BokoHaram_secuestro_educación_Nigeria_terrorismo_estudiantes_Niger

Estudiantes liberados en diciembre de 2020 junto a estudiantes de la Escuela Secundaria de Ciencias del Gobierno en Kankara Estado de Katsina Nigeria /STRINGER / EFE

Coyote Global

Otro oscuro episodio de secuestro de niños ha vuelto a sacudir Nigeria

Nicole Huerta Herbosch

19/Febrero/2021

A poco más de dos meses del secuestro masivo de más de 300 estudiantes en Nigeria, el miércoles 17 de febrero por la madrugada un comando armado volvió a asaltar una escuela en el país, secuestrando a 42 personas.

Los hechos se suscitaron en la madrugada del miércoles 17 de febrero en el estado de Níger, en el oeste de Nigeria, cuando hombres armados irrumpieron en el Colegio de Ciencia del Gobierno. Ahi, se encontraban alrededor de 650 personas, muchos de los cuales lograron escapar al evento. Secuestraron a 42 personas entre ellos, 27 estudiantes, tres profesores, 12 familiares y lamentablemente un estudiante resultó muerto. El presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, ya armó un equipo de rescate con las Fuerzas Armadas y la policía para intentar localizar y recuperar a todas las personas cautivas. De igual forma, el gobernador de Níger, Abubakar Bello, ordenó el cierre inmediato de las escuelas cercanas y aseguró que no pagarán ningún rescate a los autores del secuestro.

En medio de un clima de creciente inseguridad en el país, el Senado, se reunió este miércoles con carácter urgente, solicitando al presidente Buhari la declaración del estado de emergencia ante el aumento de la inseguridad en todo el centro y oeste de Nigeria. No es ninguna novedad este tipo de hechos, desde hace años, bandas de delincuentes armados se dedican al robo y al secuestro, lo que ha provocado el nacimiento de grupos de autodefensa.

BokoHaram_secuestro_educación_Nigeria_terrorismo_estudiantes_Niger

Imagen de DW Español

¿Es la primera vez que ocurre un secuestro multitudinario? No. En 2014 miembros del grupo terrorista Boko Haram, que opera sobre todo en el noreste del país, secuestraron a más de 275 niñas de un internado de Chibok, en el noreste del país. Años más tarde unas 170 fueron liberadas en distintas operaciones de rescate, sin embargo, casi siete años después, un centenar aún permanecen en manos de sus captores, lo que genera inquietud por el futuro de las 42 personas secuestradas.

Asimismo, hace poco más de dos meses hubo otro secuestro masivo de 344 estudiantes. Todos los jóvenes fueron liberados seis días más tarde tras un proceso de negociación que no fue revelado. Las autoridades aseguraron que los responsables de aquel rapto fueron bandidos, sin embargo el grupo terrorista Boko Haram se atribuyó los hechos a través de un vídeo que no pudo ser confirmado. Posteriormente, fuentes de seguridad revelaron que se trataba de bandas armadas que operan desde hace años en la zona, ya que podrían tener algún vínculo con la citada organización yihadista.
Del mismo modo, el pasado 14 de febrero, hombres armados atacaron un autobús de la Niger State Transit Authority (NSTA) en la misma zona del Colegio de Ciencia de Gobierno, asesinaron a tres vigilantes y secuestraron a 30 pasajeros que regresaban de una boda. Días más tarde, se divulgó un vídeo en el que hombres armados mostraban a los rehenes y pedían al Gobierno un rescate de un millón de euros.

BokoHaram_secuestro_educación_Nigeria_terrorismo_estudiantes_Niger

Imagen de Emmanuel Braun

¿Quiénes están detrás de los secuestros? En un principio las autoridades atribuyeron los hechos a bandidos que suelen actuar en esa región del país. Sin embargo, se está en la espera que el grupo yihadista Boko Haram se atribuya los hechos como lo ha hecho anteriormente.

Boko Haram es una organización creada en 2002 en la localidad de Maiduguri (capital del estado nororiental de Borno) por un predicador islamista llamado Mohamed Yusuf. El objetivo inicial del grupo era denunciar el abandono del norte del país por parte de las autoridades, y comenzaron efectuando ataques contra la Policía nigeriana. Cuando el predicador Yusuf fue abatido, el grupo comenzó un periodo de radicalización que desembocó en su adhesión al Estado Islámico en el año 2015. Desde ese momento, Boko Haram busca imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país con mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur. Según cálculos de la Organización de Naciones Unidas, a lo largo de estos años la organización terrorista ha asesinado a más 27.000 civiles y ha provocado casi dos millones de desplazados.