Protesta feminista en CDMX. / Imagen de mariestopes.org.mx

Política, Nacional

El panorama de la despenalización del aborto en México

Gisela Ramírez

1 de Julio de 2021

La despenalización del aborto ha sido un tema altamente controversial que ha ganado mayor visibilidad durante los últimos años a través de las redes sociales, pero eso no significa que sea una conversación reciente; a lo largo de este artículo exploraremos brevemente la historia de la despenalización del aborto en México.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el aborto es la interrupción del embarazo, cuando el feto no ha salido del útero, finalizando de manera prematura el proceso de gestación. Esta interrupción puede ser natural, involuntaria o voluntaria dependiendo del caso en específico y según el criterio establecido por la OMS el aborto se puede realizar antes de las 20 semanas.

De acuerdo con Código Penal Federal el aborto es “la muerte del producto de la concepción en cualquier momento de la preñez” y esta practica constituye un delito en 29 de los 32 estados que conforman la República Mexicana. Cabe destacar que en todos los estados con excepción de Guanajuato y Querétaro el aborto está permitido en los casos de violación y en Yucatán se consideran factores económicos para determinar si es criminalizado o no. La Ciudad de México, Oaxaca e Hidalgo son los únicos estados donde se permite que las mujeres aborten legalmente antes de las 12 semanas de gestación sin tener una causa, es decir, de los 32 estados solamente en estos tres se garantiza el derecho a la mujer de decidir sobre su cuerpo.


Mujeres protestando por la despenalización del aborto. / Imagen de noticieros.televisa.com


La historia de la despenalización del aborto en México comenzó en 1997, ya que este año se logró la legalización del aborto en 21 de los 32 estados por las siguientes causas: cuando el embarazo fuera producto de una violación, cuando hay peligro de muerte para la madre, en casos de inseminación artificial no deseada y cuando el embarazo represente un daño grave a la salud de la mujer.

Transcurrió el tiempo y en abril de 2007, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó la despenalización del aborto inducido cuando la mujer tenía hasta 12 semanas de embarazo. A través de este órgano se aprobó la reforma del artículo 144 del Código Penal del Distrito Federal y aunque la decisión de la Asamblea fue recurrida para el 29 de agosto de 2008 la Suprema Corte de Justicia de la Nación dictaminó que la reforma de ley era constitucional. Con esta victoria para los grupos a favor del aborto, la Ciudad de México se convirtió en el destino para que mujeres de toda la República acudieran a realizarse abortos inducidos.

El 25 de septiembre de 2019, el Congreso de Oaxaca voto por despenalizar el aborto en el estado. Era importante despenalizar el aborto en esta región ya que las interrupciones clandestinas con la tercera causa de muerte para las mujeres oaxaqueñas en edad reproductiva. Este proyecto se trataba de una iniciativa era local que fue encabezado por mujeres de Morena y el PT en el congreso local, pero que contó con el apoyo de organizaciones feministas de todo el país. Con esta aprobación, Oaxaca fue el segundo estado en la República Mexicana en despenalizar el aborto y asegurar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres de esta entidad.

El 31 de junio del presente año, el Congreso de Hidalgo aprobó la despenalización del aborto hasta la semana 12 de gestación. Con la aprobación de este decreto Hidalgo se convierte en el tercer estado del país en asegurar el derecho de que la mujer decida respecto a su cuerpo. Este dictamen establece que las instituciones públicas, privadas y sociales cuyo objetivo sea brindar servicios de salud en el estado deberán proveer el servicio de interrupción del embarazo de forma gratuita y en condiciones dignas para las mujeres. Si bien se establece que los médicos tienen el derecho a argumentar una objeción de conciencia y excusarse para realizar el procedimiento, será su obligación referir a la paciente a un medico que pueda practicar el aborto.

Mujeres protestando por el aborto legal, seguro y gratuito. / Fuente: mardefondo.online


La Secretaría de Salud de la Ciudad de México publico las estadísticas de los abortos realizados desde 2007 hasta 2018; a través de estos datos se puede identificar que el 97.66% de los abortos realizados en esta entidad han sido a mujeres capitalinas y de estados vecinos como lo son el Estado de México, Puebla, Hidalgo, Morelos y Querétaro. Asimismo, se arrojó que hasta el 2018 se estimaba que en México se realizaban entre 750 mil y un millón de abortos clandestinos anuales. La dependencia informó que la mayoría de las mujeres que decidieron interrumpir su embarazo oscilan entre los 18 y los 24 años, en segundo lugar se encontraban mujeres de 24 a 29 años y en tercer lugar mujeres de 30 a 34 años; demostrando que no se trataba de una práctica de cierto sector en específico.

El Observatorio de Mortandad Materna declaró que los abortos clandestinos se tratan de una de las primeras causas de defunciones maternas en México y el INEGI reportó de 70 a 80 casos de defunciones por abortos clandestinos. A través de estos datos, se demuestra que independientemente de que los abortos se legalicen o no, serán una práctica que continuará, por lo que regularlos y asegurar que estos se lleven en las mejores condiciones es la decisión más sensata para asegurar el bienestar de las mujeres mexicanas. Es importante recordar que el aborto se trata de un tema de salud pública, por lo que en este dialogo no hay lugar para creencias religiosas o paradigmas personales; es necesario que se legisle desde la razón y considerando los derechos humanos -específicamente el derecho a decidir sobre su cuerpo- de las mexicanas.