Coyote Fashion

De kink y relaciones. ¿Cuál es tu Safeword?

Sebastián Ruiz

15/Septiembre/2020

Con cada mes que pasa de este año parecemos perder un poco de conexión con las personas importantes en nuestras vidas, incluso con nuestras parejas, ¿Qué tal que les contara cómo el BDSM puede mejorar la relación con su pareja?

El BDSM —ya popularizado por la serie de libros Fifty Shades y sus adaptaciones cinemáticas— las cuales a mi parecer y de la mayoría de los que integramos de alguna u otra manera esta comunidad de kinksters, son una pésima representación de lo que realmente sucede. Y hoy les vengo a contar de cómo esta práctica erótica ha aumentado y mejorado la intimidad en mis relaciones personales.

Empecemos por presentarme. Mi nombre es Bas (@ropeworks_x_bas en Twitter. Solo +18 y @bas.ruve en Instagram para todo público) y soy un artista que radica en la Ciudad de México, mi trabajo fotográfico personal está centrado en una exploración creativa sobre el arte erótico, en particular utilizo el Shibari o Kinbaku (el cual es una practica tradicional japonesa de amarre con cuerdas, que actualmente se define como una sub-categoría del bondage) como herramienta de creación. Tal vez te estés preguntando “¿Qué hace este personaje de un mundo como ese hablándome sobre intimidad?” Y es totalmente válido hacerse una pregunta cómo esa, dado que una y otra vez hemos sido representados en los medios algo así como personajes oscuros y tabú. Pero honestamente, ¿hay algo más íntimo que compartir estos deseos que hemos escondido?. Puedo decirte que algunas de las personas más dulces y humanas que pueden conocer somos parte de esta “subcultura”, justamente por esto.

Ahora sí, ¿de dónde viene “erotismo”? Esta palabra como muchas otras en nuestro idioma tiene sus raíces en el griego (ἔρως: érōs) y originalmente se refería al amor apasionado aunado al deseo sexual, el cual fue personificado por el dios Eros. Ya empieza a tomar forma esto, ¿no?

Todos hemos tenido una fantasía de amarrar o ser amarrados a la cama en algún punto de nuestras vidas —y algunos suertudos y aventureros la hemos realizado— pero esto solo es rascar la superficie de lo que el kink puede regalarle a sus vidas. ¿Por qué digo que Fifty Shades es una pésima representación?

Empecemos por los pilares del BDSM, las siglas SSC y RACSA -ya sé muchas siglas-.
Empecemos por definir S.S.C:

Seguro: Todas las partes involucradas tienen el conocimiento necesario para su desarrollo y el material usado, y tomar en cuenta la prevención de riesgos.
Sensato: Se refiere a la sensatez de las prácticas, no alteradas por drogas o alcohol, acordes a la experiencia de cada uno, con una diferenciación clara entre fantasía y realidad.
Consensual: en cuanto a que los participantes estén de acuerdo sobre la forma e intensidad con la que se realicen, e igualmente que dicho acuerdo pueda rescindirse en cualquier momento.

Y ahora hablemos del RACSA o Riesgo Asumido y Consensuado para prácticas de Sexualidad Alternativa, el cual hace acento en la responsabilidad propia de los participantes en las actividades BDSM, dotados de información y consenso para entender los riesgos de algunas actividades y asumirlos. Todo esto con la finalidad de separarnos del maltrato o violencia de género, algo sumamente importante para llevar al kink a nuestras vidas privadas con total seguridad.

¿Cuál es tu más profunda fantasía? O en palabras de un personaje de TV conocido por algunos “¿Qué es lo que realmente deseas?”. En el show de TV al que me refiero esto es una habilidad sobrenatural del personaje principal (que resulta ser el diablo en persona), quien con una frase tan simple hace que las personas comuniquen sus deseos más profundos. Es interesante este concepto, ¿no?. Nos da una mirada a cómo los deseos y el placer han sido escondidos todas nuestras vidas, siendo tomados como algo por lo cual apenarse, y mientras no los estoy alentando a gritarle al mundo algo sobre sus ganas de ser sometidos o dominados. Pero imagina este escenario: Le has comunicado a tu pareja un deseo que tienes por ahí guardado que involucra varias personas y un predicamento interesante de movilidad. Entonces ahí el decirle que el otro día te incomodó su actitud, o que limpie la maldita tapa del inodoro ya no es algo tan difícil, ¿O me equivoco?. La comunicación en las actividades fetichistas es clave, y por experiencia personal les puedo decir que en mi caso ha cambiado y mejorado por completo mis relaciones íntimas. ¿Por qué? Nos permite ser claros y abiertos por completo entre nosotros sobre qué deseamos, y esto permea en todos los aspectos de la relación, como les digo, hasta en pedir que levanten la tapa.

En el mundo BDSM hay para todo mundo —lo cual no significa que sea para todo mundo, no se equivoquen—. Es totalmente válido que tu más profundo deseo sea algo que no entra en el mundo de los fetiches -pero si no es eso- te invito a que busques explorarlos, no tienes nada que perder, y honestamente es un win-win. El mundo fetichista no está limitado a lo ya conocido como relaciones de Dominante y Sumiso, existe el término Switch que por definición de la palabra se refiere a personas que disfrutan ambos roles. Y es importante si gustas asumir alguno de los dos roles en tu relación, sepas que ninguna de las dos es solo dar o sólo recibir, como dominante es tu responsabilidad asegurarte de que la persona que se está sometiendo a ti esté segura, lo esté disfrutando y sea una actividad en la que ambos acordaron participar, y si te estás sometiendo, asegúrate de saber que la persona a la cual lo haces tiene todo lo anterior como su preocupación principal.

Chicas, por favor, sean las ángeles en látex y tacones de aguja que siempre han soñado o una delicada y hermosa flor, lo que más deseen. En una era en la que la masculinidad tóxica se desvanece, los exhorto, compañeros hombres, a dejarse ir y explorar su sexualidad y erotismo libremente. Creanme, si su deseo es someterse a su pareja, del género que sea, háganlo, no hay nada de malo en ello y les aseguro que será mucho más placentero que fingir algo que no les agrada.

Entonces, ¿Qué es lo que realmente desean?