Ataque en una mezquita. / Imagen de El País

Política, Coyote Global

La realidad del conflicto entre Israel y Palestina

Gisela Ramírez

13 de Mayo de 2021

Israel y Palestina han estado en un conflicto territorial por muchos años; a lo largo de este tiempo, la narrativa de los medios de comunicación ha distorsionado la realidad y se ha juzgado a los palestinos bajo un estándar occidental, catalogándolos de terroristas, pero ¿qué tan verdadera es esta versión de la historia?

El conflicto entre Israel y Palestina es un problema que ha persistido por más de medio siglo. En los últimos años, ha sido un tema más controversial y ha tomado relevancia en la agenda internacional como consecuencia de la propagación de noticias que pintan a los palestinos como terroristas mientras que dejan a los israelíes en calidad de víctimas; al mismo tiempo, diversos activistas han utilizado las redes sociales y demás plataformas para esparcir las vivencias de los palestinos durante esta situación con el objetivo de combatir la narrativa presentada por los grandes medios de comunicación.

Para tener una perspectiva completa respecto a lo que está sucediendo en el territorio, es necesario comenzar a analizar el conflicto desde el punto de vista histórico, comenzando en 1917 donde un hecho tan pequeño como una carta marcaría de por vida la realidad de los palestinos y los judíos occidentales.

El 2 de noviembre de 1917 Lord James Arthur Balfourd, el Secretario de Asuntos Exteriores se Inglaterra, envió una carta a Lord Lionel Walter Rothschild, un ciudadano judío y figura destacada en el movimiento sionista. Esta carta expresaba que el gobierno inglés estaba de acuerdo y apoyaba la creación de un estado judio en Palestina -que se encontraba bajo un mandato inglés-, motivado principalmente porque los judios europeos no tenían un territorio al que pudieran llamar su propio estado.

En esta carta Inglaterra reconocía al estado judío y apoyaba su necesidad de tener un territorio propio; eventualemnte esta carta se conocería como la Declaración Balfourd y se revelaría que iba en contra de la Correspondencia Husayn-McMahon (una serie de cartas que datan de la Primera Guerra Mundial donde el gobierno ingles se comprometía a acepar y reconocer la independencia arabe).

La Declaración Balfourd sembró un clima de esperanza para los judíos que apoyaban el movimiento sionista y a pesar de que la declaración expresaba “no se deberá hacer nada que perjudique los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías en Palestina” pronto, estas palabras se convertirían en una promesa vacía. El mandato que Inglaterra tenía sobre la región de Palestina mantenía cierto equilibrio entre las comunidades cristianas, musulmanas y judías de esta región, pero, conforme el desplazamiento de judíos aumentó, también creció su necesidad de recursos y territorio.

Para 1947 Inglaterra decidió el territorio de palestina y el 9 de noviembre de ese mismo año, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió votar por el primer plan de repartición del territorio, que quedó asentado en la Resolución 181. Los judíos accedieron a este plan de repartición y se declaró la independencia de Israel, pero los arabes que habitaban en Palestina y en los estados vecinos no estuvieron de acuerdo con lo dictado en la resolución y atacaron Israel. Tras esta guerra, Israel gana la mayor parte del territorio que la Resolución 181 había dado a los palestinos y consecuentemente estos se convierten en refugiados. Con esta guerra comienza un conflicto armado que se mantiene latente a la fecha.

División de la ONU en 1947 Fuente: https://gabrielrosselloblog.wordpress.com


En 1967 comenzó la Guerra de los Seis Días donde participan países como Egipto, Siria, Irak y Jordania contra Israel. Tras esta guerra, Israel logra ocupar todo el territorio de Palestina e incluso había conquistado la península del Sinaí, la Franja de Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este y los Altos de Golán, pero al siguiente año devolvió el Sinaí a Egipto y la Franja de Gaza a la Autoridad Nacional Palestina.

Tras este enfrentamiento la comunidad internacional cambió su perspectiva de Israel y perdió cierta simpatía del mundo occidental, ya que las condiciones económicas y militares israelíes eran incomparables con las de los palestinos y sus vecinos árabes.

Los Acuerdos de Oslo firmados en 1993 buscaban poner un fin al conflicto palestino-israeli. Este acuerdo se establecía una nueva repartición del territorio que solía ser Palestina y se proponía dividir Cisjordania en tres secciones; con esta división la mayor parte de los recursos minerales, el agua y las tierras fértiles se encontraban en el territorio designado para los israelíes, imposibilitando a los palestinos a acceder a recursos básicos.

Las tensiones escalaron progresivamente entre ambas naciones y esto provocó la creación de Hamas, un movimiento de resistencia islámico que busca la liberación del territorio de Palestina a través de acciones que ante los ojos del mundo occidental son terroristas, pero para ellos son necesarias, pues tienen como finalidad recuperar el territorio que les quitaron.

Palestinos tras un bombardeo en Gaza Fuente:Americatv.com


Desde el pasado 3 de mayo los enfrentamientos entre palestinos e israelíes han aumentado de manera preocupante; la situación comenzó a acalorarse cuando la policía israelí se enfrentó a un grupo de manifestantes palestinos que pedían apoyo para las familias que habían sido amenazadas con ser desplazadas de sus hogares en Jerusalén. Hamás anunció que el miércoles 12 de mayo que dispararon 130 cohetes al territorio israelí como respuesta al ataque israelí que destruyó un edificio en Gaza donde se encontraban diversos mandos militares de Hamás.

Según el portavoz del ejército israelí, Jonathan Conricus, alrededor de 850 cohetes de Hamas han sido interceptados por el sistema de defensa aérea israelí Cúpula de Hierro, también declaró que alrededor de 200 cohetes israelíes se estrellaron en el área de la Franja de Gaza. En términos numéricos, los cohetes palestinos causaron la muerte de cinco personas y decenas de heridos en Israel, mientras que los misiles israelíes han causado 43 muertes de palestinos -entre ellos 13 niños- y más de 230 heridos.
Solamente comparando las cifras es posible ver la desigualdad de condiciones en las que ambas naciones pelean. Mientras que Israel tiene los recursos para destruir los misiles de Hamás antes de que causen una catástrofe, mientras que los palestinos no tienen los recursos para defender a su población de esa manera.

El Ejército israelí informó que este miércoles 12 de mayo interceptó un dron procedente de la Franja de Gaza. Foto: AFP


Es importante enfatizar que desde el punto de vista de los palestinos, los judíos llegaron a su nación, se asentaron en el territorio con recursos económicos de paises como Estados Unidos de América, Inglaterra y otras naciones colonizadoras, expandieron sus asentamientos e incluso desplazaron comunidades de palestinos, se quedaron con el mayor número de recursos y han cambiado de manera drástica su modo de vida, dejandolos en un estado de guerra constante e incertidumbre. Para los palestinos Hamás representa una revolución que busca la liberación de este pueblo y recuperar lo que los israelíes les han quitado durante todos estos años. Por lo tanto, es importante conocer el contexto respecto a lo que está pasando en esta región e informarnos de manera constante sobre lo que este conflicto representa.

Muchos medios de comunicación han implementado la narrativa de que el conflicto palestino-israelí se trata de un conflicto religioso, pero no es así, se trata de una nación rica y poderosa colonizando y desplazando de manera injusta y violenta a otra que no cuenta con tantos recursos o apoyo interncional. En este conflicto se puede apreciar la desigualdad de ambas naciones, por lo que es nuestro deber involucrarnos y educarnos respecto a la situación en aras de tomar acción para combatir la desinformación que estas falsas narrativas propagan.