Birmania_Myanmar_golpe

Coyote Global

Golpe de Estado en Birmania

Nicole Huerta Herbosch

1/Febrero/2021

El ejército de Myanmar detuvo a quien sería la primera presidenta mujer de la historia de Birmania y al expresidente Win Myint. Estados Unidos amenaza con responder tras el arresto.

Este lunes, el ejército de Birmania tomó el control del país y declaró estado de emergencia en contra del gobierno civil de Aung San Suu Kyi. Este golpe de estado no es un evento aislado, desde hace varias semanas el ejército declaró que hubo irregularidades en las elecciones generales del pasado 8 noviembre. Reclamaron que la comisión electoral dirigida por el gobierno no ha publicado la lista de los votantes para verificarla.

Aung San Suu Kyi iba a asumir hoy la presidencia de Birmania, convirtiéndose en la primera presidenta mujer de la historia de este país. Sin embargo, el ejército dio un golpe de estado para evitarlo. Su padre había sido el líder del movimiento que logró la independencia del país de Gran Bretaña en 1947. Su hija, Aung San Suu Kyi, fundó el partido Liga Nacional para la Democracia después del movimiento independentista.

En 1990, Maung convocó a elecciones y este partido hizo su debut, con el liderazgo de Aung San Suu Kyi. La joven birmana ganó esas elecciones con el 59% de los votos y la enorme mayoría de los escaños del Congreso, por lo que se creyó que asumiría como presidenta. Sin embargo, Maung anuló los resultados, se quedó en el poder y a ella la metió presa. Su causa se esparció por todo el mundo, al punto que en 1991 fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz.

Cuando fue puesta en libertad, Aung San Suu Kyi decidió volver a intentarlo en las urnas en 2015 y se postuló para las elecciones presidenciales de ese año. Ganó esas elecciones con el 55% de los votos y una mayoría en el Congreso que le permitía formar gobierno, pero se le prohibió asumir el poder por tener padres extranjeros.

En cambio, asumió la presidencia su amigo Htin Kyaw, por lo que el ejército se negó a obedecer órdenes de la nueva gestión. Acto seguido, se recrudeció un conflicto que ya estaba comenzando: el "genocidio rohinya". Los rohinyás son una rama musulmana minoritaria que vive al noreste del país, fuertemente discriminada por la mayoría budista.

El presidente tuvo que maniobrar en esa situación tan compleja porque los organismos internacionales exigían la detención de la masacre en contra de la comunidad rohingya. Ese año, Htin Kyaw renunció y la influencia directa que ella tenía sobre el gobierno se atenuó. Aunque su partido seguía gobernando, ya no tenía una llega tan estrecha como la que gozaba con su amigo.

El pasado 8 de noviembre de 2020, hubo nuevas elecciones y Aung San Suu Kyi volvió a arrasar con el 59% de los votos y con la mayoría absoluta del Parlamento. El jefe del ejército, estuvo insistiendo durante estos meses en que las elecciones tuvieron irregularidades y acusó a la presidenta electa de haber ganado con fraude electoral, por lo que no permitirían su asunción.

A horas de la toma de protesta de Aung San Suu Kyi, el ejército ingresó al palacio de gobierno, tomó el poder e instauró un estado de emergencia, arrestando a varios dirigentes, incluida ella. Hasta este momento, Aung San Suu Kyi se encuentra detenida a disposición del ejército, que se ha declarado a cargo de gobernar el país durante el próximo año.

El jefe de la diplomacia estadounidense instó a la cúpula militar de Birmania a liberar a todos los funcionarios del gobierno y líderes de la sociedad civil y respetar la voluntad que el pueblo birmano expresó en las elecciones del pasado 8 de noviembre.