zocalo

Cultura

El Zocalo capitalino estrena nuevo piso

Samanta Barbán

26/Enero/2021

Oaxaca se hace presente en el nuevo paso peatonal del Zócalo.

Si bien el mundo está pasando por momentos por demás dolorosos y críticos, no está demás pensar que todo se repondrá paulatinamente, el hacer proyectos y tratar de vivir lo mejor que se pueda a pesar de la dura situación. El mundo no se puede detener aún más de lo que ya lo ha hecho y es por eso que uno de los proyectos para este 2021 es la rehabilitación del Zócalo de la CDMX, y como primer paso fue el paso peatonal. Desde septiembre del año pasado comenzaron las obras de remodelación inspiradas en los tejidos oaxaqueños en dos de los cuatro carriles del Circuito de la Plaza de la Constitución en sus costados sur y poniente.

Con una inversión de 7.5 millones de pesos para una superficie de 2,963 metros cuadrados se dejaron dos carriles para la circulación vehicular y se acondicionó una ciclovía. Más adelante el Zócalo peatonal podría extenderse a la zona norte y oriente de la plaza, aunque aún no se tiene una fecha específica para que esto suceda. Además de ser viable, dejaría de ser temporal para transformarse en un espacio permanente para los peatones que acuden al primer cuadro de la capital.

Alrededor de diez millones de personas visitan el Zócalo capitalino al año, un espacio que ha sido sede de grandes conciertos, así como de eventos políticos y sociales.
En 2017, el piso de la plancha se cambió y se aprovechó para ampliarla con la eliminación de un carril del circuito. Los trabajos tuvieron un costo de 150 millones de pesos.

En una videoconferencia de prensa, el secretario de Obras y Servicios, Jesús Esteva Medina, detalló que se re pavimentaron tres costados de la plancha para colocar un diseño de varios colores, jardineras y macetas, además, se instalaron cuatro racks, 68 bancos, 28 bancas, tres mesas, tres sombrillas, 106 jardineras, 1,597 plantas y 40 árboles. El funcionario aclaró que dependiendo de los resultados, decidirán si será un proyecto de urbanidad definitivo.

“Empezamos a ver cómo opera, cómo lo ocupa la gente, la dinámica que se da y, dependiendo de esta operación, será hacerlo en piedra para hacerlo definitivo”, afirmó, adelantando que se analiza realizar la misma intervención en la zona norte de la Plaza de la Constitución, enfrente de la Catedral Metropolitana.

Por su parte, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México explicó que esta inversión incluye repavimentación de calles con luminarias de LED. Además, mencionó que los diseños de los huipiles, son hermosas réplicas de tejidos de Oaxaca, lo cual fue con apoyo del INAH y con las distintas instituciones que protegen al patrimonio cultural.

Originalmente, el bordado de Oaxaca se realizaba con la punta de una hoja de maguey o agave; no obstante, en estos días, la técnica ha evolucionado con el agua de metal. Los bordados representan los sueños y aspiraciones de numerosos grupos indígenas oaxaqueños, usando como inspiración la naturaleza de los valles de la región.

Sueños que en este trabajo reflejan la fe y esperanza de un renacer.