alzheimer_bienestar

Alzheimer/ Imagen de Gaceta FacMed

Bienestar

Enfermedad de Alzheimer

Mariel Cruz

24 de Septiembre del 2021

Se estima que para 2050 más de 150 millones de personas podrían padecer Alzheimer, debido al aumento en la expectativa de vida de la población. Informarnos sobre el Alzheimer nos permite conocer las necesidades y dificultades de quienes padecen esta enfermedad y así brindar un apoyo adecuado. Además nos permite reconocer los factores de riesgo para su prevención.

El Martes 21 del presente mes fue el día mundial del Alzheimer, una enfermedad mental progresiva caracterizada por una degeneración de las células nerviosas o una disminución de la masa cerebral, convirtiendo al Alzheimer en la forma más común de demencia.

Según la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad de Alzheimer ocupa entre un 60% y 70% de los casos. Así mismo, es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre los adultos mayores.

La enfermedad de Alzheimer implica un deterioro de la memoria, intelecto, comportamiento y de la capacidad para realizar actividades de la vida cotidiana. Los principales factores de riesgo se dividen en tres categorías; edad, incidencia e inactividad cognitiva. Comúnmente, la aparición de síntomas de Alzheimer comienza antes o a partir de los 65 años y a partir de esta edad, el riesgo va aumentando cada 5 años. La inactividad cognitiva, como en el caso de un evento cerebrovascular o algún trastorno como la depresión también son factores de riesgo.

alzheimer_bienestar

Alzheimer/ Imagen de Diario médico

De acuerdo con la Revista de posgrado de la VIa. de Cátedra de Medicina, las etapas del Alzheimer son las siguientes:
- Etapa temprana: la persona puede desenvolverse de forma independiente y realizar actividades de la vida diaria (conducir, trabajar, socializar), sin embargo, puede sentir que tiene episodios de pérdida de memoria: olvidar palabras, nombres de familiares, ubicaciones y dificultad para concentrarse.

- Etapa moderada: es la etapa más prolongada y puede durar muchos años. A medida que la enfermedad avanza, la persona con Alzheimer requerirá de un mayor nivel de atención, se presentan más dificultades para realizar tareas, confusión de las palabras y juicio afectado. También se muestra una confusión de las palabras y cambios en el estado de ánimo, así cómo en la personalidad (delirio y comportamiento repetitivo).

- Etapa final: las personas pierden la capacidad de responder a su entorno, es imposible llevar una conversación por delante y controlar los movimientos. A medida que las habilidades cognitivas empeoran es posible que ocurran cambios significativos en la personalidad y que las personas requieran de mucha ayuda con las tareas diarias.

Aún no existe un tratamiento para curar esta enfermedad o revertir su evolución, sin embargo, la OMS destaca algunas acciones que pueden mejorar la vida de quienes la padecen:

- Diagnóstico temprano para posibilitar un tratamiento en cuestión de la calidad de vida. (No se cura, pero se trata).
- Optimizar la salud física, la cognición, la actividad y el bienestar integral.
- Detectar los síntomas conductuales y psicológicos.
- Proporcionar información y apoyo a largo plazo para los cuidadores.
-
Finalmente, diversos estudios demuestran que un estilo de vida saludable puede reducir el riesgo de padecer Alzheimer :
- Realizar controles cardiovasculares.
- Evitar consumo de alcohol y tabaco.
- Practicar actividad física.
- Alimentación saludable.
- Ejercitar el cerebro.
- Socializar con amigos y familiares.

Recuerda que la información y asistencia médica profesional siempre es de utilidad para el tratamiento de enfermedades.