Bienestar

Factor de Jost, ¿útero o testículo?

Samuel Pérez

21/Octubre/2020

La diferenciación sexual en mamíferos es producida por la interacción entre el genoma y las hormonas fetales, que en su ausencia, la primera opción siempre es crear órganos sexuales femeninos.

La diferenciación sexual tiene lugar en las gónadas y en el cerebro, específicamente en el hipotálamo y la hipófisis y se divide en dos ramas: conducta neuroendocrina y conducta sexual. Ambas ramas del dimorfismo sexual cerebral se pueden estudiar en las ratas. En un artículo publicado hace unos años en los Anales de la Real Academia Nacional de Farmacología (de España) se han localizado las diferentes regiones del cerebro que contienen receptores de estrógenos, hormonas muy importantes en los procesos fisiológicos, principalmente reproductivos, del ser humano.

Pascual-Leone, encargado de la investigación, explica que los “testículos” fetales regulan la diferenciación gonadal a través de dos hormonas; la testosterona y la hormona anti-Mulleriana, el factor de Jost. La testosterona diferencia los canales de Wolff (estructuras embriológicas) en los vasos deferentes, el epidídimo y las vesículas seminales, y la AMH induce la regresión de los canales de Müller en el embrión genéticamente masculino, en el que los testículos se diferencian previamente en la última etapa fetal del desarrollo de las gónadas.

En la mujer, sin testosterona ni AMH, los canales de Wolff experimentan involución, es decir, retroceden su crecimiento, y los de Müller se diferencian rápidamente en útero, tubas uterinas (trompas de Falopio) y la parte superior de la vagina, el crédito por el conocimiento de estos temas se le atribuye al endocrinólogo francés Alfred Jost (París, 1916-1991), quien descubrió la AMH en los fetos de conejo.

En la actualidad, se ha encontrado que la AMH tiene muchas funciones biológicas, siendo la más importante la involución de los canales müllerianos como ya te conté. Otro importante papel de la AMH es su perfil como biomarcador de enfermedades como el cáncer de ovario y la síntesis anormal de esteroides en el ovario, y su hallazgo ha ayudado a explicar un número heterogéneo de patologías relacionadas con la sexualidad. Dado que la AMH se ha asociado con la familia de un factor de crecimiento (TGF-β), cuyos miembros están involucrados en los procesos del cáncer, sus funciones biológicas y posibles aplicaciones terapéuticas son actualmente, y seguramente serán, objeto de intensos estudios para su aplicación en diferentes patologías.


Referencias:

-Pascual-Leone, A.M. (2009). Diferenciación sexual: el factor de Jost. Anales De La Real Academia Nacional De Farmacia, 75, 419-466.
-Müllerian-Inhibiting Substance: Critical Roles in Sexual Differentiation. Michael L.Gustafson Patricia K.Donahoe, 19. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-728960-1.50023-9Get