INE_elecciones

Nacional, Opinión

La carrera electoral vs la pandemia

Tess Vc

1/Febrero/2021

Más de 20,000 cargos de elección popular en disputa, una pandemia y millones de personas en espera de acabar con la “nueva normalidad” a través de la milagrosa vacuna. ¿Cuál es la probabilidad de que el gobierno en turno utilice la distribución como moneda de cambio electoral?


El 2021 pinta para ser la elecciones más grande a la que nos hemos enfrentado en esta década: gubernaturas, renovación de la H. Cámara de Diputados, congresos y alcaldías locales. Con un total de 21,368 cargos públicos y 15 gubernaturas, nos enfrentamos a un sinfín de oportunidades de las opciones políticas para reivindicarse o hundirse. Sin embargo, existe una variable que ningún partido pudo contemplar con antelación: COVID 19 y los 141 mil muertos a causa de una respuesta tardía a una pandemia mundial. Con la vacuna en proceso de distribución en todo el mundo, existen ciertos elementos en la política nacional que pretenden utilizar una tragedia mundial como moneda de cambio en la contienda electoral del próximo 6 de junio.

Últimamente nos vemos bombardeados en todos lados con propaganda de todos los partidos con la finalidad de llamar la atención y que nosotros, a pesar de conocer que ninguno nos cumple, volveremos a confiar como las veces que les creímos a nuestros ex que cambiarían y no lo hicieron. PRI, PAN, PRD y ahora Morena, nos han fallado en los distintos niveles de gobierno en los que nos han representado, los niveles de violencia siguen creciendo, la economía no mejora y, hoy en día, nos enfrentamos a un virus mortal que no nos permite siquiera salir al supermercado sin temor a contagiarse y morir.

En el 2018 millones de mexicanos otorgaron su voto a una opción que decía ser diferente, esa opción que alegaba que si tuviera la oportunidad “barrería de arriba abajo”, acabaría mágicamente con la corrupción y ayudaría a los más vulnerables a tener mejores oportunidades. A 3 años de esto, hemos visto que el gobierno de “la austeridad republicana” generó desempleo, recortes presupuestales y una completa incongruencia hacia los valores que prometió proteger. En el caso concreto de nuestra cuarentena involuntaria que ya lleva 10 meses, los recortes a los rubros 2,000 (Materiales y Suministros) y 3,000 (Servicios Generales) del PEF que se dieron en 2020, generaron un gran descontento, desabastos y despidos que bien podrían influir en los miles de muertos que tenemos al día de hoy.

Este año se prospecta al fin un aumento en el presupuesto para poder ayudar un poco al sector salud a hacer frente a esta emergencia sanitaria. Sin embargo, si hacemos una comparativa de los otros países de la OCDE (con los números propuestos para PEF 2021), nuestro país cuenta con dinero para 0.69 doctores por cada 1,000 habitantes frente al promedio esperado de 3.5 doctores por los mismos 1,000 habitantes. Si bien, este año ya buscó compensar un poco más la cifra mediante la contratación de personal médico adicional, este proyecto tiene acompañado recorta en los temas de infraestructura, equipo médico y de laboratorio en dependencias como el IMSS, Semar, PEMEX y Sedena.

¿Y esto qué tiene que ver con las elecciones? Recientemente apareció en redes el nuevo spot promocional de Morena donde se jactan de ser los responsables de hacer llegar atención médica prioritaria a aquellas personas que lo han necesitado. De tal suerte que ante el sentido de emergencia de la enfermedad, Morena, usando como slogan de campaña el trabajo que cualquier gobierno debería tener frente a una pandemia, lucra con una tragedia nacional. Recordemos que en tiempos atrás, el mismo López Obrador, condenaba las campañas de los partidos clásicos donde éstos se colgaban medallas en nombre del gobierno federal. Ejemplo de esto, lo que ocurrió en 2017 cuando distintos partidos ofrecieron presupuesto para los damnificados del sismo.

Recordemos que a lo largo de los años hemos buscado que nuestro proceso electoral pueda ser más justo, más libre, más transparente. El hecho de que en estas elecciones se haga campaña en un marco de pandemia y con recursos desde el ejecutivo desvirtúan la democracia que hemos buscado por años y que mucha falta le hace al país. Asimismo, el hecho de que se use como estrellita en la frente de Morena el hecho de que donen presupuesto a la compra de vacunas nos da a entender que el fin último del partido ha sido usar a la gente como peones para la disputa de curules de 2021. El Gobierno Federal ha fungido como el mejor promotor de campaña muy a la PRI de los 70, yendo contra los valores que juró promover al ser electo en 2018. Esta opción “diferente” ha mostrado que la coherencia es una vela de un barco que va según soplan los vientos electorales, siendo más de la misma política que conocemos.

Este 2021 está en nuestras manos elegir a aquellos que nos representen y nos ayuden a construir el país que merecemos los miles de mexicanos que confiamos en las instituciones, democracia, equidad y justicia. Sean cual sean los colores de nuestra elección, no nos dejemos llevar por el falso proselitismo que le ha costado a México muchas plazas de trabajo y vidas en el camino. Exijamos a aquellos que elijamos a darnos servicios de salud disponibles y de calidad; obliguemos a que nos rindan cuentas; exhortemos a aquellos en el poder a responder no sólo cuando hay un combo de tragedia-elecciones, sino todos los días porque necesitamos un México mejor.