Bienestar

Oxitocina, ¿la salvadora en el Trastorno del Espectro Autista?

Samuel Pérez

10/Noviembre/2020

Estudios recientes indican un poder terapéutico de la oxitocina en las diferentes manifestaciones del TEA.

En México no existen datos actuales sobre la incidencia del autismo sin embargo se estima que alrededor de 6 mil 200 personas nacen al año con autismo. Carol Ajax, fundadora de Spectrum Theraphy Center México, aseguró que en el país 1 de cada 115-120 personas presenta algún tipo de trastorno del espectro autista (Gobierno de México. 2019). La administración intranasal del neuropéptido oxitocina (IN-OT) se considera cada vez más como un tratamiento potencial para atacar los síntomas centrales del TEA.

n un estudio a cargo de Sylvie Bernaerts y Bart Boets investigadores del Departamento de Neurociencias del Centro de Psiquiatría del Desarrollo en Bélgica se investigó los efectos del tratamiento IN-OT de dosis única y dosis múltiple (4 semanas de administraciones diarias) sobre la actividad cerebral relacionada con el procesamiento de estados emocionales. Los pacientes que participaron en este estudio fueron sometidos a imágenes de resonancia magnética funcional para analizar una zona específica en nuestro lóbulo temporal y en la amígdala, zonas donde se procesan nuestras interacciones sociales, una parte de la memoria, entre otras cosas, esto se evaluó mientras procesaban estados emocionales a partir del movimiento biológico de luz puntual, un ejercicio desarrollado para estudiar cambios en las respuestas cerebrales a diferentes estímulos.

Este estudio no fue el primero en su rama, investigaciones previas indican que una sola dosis de IN-OT produjo un aumento significativo en la actividad cerebral en el lóbulo temporal y no existieron cambios consistentes a largo plazo después del tratamiento de dosis múltiples. En cuanto a la actividad observada en la amígdala bilateral, el tratamiento de dosis múltiples indujo una atenuación constante en la actividad cerebral, que duró más que el período de administración de hasta cuatro semanas y un año después del tratamiento, pero ¿esto qué significa? Pues bien, los participantes con atenuaciones más fuertes en la actividad de la amígdala mostraron mayores mejoras de comportamiento, particularmente en términos de sentimientos de apego evitativo y funcionamiento social. Es decir, en la zona del lóbulo temporal aumentaba su actividad y en la amígdala la disminuye, creando una mejoría en los síntomas de este trastorno.

Juntas, estas observaciones proporcionan información inicial sobre las consecuencias neuronales del uso crónico y agudo del IN-OT sobre el funcionamiento de la amígdala. Sin embargo, se requieren estudios más amplios para dilucidar aún más el impacto a largo plazo del tratamiento IN-OT y sus consecuencias conductuales, ya que es importante remarcar que estos efectos son todavía bastante inexplorados y se desconocen todos los efectos a largo plazo.


Referencias

Bernaerts, S., Boets, B., Steyaert, J. et al. Oxytocin treatment attenuates amygdala activity in autism: a treatment-mechanism study with long-term follow-up. Transl Psychiatry 10, 383 (2020).
https://www.gob.mx/conadis/articulos/dia-mundial-de-concienciacion-sobre-el-autismo-2019#:~:text=En%20M%C3%A9xico%20no%20existen%20datos,de%20trastorno%20del%20espectro%20autista.