Bienestar

Inception, ¿Estoy en un sueño?

Samuel Pérez

24/Octubre/2020

¿Alguna vez has sentido que estás en una situación muy rara que te hace dudar si es real y de pronto te percatas que en realidad estás en un sueño? Pues a eso se le llama Sueño Lúcido o Lucid Dreaming (LD).

Recientes artículos nos explican cómo el Lucid Dreaming permite obtener nuevas formas de estudiar la relación entre la conciencia y los procesos neurofisiológicos de nuestro cerebro, así como utilizarlo como tratamiento para las pesadillas constantes.

El sueño lúcido hace referencia al “fenómeno de ser consciente del hecho de que uno está soñando durante el sueño continuo” (Baird 2019) y se presenta en el sueño REM (Rapid Eye Movement). A pesar de haber sido validada fisiológicamente durante décadas, específicamente desde finales de los años 70s y principios de los 80s, la neurobiología de los sueños lúcidos todavía está incompleta.

La investigación sobre LD no sólo es relevante para el estudio neurológico de la conciencia, sino que también podría tener implicaciones clínicas en el tratamiento de condiciones psiquiátricas como la anosognosia (no existe percepción de que tienen una enfermedad, ejemplo de ello son las personas con esquizofrenia o trastorno bipolar) en los que el LD puede ayudarlos a mejor la percepción de uno mismo y diferenciar entre lo que es real y no, para que busquen un tratamiento y se perciban con la enfermedad que tienen. Al igual que, como ya te dije arriba, las personas que sufren de pesadillas constantes, realizar esta práctica puede ayudarles a percatarse que lo que están soñado, por muy real que se sienta, no lo es y que en realidad no existe una amenaza latente.

Ahora bien, te preguntarás ¿Cómo se puede tener un sueño lúcido? Pues bien, en este artículo, nos comentan que un objetivo principal de la investigación es desarrollar métodos para hacer más accesible el estado de LD, ya que se necesitan técnicas fiables para inducir sueños lúcidos y se puedan utilizar de forma eficaz tanto en aplicaciones clínicas como científicas. La buena noticia es que es una habilidad que se puede aprender mediante entrenamientos como técnicas de memoria prospectiva, que se pueden ayudar aún más mediante la aplicación de señales sensoriales externas y / o interrumpir el sueño con períodos cortos.

Dentro de la neurociencia cognitiva, los estudios han evaluado enfoques farmacológicos y no invasivos de estimulación cerebral para la inducción de sueños lúcidos, pero claramente, estos fármacos siguen en proceso de evaluación y un experto debe recetarlos.

Sin embargo, todos estos estudios se han hecho con muestras muy pequeñas, es decir, se han utilizado muy pocos pacientes y no refleja un resultado que se pueda pensar que es efectivo para la comunidad en general. Pero no te preocupes Coyote, el avance es constante y en los sueños lúcidos así como en la ciencia “there‘s so much scope for the imagination”.


Referencias

Baird, B. (2019). The cognitive neuroscience of lucid dreaming. ScienceDirect. https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0149763418303361