Nacional

La verdadera historia detrás del neoliberalismo

Alexa López-Sánchez, Jonathan Fletes

8/Septiembre/2020

En esta parte del ensayo tocaremos la verdad detrás del tabú del modelo neoliberal que en nuestro país es tan hablado y criticado, pero poco comprendido.

Actualmente, escuchamos la palabra “neoliberalismo” en todas partes, desde la sala de nuestra casa hasta en nuestra esfera de trabajo, pero la realidad es que más de la mitad de las personas en México que emplean el término no saben su verdadero significado. Este problema se ha exacerbado, debido al abuso del lenguaje por parte de los más influyentes líderes de opinión, que han tergiversado este concepto. Ha sido precisamente la malversación del neoliberalismo, durante su tropicalización y territorialización, lo que me ha inspirado realizar este artículo, en el cual explicaré brevemente su evolución y sus principales características. El objetivo que perseguimos mediante el presente es el de examinar el modelo para poder comprenderlo de una forma íntegra y objetiva.


Historia del neoliberalismo

Comencemos haciendo una breve revisión historiográfica del surgimiento del proyecto neoliberal, revisando los actores que impulsaron su implementación y diseminación. Cabe aclarar que no es la intención producir un artículo descriptivo sobre el modelo neoliberal, por lo que no haremos una revisión rigurosa del modelo.

Sus principales representantes, en el ámbito económico, fueron Milton Friendman y Friedrich Hayek, los cuales propusieron el neoliberalismo como respuesta a la crisis económica del siglo XX. Por otro lado, en el ámbito político, se encuentran Ronald Reagan, Margaret Thatcher y Augusto Pinochet, quienes fueron los primeros en introducir dichas políticas en sus respectivos países. A partir del impulso que le dieron estas importantes figuras y de la aparición de la globalización, el proyecto neoliberal experimentó una expansión mundial, dando paso al ascenso del sistema capitalista sobre el socialista.


Características del modelo

Actualmente, el neoliberalismo se asocia, mayormente, a la esfera política. No obstante, detrás de este término, hay toda una escuela de pensamiento. Este pensamiento se basa en la teoría económica básica de libre mercado, en la cual el mercado es el elemento central para maximizar el uso de los recursos, por lo que pretende reducir la intervención del Estado o de cualquier otra fuerza externa. Lo que busca esta doctrina, mediante la limitada participación del gobierno, es que este se ocupe de otras cuestiones, como la seguridad, la procuración de justicia, la educación, la salud, y la protección social; dejando la economía y el ámbito laboral al sector privado. Lo que más caracteriza a este modelo es que pone a la economía en el centro del desarrollo nacional, por lo que todos los demás ámbitos de la vida quedarían subordinados a las leyes del mercado.

Otro aspecto fundamental para comprender el neoliberalismo son sus postulados. En primer lugar, sugiere la eliminación o flexibilización de las restricciones comerciales; es decir, el libre comercio internacional, para que más productos sean exportados y comercializados a menores precios entre países. Luego, propone que el mercado se regule mediante la ley de oferta y demanda; en otras palabras, dejar que los precios sean acordados exclusivamente entre los compradores y vendedores, sin la intervención del Estado. Asimismo, propone reducir el gasto público, la reducción de los impuestos sobre la producción y el aumento de los impuestos al consumo. Por otra parte, propone una flexibilidad en la legislación laboral; es decir, que se apoye a las empresas en la creación de sus propios parámetros para la contratación de sus empleados. Por último, apoya la privatización de las empresas públicas, para reducir la burocracia y aumentar los niveles de eficiencia en la producción.


El caso de América Latina

América Latina ha sido “el campo de juego” de las grandes potencias desde tiempos inmemorables, y la llegada del neoliberalismo al cono sur del continente no fue la excepción. Fue el intervencionismo estadounidense lo que impulsó la instauración del neoliberalismo en esta región, en dos diferentes etapas.

La primera etapa fue a partir de la década de 1970; concretamente, en 1973. El primer país latinoamericano en impulsar las reformas neoliberales fue Chile. Los encargados de llevar dicha transformación fueron los Chicago boys, un grupo de economistas chilenos egresados de la Universidad de Chicago que seguían las ideas de Milton Friendman. Tras su llegada al gobierno chileno, implementaron dichas reformas durante la dictadura militar de Augusto Pinochet, entre 1973 y 1990. Como consecuencia, se dio el “milagro de Chile”, con lo que las reformas neoliberales enraizaron en el sur del continente americano.

La segunda etapa fue en la década de los 80. A diferencia de la primera, esta tuvo mayor expansión geográfica y mayor radicalización. Sin embargo, esta no tuvo buenos resultados, ya que las élites económicas neoliberales, definidas como "…una minoría que concentra un alto porcentaje del ingreso nacional, muy superior a su importancia numérica en la población, y que controla una significativa proporción de la propiedad de los recursos productivos del país" (Jiménez & Solimano, 2012, p. 7), impulsaron el aumento de impuestos y los beneficios a las empresas privadas.

El impacto neoliberal en América Latina fue evidente y profundo. En síntesis, las consecuencias en los países latinoamericanos que implementaron dichas reformas y no supieron controlar a su élite económica fueron negativas, debido a que incrementaron exponencialmente la brecha social y la tasa de desempleo con su toma de decisiones. Como resultado, el neoliberalismo se fue asociando como un término negativo en la región.


Neoliberalismo en México.

En México, el neoliberalismo floreció en la década de los ochenta, durante la crisis económica que se vivió bajo el mandato del presidente Miguel de la Madrid Hurtado, quien decidió responder a dicha crisis con la implementación de una serie de reformas neoliberales. Este tipo de reformas fueron continuadas por sus sucesores, lo que fue abriendo camino a un México “neoliberal”. Sin embargo, es difícil afirmar que las premisas del modelo fueron verdaderamente puestas en práctica.


Críticas al modelo neoliberal

Con todo, el neoliberalismo es un modelo muy criticado en los países donde se ha intentado implementar. Como cualquier programa político-económico, tiene sus deficiencias; principalmente, en la índole social. Esto se debe a que las prácticas que propone se relacionan con lo que hoy en día se conoce como la “Teoría del Derrame”, la cual implica que el mayor beneficio será, en primera instancia, para los más altos niveles jerárquicos de generadores de riqueza, y eventualmente se distribuirá entre el resto de la población.

Ello, a su vez, se suma a la crítica a la ausencia de intervención del Estado, por ser un factor que aumenta las brechas sociales en los países donde se ha intentado implementar. En este mismo orden, la flexibilización de la legislación laboral puede traer consecuencias negativas para los trabajadores, como contratos desventajosos y bajos salarios, por no contar con el apoyo del Estado. Para finalizar, la privatización de los servicios públicos ha generado consecuencias negativas para los sectores más vulnerables de la sociedad. En suma, todas estas críticas generales al modelo neoliberal han dado pie a la desvirtuación del modelo económico.

En definitiva, el neoliberalismo es reconocido en nuestro país como el causante de todos nuestros males, en su mayoría gracias al uso que le ha dado nuestro actual presidente. Sin embargo, las políticas neoliberales en México no han actuado solas para llevar al país en la situación en la que está. Queda claro, que han actuado una mayor cantidad de factores para llevar a México a su situación actual.