Entretenimiento

Possesor, de la retorcida mente de Cronenberg Jr

Fernando Roura

18/Diciembre/2020

De tal palo tal astilla. Aunque le queda mucho por demostrar para poder ser comparado con su padre, no cabe duda que Brandon Cronenberg lleva el gen de lo retorcido y enfermizo.

Desde su debut en 2012 con Antiviral, donde una empresa les vendía enfermedades a fanáticos psicóticos, Brandon había estado dirigiendo cortometrajes hasta que 8 años después reapareció con una película.

Con el sello distintivo Cronenberg, Possesor nos narra la historia de Vos, una agente de una organización secreta que utiliza implantes para controlar las actividades motrices de diferentes personas, obligándolas a cometer asesinatos que benefician a diferentes partes del mundo corporativo. Un día, durante una misión rutinaria algo sale mal. Vos se ve atrapada dentro de la mente de uno de los sujetos que trató de controlar, cuyo apetito por la violencia se acaba convirtiendo en su peor aliado, superando incluso el suyo propio.

Garantiza escenas de gore explícito y excelentes efectos especiales, y presume de efectos especiales desde el comienzo. No solo los efectos prácticos, sino que todo el aspecto visual, desde la cinematografía hasta la iluminación le dan un estilo único y experimental de película artística. Las actuaciones son la guinda del pastel para hacer de los visuales el elemento más potente de la película.

La trama de la película se puede describir de dos formas. Por una parte, la historia es original y cautivadora, y logra despertar interés en el espectador. Por otra parte, el desarrollo es algo lento y atropellado, y se pudo haber hecho un mejor trabajo para desmenuzar. También se hubiese beneficiado de recortar algunos tramos para dedicar ese tiempo a adentrarse en los personajes y sus motivaciones.
Precisamente el no lograr conocer bien los personajes y sus motivaciones es uno de los fallos de esta película. Por la mayoría del desarrollo seguimos a Vos (Andrea Riseborough; “Mandy”) pero nunca sentimos que la llegamos a conocer. Si sabemos que es esencial para la organización para la que trabaja y que el exceso de trabajo le está afectando. Sin embargo, es la propia Vos la que continúa empujándose a trabajar, y no queda claro el por qué. Uno puede asumir que ella no está feliz con su vida, evidenciado con la relación con su expareja e hijo, y que esto la lleva a refugiarse en el trabajo, donde puede descargar sus emociones de forma violenta, pero sería más especulación del espectador que afirmaciones de la película.

Possessor es una de las películas más interesantes de este año y deja claro que el apellido Cronenberg aún tiene mucho que aportar al cine de horror. Como es de esperar, los efectos especiales y los visuales en general son todo un espectáculo, acompañados de una trama compleja e innovadora, pero que sufre de un desarrollo atropellado en lo que a ritmo y desarrollo de personajes se refiere. Cautivadora y psicológicamente intensa, es del tipo de películas que genera opiniones completamente opuestas, pero para su servidor es una gran película.