluida, para sorpresa de los asistentes. Dalí les explicó que se estaba zambullendo en la mente humana.

Detrás del bigote

Dalí decía que, cuando pintaba, le gustaba untarse aceite de dátil en los bigotes y ponerse un poco de miel en las comisuras de los labios. Era para atraer a las moscas. No a cualquier mosca sino «moscas limpias y elegantes, como las de Portlligat, que se perfuman en las hojas de los olivos y parece que van vestidas de Balenciaga».

Los bigotes eran la manifestación visible y puntiaguda de su narcisismo, y es por eso que sobrevivieron al propio Dalí.

Dalí aparentaba tan bien que inventó la figura del artista excéntrico genial, mismo que encarnó con el entusiasmo característico del tímido que se redime en el narcisismo.

El fin

Pasó la última etapa de su vida entre Figueres y su casa de veraneo en Cadaqués, en la Costa Brava. Allí moriría Gala en 1982, sin su amada, Dalí se desmoronó. Cada vez más retraído y tras un par de supuestos intentos de suicidio, la muerte fue a su encuentro el 23 de enero de 1989. Cuando lo hallaron sin vida, en el tocadiscos todavía sonaba su álbum favorito: Tristán e Isolda, de Richard Wagner.

“Si te reencarnas en carne, vuelve a reencarnarte en ti,
Queremos genios en vida, queremos que estés aquí”.

bottom of page