Foto: Jam Media

Deportes

La mayor cruzazuleada de la historia

Luciano Soto

8/Diciembre/2020

Nunca en Liguilla se había remontando un partido que en la ida quedó 4-0

“Inicia el partido de vuelta del Guardianes 2020, Cruz Azul viene con una ventaja de cuatro goles a cero”. Sí, los celestes llegaron con una ventaja bastante amplia frente a unos felinos que en el partido de ida se les vio muy poco ánimo, pero ¿qué pasó? Cayó un gol antes del minuto 5’ y a los de Siboldi se les bajaron los ánimos, sin embargo siguieron llegando. Cae el segundo de Dinegol, y de esta forma lo empiezan a ver más claro los universitarios. Hubo algunas dudas de parte del cuerpo arbitral, ya que el línea señaló fuera de juego de Iturbe, quien tiró a portería, pero el guardameta la bloquearía y de esta manera le cayó el rebote a Dinenno que la manda a guardar. Tuvo que intervenir el VAR para que sin ir a revisar, le dijeron al árbitro que no había fuera de juego. En la parte final le llega un pase a coco liso, que no sabía qué hacer con el balón así que intentó centrar, pero lo bloquearon y le cayó de nuevo el balón, sin pensarlo tiró un riflazo contra la portería de Jurado, que no pudo hacer mucho para evitar el gol. Antes de que dijeran cuanto tiempo le iban a agregar hubo una jugada que era un penal un poco dudoso que favorecería a la máquina cementera, sin embargo el VAR intervino de nuevo para señalar que había un fuera de juego previo. Se van al descanso tres goles a cero, a un gol para hacer realidad el sueño, o la pesadilla.

Inició la segunda parte con unos auriazules que querían llegar a la final, y unos cementeros que lo seguían intentando, pero con miedo a recibir el tanto que los dejaría fuera. La segunda parte fue más discreta por parte de ambos equipos, sin embargo se veían las ganas de ambos por llegar a la tan ansiada final de este torneo. Los de Lillini avisaron con cabezazos por encima del arco o a las manos de jurado, pero un contraataque estuvo a punto de complicar las cosas para los de la UNAM, ya que el balón fue para un Luis Romo que corrió a más no poder para llegar al arco de Julio González, sin embargo apareció Iturbe que se colgó del celeste para evitar que concluyera la contra. A partir del minuto 80’ el equipo del Cruz Azul se echó para atrás, lo que fue una mala decisión porque los de C.U. no salían del campo rival. Para el minuto 89’ se firmaría la sentencia para los de Hidalgo; desde la derecha llega un centro que el paraguayo Carlos González no alcanzaría a conectar, sin embargo aparecería Juan Vigón. El mexicano la baja con sutileza casi enfrente de Sebastián Jurado, y sin alzar la vista le pegó con parte interna para de esta manera remontar un abultado 4-0.

En la liguilla nunca se había visto algo así, nadie podía creer lo que acababa de pasar, el Cruz Azul perdió su ventaja y su pase a la final, además de romper la ilusión de muchos de sus aficionados.