Comida/ Imagen de Pinterest.

Bienestar

Mi relación con la comida; ¿es buena o mala?

Mariel Cruz

10 de Diciembre de 2021

Para la psicología comer no sólo es una necesidad básica de todo ser humano, también implica las emociones que se generan cuando ingerimos alimentos, las percepciones que tenemos sobre la comida y la relación que llevamos con la misma, pues esto influye considerablemente en nuestro bienestar psicológico y emocional.

Reflexionar a acerca de la relación que tenemos con la comida es de suma importancia, principalmente porque nos invita a cuestionarnos sobre los hábitos y conductas que tenemos en relación con la comida, de tal forma que si identificamos una mala relación alimentaria podemos optar por cambiar o modificar hábitos que nos permitirán tener un estado de salud físico y mental.
Una mala relación con la comida está caracterizada por:
- Negar el acceso a alimentos que realmente se desean ingerir.
- Ante la comida se experimentan sentimientos de culpa o vergüenza, antes o después de ingerirla.
- Atraviesas atracones de comida de manera frecuente.
- Prohíbes o restringes ciertos grupos de alimentos, principalmente porque los divides en “buenos” o “malos”
- Prefieres evitar comer cerca de otras personas o en lugares en donde desconoces la forma de cocinar.
- Sientes que debes compensar lo que comes, por ejemplo haciendo demasiado ejercicio al día siguiente o comiendo menos en tu próxima comida.
- Te preocupa “perder el control” cuando tienes cierto tipo de alimentos cerca.
- Ves la comida como premio o castigo.
- Te preocupa demasiado tu peso corporal más allá de tu salud física.


Puede que te hayas percatado de que tu relación con la comida no es tan buena como pensabas, sin embargo estás en un buen momento para implementar cambios y modificar conductas.
- ¿Cómo puedo mejorar mi relación con la comida?
- Alimentación intuitiva y respetuosa: Escucha a tu cuerpo y sus necesidades.
- Acude con un profesional del área: Puedes optar por un especialista en nutrición o un profesional de la salud mental, ambos te guiarán en el proceso de mejora de hábitos alimenticios y la manera en la que percibes la comida.
- Replantea el significado de la comida: Desde pequeños aprendimos que debemos saciar nuestra hambre de manera automática, pero debemos replantearnos la idea de que la comida debe ser saludable y disfrutable.
- Date permiso de comer sin condiciones, haciéndolo conscientemente.
- Alimentación balanceada: Recuerda que nuestra alimentación debe estar basada en alimentos que nos ayuden a sentirnos bien. Optar por alimentos nutritivos siempre será la mejor opción.
- Organiza tus comidas: Date el tiempo para comer y disfrutar, no saltes comidas y evita realizar otras actividades mientras comes, esto permitirá involucrar todos tus sentidos a la hora de comer.
- Come cuando tengas hambre: Distingue el hambre de un vacío emocional. Observa las sensaciones a nivel del cuerpo o a nivel emocional ¿Cómo se siente el hambre? ¿Cómo me siento cuando no he comido? , ¿Cómo me siento después de comer?
- No te culpes por la elección de tu comida: Selecciona de manera consciente y reflexiona acerca del porque optaste por esa opción.

Las relaciones poco saludables con la comida se desarrollan con el tiempo, los hábitos alimentarios siempre están en construcción y es solo tú puedes mejorar la relación con la comida.