Imagen de Wordpress

Cómics

Los cómics: ¿ficción o reflejo de la sociedad?

Ayesha Gurría

12/Enero/2021

Muchas veces escuchamos que al cómic se le llama noveno arte, por sus diferentes elementos narrativos. ¿Pero realmente eso es el cómic? ¿O acaso también puede representar y reflejar a una sociedad y su cultura?

El cómic, como arte, se encuentra presente en versiones propias de cada cultura y contexto, desde el inicial ‘Yellow Kid’, hasta las versiones más modernas de superhéroes como los de Marvel o DC. Por esto mismo, el cómic tiene representación en varios países como el cómic Norte Americano, el Manga Japonés, los álbumes gráficos franceses, los webcomics, entre otros.

Pero hay otro factor que hace del cómic un arte, ya que muchas veces muestra la cultura y situación social de su momento. Se vuelve un registro de inquietudes sociales. Esto lo convierte en un espejo social y medio de difusión de ideas. Así, hoy en día podemos encontrar el cómic independiente, Scott Pilgrim, el cual trata de retratar de manera cómica las preocupaciones presentes en la generación llamada millennials.

Pero también nos podemos encontrar con cómics que tratan de mostrar aspectos más oscuros de una sociedad como la contaminación, racismo, drogadicción, inequidad social y económica, entre otros. Estos los podemos ver en ejemplos como cuando se convierten en los enemigos contra los que Green Arrow, también conocido como Oliver Queen pelea en adición de supervillanos. En ese tenor, las aventuras de Green Arrow son un reflejo fiel de las preocupaciones sociales de la época en que fueron creadas.

Pero ahí no acaba la tarea del cómic, también podemos encontrarnos con muchos otros que muestran el Estado contra la ciudadanía. Un ejemplo es el cómic V de Vendetta, donde el personaje central de la historia es únicamente conocido como V y se encuentra lejos de ser el héroe tradicional de las historietas. V es un revolucionario cuyos métodos solo pueden ser considerados como terrorismo de estado y encaja más en el perfil de “hombre misterioso” y “anti-héroe”, dado que sus métodos son moralmente cuestionables.

El cómic se ha convertido en una forma de transmitir sentimientos y posturas con respecto a temas de moda con tintes fantasiosos pero con temas muy reales.