Imagen propia / Imágenes de Twitter del CNTE y Toma de Pantalla de Youtube

Nacional, Opinión

Nada detiene a la momia, digo, al CNTE

Jorge A. Oropeza

02 de Septiembre de 2021

Después de que el tour nacional del Tlatoani de la cuarta fuera detenido por un grupo del CNTE, surgió el día de ayer la marcha hasta San Lázaro. ¿Podrá el Santo Tlatoani detener a las momias (de Chiapas)?

El siguiente texto es un artículo de opinión, el contenido reflejado es únicamente la opinión del autor y no representa ninguna afiliación política o postura del medio Coyote Informativo.

Esta semana en la jauría nos recordó al cine mexicano del Santo, y es que el monstruo que ha perseguido una y otra vez cada gobierno regresa: la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Y es que en nuestra caza semanal, recordamos a ese CNTE que no sólo causó problemas en otros gobiernos, sino que hasta forzó al tlatoani a echar para atrás la reforma educativa que propuso el querido copetón.

Como las momias de Guanajuato, la CNTE regresa, pero ahora en la época morenista del Santo (Tlatoani). Y le recordó su existencia el pasado lunes, en donde el santo de Macuspana estaba por terminar su tour en Chiapas, cuándo un grupo de la CNTE detuvo su camioneta.

Y como película de zombies, la CNTE se encargó de detener la camioneta y que el presidente mismo no llegará a su talk show matutino. Esto, sin embargo, no lo detuvo de transmitir desde su celular y que se hiciera de forma remota su programa nacional.

A pesar de las provocaciones y gritos, incluidos los que desechaban al gobierno estatal, el presidente se presentó sereno y esperó a que la gente se calmara para seguir su camino. El celebrado autor, además de presidente y profeta, únicamente anunció que “ni el Frena ni la CNTE detienen al Presidente”.

El problema que detectamos con nuestra aguda nariz de Coyote, es que las alianzas de Morena son extremadamente frágiles. Una de las supuestas bases que apoyaron al voto masivo en las elecciones federales hace 3 años, podría tambalearse al tener conflicto con el presidente.

Y por si fuera poco, las momias llegaron a San Lázaro también. Una marcha de la CNTE comenzó el día de ayer y amenazaba llegar a las cámaras legislativas y plantarse. La mayoría de las personas pedían quitar el cambio que se había hecho en la Suprema Corte de Justicia.

La caza se pone aún más jugosa: la Suprema Corte de Justicia habría hecho el cambio para que lo que reciben los jubilados estuviera basado en las Unidades de Medida y Actualización (UMAs) y no en el salario mínimo. Y la verdad si hay una diferencia de casi el 32%, por el valor del UMA en 89.62 pesos mientras que el salario mínimo general equivale a 141.70 pesos.

Las calles, llenas de pensionados y trabajadores de la CNTE gritaban “¡Abajo el Uma, arriba el salario!”. Esto es importante, no sólo como movimiento político para la frágil torre de Babel que tiene López Obrador en Morena, sino también en cuestión humana. En un mundo dónde la mayoría de la jauría ni siquiera tiene aspiraciones a pensión, un fondo pandémico probablemente vuelve la vida de maestros pensionados de la tercera edad, una verdadera película de terror.

La pregunta que nos hacemos no es si podrá salvarnos el Santo esta vez, sino ¿hasta dónde la solución de estas asociaciones son politiquería? Nos demuestra que las necesidades de la gente son politizadas por el movimiento obradorista, y más cuando no son de su interés en la base electoral.