Perseverance_marte_misión_ sistema_solar

Imagen: NASA

CoyoTech

Perseverance: 7 minutos de terror en Marte

Ayesha Gurría

17/Febrero/2021

El próximo 18 de febrero, aterrizará Perseverance en Marte teniendo 7 minutos de terror que definirán toda la misión.

La misión Mars 2020 de la NASA llegará a Marte el próximo 18 de febrero. El objetivo es que el rover Perseverance explore el planeta en busca de señales de vida microbiana antigua.

Este rover es el más sofisticado jamás visto en el planeta rojo. Este robot de exploración espacial fue construido por el Laboratorio de Propulsión de Chorro de la NASA. Es del tamaño de un auto grande, pesa 1.25 toneladas, mide 3 metros de largo, 2.2 metros de altura y se desplaza a través de 6 ejes.

Perseverance_marte_misión_ sistema_solar

Imagen: NASA

Este robot aterrizará en el cráter Jezero, ubicado en el borde de una enorme llanura. Se cree que es el lugar donde más posibilidades de que haya posibles signos de vida microbiana que fluyen en el agua y los sedimentos.

Mars 2020 entrará a la parte más crucial y riesgosa de la misión en el día 203 del recorrido al llegar a la atmósfera marciana. Este se dividirá en entrada, descenso y aterrizaje.

En este momento habrán 7 minutos donde el margen de error es inexistente. La nave deberá reducir su velocidad de 19 mil 500 kilómetros por hora a solo 3 para tener un aterrizaje exitoso.

Desde el aterrizaje de Curiosity en agosto de 2012, la NASA llama a esta secuencia los ‘7 minutos de terror’, debido al riesgo que supone y la imposibilidad de operar o supervisar las distintas maniobras desde la Tierra.

La parte más radical es que, por la distancia astronómica entre la Tierra y Marte, el mundo se enterara de si fue exitosa la maniobra 11 minutos y 22 segundos después, debido a lo que tardan las señales en viajar.

Perseverance_marte_misión_ sistema_solar

imagen : NASA

Un minuto después de la entrada de Perseverance en la atmósfera marciana, la aeroshell (una cápsula que incluye un escudo de calor que mantiene a salvo al rover) ajustará el ángulo de descenso con pequeños propulsores.

Su paracaídas supersónico iniciará el frenado de los últimos 9 mil metros antes de tocar el suelo, a una velocidad de 1,152 kilómetros por hora. 20 segundos después de que se abra el paracaídas de 21.5 metros de diámetro, el escudo térmico será expulsado y permitirá a Perseverance activar el sistema Terrain-Relative Navigation (TRN), una especie de piloto automático integrado por un conjunto de radares, que realizará cálculos de la altitud y velocidad en tiempo real para seleccionar el mejor sitio para el aterrizaje.

A solo 2 kilómetros de tocar el suelo, el paracaídas y la cubierta trasera se desprenden del rover, dando paso a la última etapa del vuelo. Perseverance seguirá cayendo a 306 kilómetros por hora, de modo que el motor de aterrizaje, se encargará de realizar los últimos ajustes para el sitio donde tocará tierra, mientras enfrenta una última prueba de fuego: frenar el rover de una tonelada de su caída a 300 kilómetros por hora, a sólo 2.7 en poco menos de mil 880 metros.

Cuando las ruedas de Perseverance toquen el suelo, las cuerdas serán cortadas con navajas pirotécnicas y la última etapa con los propulsores y el nylon saldrá suspendida lejos del rover. 11 minutos y 22 segundos después de esta secuencia, la NASA sabrá si el aterrizaje fue un éxito o un fracaso.

Perseverance_marte_misión_ sistema_solar

imagen : NASA

Según la NASA, el objetivo de la misión Mars 2020 protagonizada por el rover Perseverance es “buscar signos de vida microbiana antigua, reconocer la geología y el clima del planeta, además de recolectar muestras de rocas y sedimentos para un posible regreso a la Tierra y por lo tanto, allanar el camino para la exploración humana más allá de la Luna”.