La plantilla después de un partido. / Imagen de FC Barcelona

Fútbol, Coyote Global

Las claves de la revolución de Laporta

Fernando Roura

21 de Mayo de 2021

Joan Laporta tiene la intención de remodelar por completo al Barça y devolverle su espíritu de lucha, para que el equipo vuelva a ser competitivo.

Las últimas semanas del primer equipo del FC Barcelona han sido un llamado de emergencia. El actual proyecto deportivo y la plantilla ya no dan para más y no es un secreto para nadie, ni siquiera para los directivos. Joan Laporta ya anunció que se había acabado un ciclo en la Ciudad Condal y venía una completa revolución para poder regresar así el espíritu, garra y lucha al Barça, algo que perdió hace unos años y no ha conseguido recuperar.

El máximo mandatario azulgrana es consciente de que son necesarios muchos cambios, fichajes y salidas, pero también está muy claro que el club está en una posición económica muy delicada y que hay que ser cuidadosos para dar cada paso, porque no están permitidos los errores. Así pues, el presidente tiene mucho trabajo, pero su principal objetivo es acabar con la decadencia de un Barça que ha ido de decepción en decepción.

Fin de ciclo a la vista. / Imagen de Marca


La actitud y espíritu del equipo es lo que más preocupa a Laporta y es una de las claves de su revolución. Sport ha desvelado que está dispuesto a "cortar por lo sano y sin contemplaciones" todo lo que no sirva para el club, donde se incluyen a los jugadores que han sido protagonistas de los grandes ridículos (Roma, Turín, París, Lisboa... y los de esta campaña). En el vestuario se ha instalado una dinámica conformista e indolente, con los jugadores sin motivación alguna, como si se les olvidara que defienden el escudo del Barça.

Griezmann, uno de los señalados. / Fuente: FC Barcelona


Por ello el presidente quiere que lo que ha pasado en esta temporada tenga efecto y no pase por alto. Laporta quiere hacer limpieza y que los jugadores que queden (y los nuevos que llegarán) se encarguen de defender el escudo y les quede la camiseta. Si no es así, la puerta de salida estará abierta. A partir de ahora, el Barça tiene que ser lo primero y todo lo que no sea sufrir hasta el final, con el objetivo de llevar al club a lo más alto, no tiene cabida.

Si de algo son conscientes en el vestuario del Barça es que Laporta no tendrá reparos en buscar las salidas del equipo de jugadores que no sean necesarios o que no den la talla. Sport resalta que desde el club se contempla que haya un mínimo de 10 salidas, aunque realmente los azulgrana esperan que sean 15 en total, un panorama muy complicado por cómo está el mercado de fichajes.

Laporta sabe que en esta lista de jugadores que pueden salir están alguna vaca sagrada e incluso algún capitán. No dará su brazo a torcer y tocará los cables necesarios para conseguir la mejor versión del equipo, que comienza con la renovación de Leo Messi, confianza en los más jóvenes y la llegada de fichajes estratégicos, como el de Eric García y el Kun Agüero.