rompan_todo_santaolalla

Cultura

Rompan Todo o el “de nada” más largo de la historia

Zárate El Califa

14/Enero/2021

¿La historia del rock en América Latina o el club de amigos hablando de ellos mismos y dándose palmadas los unos a los otros? ¿Cumple la mini serie con contarnos la línea de tiempo del movimiento contracultural más importante de la región o queda en auto homenaje?

El 16 de diciembre de 2020 Netflix junto a Red Creek y con la producción de Nicolás Entel, Picky Talarico, Iván Entel y principalmente Gustavo Santaolalla nos presentan con gran orgullo un documental partido en seis episodios lo que subtitulan como “La historia del rock en América Latina” promesa que por principio queda a deber o pretende abarcar más de lo que realmente estaban dispuestos a cubrir. El documental inicia con tomas aéreas, obviamente tomadas por dron de las principales ciudades donde el rock and roll tiene mayor relevancia, capacidad económica y un nicho en la industria realmente considerable: Ciudad de México, Buenos Aires, Montevideo y tímidamente ciudades como Santiago de Chile o Lima. “Rompan Todo” es una expresión que expelió Billy Bond en un concierto con su banda La Pesada Del Rock al ver la violencia incontenible en una de sus presentaciones da nombre al documental, dando a entender que va a versar sobre la rebeldía y la violencia en la exigencia de libertades por parte de los jóvenes rockeros de la época, sin embargo son pocos los ejemplos de este tipo de manifestaciones dentro de los exponentes en la miniserie.

El nuevo producto de Netflix Latinoamérica, quien se distingue por hacer series o películas dirigidas a un público más bien de clase media alta, con elencos blanqueados e historias banales y poco profundas, hoy toma un elemento cultural que fue más bien consumido y puesto en el radar por las clases populares y en donde la cultura del barrio, del desarrapado, del malviviente, del mal mirado por las buenas conciencias es absorbida y tomada como estandarte en casi todos representantes del género. Rompan Todo logra al final lo que cualquier cartel de un festival de rock latinoamericano en nuestra era: que a nadie se le dé gusto; Y es que Santaolalla y compañía terminan creando una gran polémica que va desde las omisiones, tanto de bandas y países hasta el purismo en la definición entre lo que es “rock” y no lo es. “No el rock en su forma, si no el rock en su concepto”, “sexo, drogas y rock and roll”, “música sin prejuicios” nos dicen al principio del primer capítulo, características que parecen muy poco descriptivas si nos referimos a un movimiento mucho más trascendente y complejo en lo social y cultural en nuestros países.

Rompan Todo no adolece de calidad, aunque hubiera sido deseable un orden cronológico o una narración fuera de cuadro que permitiera tener un mayor contexto más allá de las anécdotas de los músicos. El problema, sin embargo no está principalmente en la ejecución de la producción como reportaje si no en el contenido, si bien es cierto que no pretende ser un compendio de todas las bandas habidas y por haber en todo el territorio de influencia latina de América, omite de manera aparentemente deliberada a muchas figuras que tuvieron gran repercusión dentro del género en la región. Apenas se toca el nacimiento del Rock & Roll en México con fuerte influencia anglosajona, se habla de Sandro pero se deja fuera a un grandísimo y muy influyente Johny Tedesco, se habla mucho de Café Tacvba, Calamaro, Caifanes o Soda Stereo, pero deja fuera grandes y muy queridas bandas como La Renga o Panteón Rococó, Paralamas, Los Bunkers o Los Impala. Brasil, Haití, Ecuador, Guatemala, Cuba, Venezuela, Panamá y otros países no existen en el imaginario del productor. Es mencionado Ritchie Valens como el primer rocanrolero en poner una canción en español en las listas de popularidad de los EEUU y sin embargo se omiten a muchos otros rockeros de origen mexicano e hispano que triunfaron de ese lado de la frontera como Freddy Fender, Fito de la Parra, Zack de la Rocha o Cedric Bixler-Zavala. Se menciona a Victor Jara pero no a Oscar Chavez. Movimientos que se dieron en México totalmente originales como el rock rupestre o el rock urbano son completamente ajenos a la “Historia del Rock en Latinoamérica” según el productor argentino. Aparecen miembros de Chac Mool y La Revolución de Emiliano Zapata hablando de todo menos de su música. La música no es el protagonista del documental, ni siquiera los muchos entrevistados en el mismo, es el trabajo de Santaolalla y el mismo Santaolalla, son los egos de algunos de sus protagonistas, ver a Alex Lora haciendo de la caricatura de Alex Lora que hace tiempo se quedó anquilosado, la arrogancia de Fito Páez que no pareciera reconocer nada fuera de Charly García y otros más, el ya chocante Javier Batiz que resulta ser el paladín del rock en México y no se puede evitar notar la insistencia en compararse con artistas anglosajones como los Beatles en el caso de Los Shakers, Bob Dylan en el caso de León Gieco o con Rick Rubin en el caso de Gustavo Santaolalla.

Rompan Todo falla en contar la historia del rock en los países de habla hispana, para no mencionar ya a Latinoamérica, no sólo por las grandes omisiones sino por también forzar el ligar con la historia de los fenómenos políticos y sociales de México, Argentina o Chile, centrar tanto la narrativa en México y principalmente en Argentina, que aunque se toman a grandes ejemplos de su escena como a Arcoiris, banda que fundó Gustavo Santaolalla, Sui Generis, Seru Giran, Los Abuelos de la Nada, León Gieco, etc. Muchas otras bandas ahí referidas difícilmente tuvieron eco fuera de su país al tener una impronta demasiado propia y local de la Argentina y no es mínimo que al ser Gustavo Santaolalla parte del medio que busca documentar y miembro y productor de muchas de las bandas y cantantes presentados, evidencia un conflicto de interés y un dilema ético donde el investigador se ve demasiado comprometido en este trabajo de investigación y termina sugiriendo que las bandas más importantes del Rock en América Latina son aquellas con las que Santaolalla está involucrado, convirtiendo la miniserie documental en el Currículum Vitae del multipremiado músico y productor argentino.
Al final, el objetivo del documental se cumple a cabalidad: poner al rock latinoamericano en la palestra en un momento en el que ha perdido durante décadas su lugar en las preferencias del público a nivel mundial y especialmente en la zona ibérica del globo y crear suficiente polémica con acciones como poner en su lista de amigos a Mon Laferte o a Maná.

Rompan Todo es sin embargo un medio muy adecuado para un público no experto y muy posiblemente joven de acceder a un abanico musicalmente rico de bandas extraordinarias que dejaron historia y que hoy están casi olvidadas y sólo revisitadas por viejos nostálgicos o melómanos empedernidos y quizá, más adelante veamos un verdadero documental que narre toda la historia del rock en América Latina.