Coyote Global, Opinión

Día 1: el auge de Biden-Harris

Ángel Enrique Dupuy

21/Enero/2021

¡De película! Seguidores de Trump que esperaban un golpe de estado, una Kamala Harris que renunció ante Kamala Harris y la caída del muro EE.UU.-México. Además, las políticas de la CDMX las usarán en la Casa Blanca, vaya día.

Trump ha pasado de ser la persona más poderosa del mundo a caer en la derrota y en los brazos de una Florida que le espera para apapacharlo en medio del caos y de campos de golf. Algunos hasta prevén que Melania Trump se divorcie de él y que sus “allegados” se alejen del ahora "Former President".

Tercer miércoles de estampida social que terminó con simpatizantes de Q-Anon enojados y decepcionados de un supuesto Trump que les prometió cortar las comunicaciones desde las Fuerzas Espaciales con vistas a que él transmitiera un comunicado en donde acusaría de crímenes de lesa humanidad a la mayoría de sus opositores. Lo que no sabían, es que eso solo pasa en "Los Simpson" y que fue la noticia falsa que cerraría 4 años de era trumpiana.

El día empezó con un Donald frustrado al salir de la Casa Blanca y no poder dormir de nuevo en sus aposentos presidenciales. Se transportó en helicóptero hasta la base militar de Maryland y habló por última vez en el atril presidencial a sus simpatizantes. Parecería que necesitaba el soundtrack de "𝐶𝑜𝑐𝑜" porque el impacto de su mensaje fue: “Recuérdenme y recuerden todo lo que nosotros hicimos con las acciones de la siguiente administración, ya que regresaré pronto”.

Voló en el Air Force One y llegó el momento de la verdad, tanto los Obama como los Clinton y los Bush fueron invitados de honor en la investidura de la nueva administración. Los republicanos y los demócratas unidos en favor de la democracia, Nancy Pelosi y Mitch McConnell, no se hicieron esperar. Bernie Sanders fue el meme del día por la posición en que estaba sentado y, a diferencia de otras ceremonias, el Capitolio se veía parcialmente vacío.

Bernie Sanders sentado y bien abrigado.

El Embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau se despedía en Twitter de nuestro país y Kamala Harris llegaba en compañía de su esposo y ahora segundo caballero, Doug Emhoff, a la cita pactada para las 11:30 horas tiempo del Este. Biden aparecería instantes después y la investidura comenzaría entre aplausos y la banda sonora del ejército estadounidense.

La ceremonia fue presidida por senadores republicanos y demócratas. Mike Pence, ahora ex vicepresidente de EE.UU., asintió con la cabeza en el momento en que Kamala jurara ante la Biblia. Era el momento de júbilo y de mayor importancia para la nueva administración, era el primer día y debían dar su mejor cara para que los ciudadanos confiaran en ellos. Jennifer López y Lady Gaga cantaron en el recinto; Biden, en conjunto con la primera dama, Jill, juraron ante la Biblia y consagraron el momento histórico.
Las divisiones existen en el país, todos lo reconocen, pero lo que la fórmula Biden-Harris quiere eliminar es el extremismo estadounidense que divide para vencer en vez de unir para fortalecer. El discurso inaugural de su mandato fueron palabras veladas en contra de las acciones del 6 enero, el juicio político seguirá y, hasta el momento, hay una alta probabilidad de que no se le otorgue el indulto por parte del Senado.

Desde copas hasta banderas recibieron por parte de los líderes políticos en el tradicional intercambio de regalos. Clinton, Bush y Obama también acompañaron a Biden y a Harris al Memorial del Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington, Virginia. Después el desfile amenizó la tarde y “La Bestia” los llevó hasta la Casa Blanca para empezar un día laboral en la Oficina Oval de la Presidencia. Alrededor de 15 decretos Biden firmó, entre ellos el regreso a la Organización Mundial de la Salud, al Acuerdo de Paris –aunque Ted Cruz diga que el mismo solo ayuda a los franceses, ha…ha… ¿de verdad Senador? –, la eliminación de la restricción para países musulmanes, la interrupción sin fecha de término de la construcción del muro en la frontera con México, entre otros.

Kamala Harris recibió, como presidenta del Senado, un oficio en donde ella misma renuncia a su puesto como Senadora por California y les tomó protesta a sus nuevos colegas en la Cámara Alta. En la noche, Tom Hanks apareció en el Capitolio, Bon Jovi, Katy Perry, Demi Lovato, Luis Fonsi y Ozuna amenizaron la noche. Despacito sería la sensación del momento y los fuegos artificiales consumaron la celebración.
Día 1 y la política pro aborto de la Ciudad de México ya está siendo revisada en la Casa Blanca para observar su aplicación y tenerla como evidencia para dialogar las políticas libertarias en pro del aborto en la Constitución Federal de EE.UU. Día 1 sin embajadores en México del vecino país y en donde la secretaria de prensa de la Casa Blanca ha optado por ser optimista y transparente.

Los bustos de César Chávez, Martin Luther King, Rosa Parks y un Alexander Hamilton federalista son las nuevas decoraciones del lugar de trabajo de Joe Biden. El viernes Biden tendrá una llamada telefónica con Justin Trudeau para velar por el buen trabajo y los intereses de ambos.

¿Y México? Marcelo Ebrard ha dicho que buscarán tener la mejor relación con la nueva administración y Tatiana Clouthier explicó que harán todo lo posible para respetar y no tener líos con el Tratado México-Estados Unidos-Canadá. ¿Ello significa energías limpias en el territorio nacional? ¿Un PEMEX pensado en los Objetivos del Desarrollo Sostenible? ¿El regreso de la Iniciativa Mérida y de Roberta Jacobson? Ya lo sabremos más adelante.