castro_raul_cuba_havana_communist_party_cuban_politics_caribbean_miguel_diaz-canel_fidel_revolution_economics_cuc_cup_united_states_biden_latin_america

Dos personas pasan frente a un cartel que promociona el Congreso/ Imagen de EFE

Coyote Global

El 8º Congreso del Partido Comunista de Cuba y la promesa de transición de la revolución socialista a la modernidad

Mauricio Vázquez Medellín

16/Abril/2021

El próximo fin de semana se celebrará el VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba y después de dos periodos cuasi-simultáneos encabezando las dos principales instituciones políticas de Cuba, Raúl Castro Ruz se retira de la escena política cubana.

El fin de la era de los Castro

Durante el fin de semana se estará celebrando el VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba en la Habana y pretende ser un acontecimiento histórico dado que supone el fin del periodo que Raúl Castro había definido para dejar su puesto como Secretario del Partido, cargo que ha ocupado desde 2011, cuando sucedió a su hermano Fidel. Si todo ocurre sin contratiempos, será la primera vez desde la Revolución en 1959 que las decisiones políticas más importantes en Cuba no pasen por las manos de alguno de los hermanos Castro.

Es bien sabido que Raúl siempre fue uno de los asesores de mayor confianza de su hermano, esto quedó patente cuando empezó a asumir las funciones de gobierno de Fidel al irse deteriorando su estado de salud desde principios de siglo. Desde 2008 y hasta 2018 estuvo al frente del Consejo de Ministros de Estado de Cuba, cargo que bajo el marco jurídico cubano vigente, lo posicionaba como Presidente.

Si bien, el menor de los Castro dejó la Presidencia de la isla caribeña en abril de 2018, abriéndole el paso a una nueva generación en la cúpula del poder cubano con Miguel Díaz-Canel siendo elegido como su suceso, esto no representó una disminución en la capacidad de Raúl para influir en las decisiones más importantes del país. En la ceremonia de sucesión presidencial el mismo Díaz-Canel reconoció que desde su puesto como Secretario del Partido Comunista de Cuba“Raul Castro (…) encabezará las decisiones de mayor trascendencia para el presente y el futuro de la nación”. Ante el inminente Congreso, se espera que Díaz-Canel sea anunciado como el relevo de Castro a la cabeza del Partido Comunista.

castro_raul_cuba_havana_communist_party_cuban_politics_caribbean_miguel_diaz-canel_fidel_revolution_economics_cuc_cup_united_states_biden_latin_america

Fidel Castro y su hermano Raúl durante el III Congreso del Partido Comunista Cubano en 1986/ Imagen de Charles Tasnadi de Associated Press

El relevo a la “generación histórica”

El Congreso que se celebrará el fin de semana fue denominado por el todavía Secretario Castro, como el último de la “generación histórica” y será un momento crítico para cimentar el relevo generacional de una dirigencia envejecida donde los rangos más importantes son ocupados por octogenarios. En este contexto se espera que del Congreso sean anunciados todavía más cambios en la cúpula del poder cubano, se especula que José Ramón Machado Ventura, el segundo secretario del partido, también anuncie su retiro y se elija a un sucesor.

Buscando resolver el problema de un un liderazgo envejecido en el Partido, todas las elecciones en el Congreso deberán cumplir con una serie de nuevas reglas. Bajo la recién instaurada normativa se incluyen límites de edad en caso de querer ser tomado en cuenta para ocupar cargos directivos. Las restricciones son dos: 60 años en caso de querer contender a cualquier puesto dentro del partido y otro límite de 70 años para desempeñar puestos de dirección dentro de la organización.

De igual manera es significativo notar que es el primer Congreso que sucede en el nuevo marco jurídico proporcionado con la promulgación de la reforma Constitucional de 2019, llevando a cabo cambios importantes en el ámbito económico y político. Una de las modificaciones constitucionales que generó la reforma fue otorgarle al mandatario cubano la denominación formal de Presidente de la República, además de sujetar el puesto a la elección de la Asamblea Nacional Popular (ANP), el órgano legislativo unicameral cubano. Bajo el nuevo marco legal, Miguel Díaz-Canel continuará ejecutando las funciones que le fueron encomendadas desde abril 2018, abriéndose la posibilidad de ser reelegido por la ANP en 2023.

castro_raul_cuba_havana_communist_party_cuban_politics_caribbean_miguel_diaz-canel_fidel_revolution_economics_cuc_cup_united_states_biden_latin_america

Mural cubano exigiendo que se acabe con el bloqueo comercial/ Imagen de EFE

Díaz-Canel, ¿el Gorbachov Cubano y el fin del bloqueo comercial?

Al materializarse la salida de Raúl Castro como jefe de estado de facto, existen quienes argumentan que la mesa está servida para que Díaz Canel pueda convertirse en un homólogo de Gorbachov en el contexto cubano. Mijael Gorbachov fue el último primer ministro de la Unión Soviética y los efectos de sus programas Perestroika y Glasnost, (“Transparencia” y “Reconstrucción”,) acabarían con el monopolio que el gobierno soviético ejercía en los ámbitos político y económico, sin embargo, no se espera que en el corto plazo el nuevo liderazgo cubano emprenda acciones tan radicales, dado que no se vislumbra como reformas de ese calibre alcanzarían apoyo por parte del grueso del Partido.

Lo que sigue siendo una inminente realidad es que Díaz-Canel asume mayor control del partido en una era de incertidumbre para los cubanos. Documentos del Partido Comunista Cubano reconocen que el PIB de la nación caribeña sufrió un decrecimiento del 11% durante el 2020 debido a la pandemia de coronavirus. Esto se suma a las voces crecientes al interior del partido que reclaman reformas económicas más extensas para facilitar la inversión privada en otros sectores de la economía más allá del turismo. A todo lo anterior se suman los programas de reunificación monetaria puestos en marcha por el gobierno cubano desde principio de este año.

Es de primera importancia mencionar que en Cuba existen dos divisas en circulación, una es el peso cubano convertible (CUC) y el peso cubano (CUP). El CUC fue creado a mediados de la década de 1990 durante la apertura al turismo de Cuba. Al estar fijado a la par del dólar pretendía ser implementado exclusivamente para el uso del mercado turístico, sin embargo, con el paso de los años las ciudades cubanas han adoptado el uso intercambiable de ambas monedas. La reunificación monetaria pretende estandarizar el tipo de cambio en torno al CUP (que tiene una fracción del valor del CUC) y facilitar el proceso de cuantificar el PIB, sin embargo, se teme que los programas de reunificación terminen desatando la híper inflación y devaluación de la moneda cubana. Todos los elementos mencionados con anterioridad sientan la base de una “tormenta perfecta” para la economía cubana que deberá ser atajada de manera efectiva por el nuevo liderazgo del partido que en su momento prometió actualizar el socialismo pero sin vuelta al capitalismo.

Es importante notar que gran parte del subdesarrollo económico y las carencias materiales persistentes en Cuba se deben al bloqueo comercial y sanciones económicas que los Estados Unidos han mantenido en contra de Cuba desde la consumación de la Revolución. Persistente a lo largo de más de seis décadas, el bloqueo comercial es habilitado por la Ley de Comercio con el Enemigo y desde 2017, bajo las previsiones de la ley, Cuba es el único país del mundo al que aplican restricciones. El bloqueo ha sido denunciado por Amnistía Internacional y las Naciones Unidas al considerar que atenta contra los derechos humanos de la sociedad cubana.

Durante 60 años que ha durado el bloqueo, la relación bilateral ha permanecido casi congelada. A pesar de la creciente preeminencia política de la comunidad cubano-americana, el acercamiento diplomático entre ambas naciones sólo empezaría a mostrar signos de rehabilitación durante los últimos años del periodo de Barack Obama, para que después se recrudeció la situación con la llegada a la presidencia de Donald Trump, sin embargo, en 2021, con un nuevo demócrata en la Casa Blanca y con las reformas constitucionales de 2019 sobre la mesa, el gobierno de Díaz-Canel está a la espera de una reunión con sus homólogos de Washington con el propósito de revaluar el estatus de las recrudecidas medidas contra la nación caribeña y sentar las bases de una posible apertura comercial.