Nacional

El COVID-19 mexicano es intocable

Ángel Enrique Dupuy

4/Agosto/2020

El coronavirus se ha convertido en el símbolo intocable que todos quieren desplazar, pero que nadie puede por el poder que tiene.

Los Estados Unidos Mexicanos ya es el tercer país con más muertes por el nuevo coronavirus en el mundo, se ha rebasado a Gran Bretaña y se ve muy factible quedarse en esa posición, dada la forma descontrolada en que tanto la sociedad como el gobierno mexicano han querido pasar la pandemia. En México hay un problema estructural que ningún gobierno ha podido arreglar, el comercio informal. Según “El Sol de México”, alrededor del 56 por ciento de los trabajadores en el país son informales, es decir, que no pagan impuestos pero que tampoco reciben un ingreso fijo y/o constante. Esto explica el por qué 6 de cada 10 personas que son económicamente activas necesitan salir a la calle a vender sus productos, bienes y servicios si es que quieren tener alimento en sus hogares.

Por otro lado, en México se acostumbra a que las familias salgan de vacaciones ya sea en la temporada alta vacacional (junio-agosto) o en los días no laborales y/o festivos del país. Sin embargo, hoy en día el semáforo epidemiológico de la Secretaría de Salud (Ssa) obliga a que los estados en semáforo rojo solo permitan el desarrollo de las actividades esenciales, ello con vistas a que los servicios básicos para mantener una estabilidad social sigan funcionando; además, los estados en semáforo naranja solo pueden abrir restaurantes, centros de convivencia y playas respetando los lineamientos de sanidad y en donde solo puede haber 30% de aforo. Pero la realidad es muy distinta, el 2 de agosto Caminos y Puentes Federales (CAPUFE), registró una gran afluencia en la entrada de vehículos a la Ciudad de México en la caseta Tlalpan de la Autopista del Sol (México-Cuernavaca-Acapulco); en Acapulco la ocupación hotelera fue del 23%, en Taxco fue de 26.5% y en Ixtapa-Zihuatanejo fue de 24%, todos ellos en el estado de Guerrero. Cabe resaltar que Acapulco y Taxco han sido de las ciudades más afectadas de Guerrero por el nuevo coronavirus, la letalidad en Taxco es del 32% y en Acapulco es del 13%.

Asimismo, el primer fin de semana de agosto, una pasajera de VivaAerobús que iba de Cancún a Monterrey se convirtió en #LadyCovid por no respetar las medidas de higiene y quitarse el tapabocas dentro de la aeronave, con la excusa de que a nadie le importaba el coronavirus. Los casos diarios en México han alcanzado un nuevo máximo el 1ro de agosto, al tener 9556 nuevos infectados en 24 horas y hasta Nuevo León alcanzó, el 3 de agosto, el 75% de ocupación en camas para hospitalización de COVID-19. La pandemia no baja y no se ve la posibilidad de que el país pueda estar en semáforo verde pronto.

No obstante, el COVID-19 también ha logrado atrapar a uno de los criminales más buscados en la República Mexicana, al líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, José Antonio Yepez Ortiz, alias “El Marro”. Al líder huachicolero lo detuvieron en su rancho del municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas en Guanajuato, en un operativo en conjunto de la Secretaría de la Defensa Nacional, la Guardia Nacional (GN) y la Agencia de Investigación Criminal del estado de Guanajuato. Tanto el gobernador de la entidad, Diego Sinhue, como el Secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, se agenciaron la captura. Hasta el momento los especialistas prevén tres escenarios: el primero, que el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) pueda adentrarse y tomar la plaza de Guanajuato; el segundo, en donde el ejército, la GN y, la policía estatal y municipal tome el control y se restablezca la paz en Guanajuato y, el tercer escenario, en donde la captura de “El Marro” logre consolidar un vacío de poder en el estado y los grupos delictivos se enfrenten en peleas territoriales por el control del Bajío. La captura del líder del Cártel de Santa Rosa de Lima es el primer golpe certero del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para disminuir el aumento del narcotráfico del país.

Finalmente, el coronavirus afectó en la forma en que los diputados del Partido del Trabajo (PT) quieren tener la presidencia de la mesa directiva de la Cámara de Diputados. Hasta el momento al Partido Revolucionario Institucional (PRI) le tocaría la presidencia ya que tiene 46 diputados registrados por 43 del PT; sin embargo, el vicecoordinador de la bancada del PT, Gerardo Fernández Noroña, aseguró que en realidad su partido tiene más diputados pero que todavía no los han registrado formalmente, pero que están en trámite para que sean reconocidos y, por ello, recalca que les tocaría la presidencia de la cámara baja del Congreso de la Unión el 1ro de septiembre. Por otro lado, el coordinador de la bancada del ex partido “Partido Encuentro Social (PES)” Jorge Argüelles Victorero, explicó que en realidad el PT estaba “comprando” a sus diputados por 5 millones de pesos para que se fueran a la bancada del coordinador Reginaldo Sandoval. Además, propuso de que en caso de que el PT tenga un diputado más que el PRI, él le concederá 15 diputados al partido con los colores de la bandera para que el PT no se salga con la suya. Hasta el momento no hay evidencia tangible de la “mochada” que les ha dado el PT a los diputados del extinto PES.