Reino_unido

Imagen de Kepdowrie Chambers

Coyote Global

Reino Unido busca su integración al acuerdo transpacífico de comercio

Nicole Huerta Herbosch

1/Febrero/2021

A un año de iniciado el Brexit Boris Johnson busca forjar nuevas asociaciones al querer sumarse a la versión renovada del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico.

El día primero de Febrero, la ministra de Comercio Internacional, Liz Truss, solicitará la incorporación de Reino Unido a la versión renovada del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CP-TPP, por su sigla en inglés). El CP-TPP es un acuerdo de libre comercio que asocia a países como Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

El CP-TPP se lanzó en 2019 para suprimir las barreras comerciales entre los 11 países que lo componen y que representan a casi 500 millones de consumidores en la región de Asia y el Pacífico. Su objetivo también es contrarrestar la creciente influencia económica de China. Esta asociación es la nueva versión del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés).

¿En qué beneficiará a Reino Unido anexarse a este tratado? El CP-TPP representa el 13,5 por ciento del PIB global que integra el 6,8 por ciento de la población mundial. Se estima que si Reino Unido se suma, esa proporción del PIB global crecería a cerca de 16 por ciento. El incorporarse a este tratado de libre comercio representa una ventana de oportunidad para desarrollar nuevos servicios de valor agregado que puedan apoyar el desarrollo de la planta productiva y una mejor inserción en las cadenas globales de valor.

Asimismo, ayudaría a Reino Unido a superar los desafíos planteados por el COVID-19, ya que el impacto y la respuesta a la pandemia a nivel mundial ha demostrado la importancia de mantener el flujo comercial y construir cadenas de suministro globales, diversas y sólidas. También contribuiría a reducir las tarifas para los alimentos, bebidas y automóviles.

Además, serviría para diversificar sus relaciones comerciales, ya que los países miembros del CP-TPP acordaron eliminar automáticamente alrededor de 95% de sus aranceles sobre los bienes comercializados. El tratado otorga mayores facilidades para proporcionar servicios en los países miembros en áreas como: banca, seguros, construcción, logística, contabilidad, viajes y turismo, consultoría, desarrollo de aplicaciones, entre otros. De igual forma, contempla una amplia protección para los datos creados a través del comercio digital, al mismo tiempo garantiza y protege el libre flujo de información.

Como lo expresó la secretaria de Comercio Liz Truss, Reino Unido tiene claro que el CP-TPP representa una de las mayores áreas de libre comercio del mundo, por lo que su anexión no sólo demuestra el compromiso británico con el libre comercio mundial, sino también con América Latina. Tanto México, Perú y Chile se beneficiarían con un mejor acceso a los bienes y servicios del Reino Unido además de crear nuevas oportunidades para la industria tecnológica.

Desde el Brexit, Reino Unido se ha apresurado a alcanzar acuerdos de continuidad con socios comerciales de todo el mundo, mientras sienta las bases para una política comercial independiente que los ministros han promocionado como uno de los principales beneficios de salir de la Unión Europea. El CP-TPP ha permitido el libre intercambio de bienes, servicios y datos entre países; es un tratado que ha estimulado cambios transformadores en la economía mundial.