Fuente: El Comercio Perú

Coyote Global

Cuba: ¿El fin de la dictadura?

Nicole Huerta Herbosch

12 de Julio de 2021

Este domingo 11 de julio miles de cubanos participaron en protestas en todo el país, manifestándose en contra de la escasez de alimentos, medicinas y en contra de las precarias condiciones de los hospitales en medio de la pandemia de coronavirus, en lo que se ha considerado la mayor protesta antigubernamental en 30 años.

Cuba atraviesa su peor crisis económica en décadas, agravada por un aumento de los casos de coronavirus unido a una baja tasa de vacunación. Sin embargo, las manifestaciones no solo se deben a la escasez que se han visto aún más acentuadas debido a la pandemia, sino que las manifestaciones son el resultado del descontento de los cubanos en contra del régimen. Es un descontento acumulado por más de 60 años.

Los manifestantes salen a las calles exigiendo libertad y mejores condiciones. En las calles se escuchan miles de voces gritando al unísono: "Queremos libertad”, “Abajo la dictadura”, “Patria y Vida” y "Queremos vacunas”. Las manifestaciones se han llevado a cabo en La Habana y en distintas ciudades como: San Antonio de los Baños, Artemisa, Palma Soriano y Santiago de Cuba.

La pandemia sólo ha agudizado la grave crisis que vive la isla caribeña. Cada día se registran nuevos récords de contagios y de fallecimientos. El epicentro de la pandemia se sitúa en Matanzas, donde se registran la mitad de los positivos. Cuba presume de vacunas propias, pero en realidad ni se está vacunando a buen ritmo ni se ponen medidas para combatir la crisis. La realidad de los cubanos es que no tienen comida que llevarse a la boca y no tienen medios para enfrentarse a la propagación del coronavirus.
Durante las manifestaciones muchas personas intentaron sacar sus teléfonos móviles y transmitir las protestas en directo y en respuesta las autoridades cubanas cortaron el servicio de Internet durante toda la tarde. Los agentes también cargaron contra los manifestantes, lanzándoles gases lacrimógenos y deteniendo a algunos.

Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba en un discurso televisado, culpó a Estados Unidos por incitar las movilizaciones en el país debido al endurecimiento del embargo y advirtió que los manifestantes se enfrentarían a una respuesta contundente. "No vamos a entregar la soberanía ni la independencia del pueblo", dijo Díaz-Canel.


¿Cuál es la realidad de Cuba?

Cuba es una dictadura, lo cual es algo imposible de olvidar para los 11 millones de cubanos que están dentro de la isla. Lo sufren todos los días. Actualmente, en Cuba los hospitales están colapsados, no hay medicinas, no hay alimentos, la dictadura vende productos básicos al pueblo en Euros, no se está permitiendo acceder a la ayuda humanitaria, hay más de 7,000 casos de Covid-19 diariamente, entre muchas otras realidades que están afectando a los cubanos. Asimismo, no hay elecciones multipartidistas, no hay prensa libre, existen decenas de presos políticos y el régimen se sostiene a base de miedo. El régimen cubano ha violado por décadas los derechos humanos y libertades de millones de ciudadanos, causando de manera intencional un hambre mortal y condenado a cualquiera que se oponga al régimen.

Únicamente los cubanos pueden cambiar a Cuba. Nadie más. Pero ahora deben saber, cómo nunca antes, que no están solos y gracias a las redes sociales y al internet se está sabiendo lo que sucede en los lugares más recónditos de la isla. Dicho esto, la única realidad es que Cuba es una dictadura y ante las dictaduras no se puede ser neutral, de ellas se huye o se pelea desde dentro.


¿Desde cuándo comenzó la Dictadura?

Fidel Castro y Raúl Castro lideraron una revolución en Cuba a nombre del Ejército Rebelde en 1959. Desde entonces, los Castro se hicieron con el mando del país y se mantuvieron hasta abril de este año, cuando el menor de los hermanos dimitió como líder del Partido Comunista de Cuba. Aunque la familia Castro estuvo más de 60 años a la cabeza del país, Cuba está bajo dictadura desde el golpe de Estado que protagonizó Fulgencio Batista el 10 de marzo de 1952. Batista fue derrocado siete años después por Fidel Castro.

Fidel Castro fue mandatario del país por medio siglo, hasta el 31 de julio de 2006, cuando delegó provisionalmente a su hermano Raúl, quien asumió el poder oficialmente en 2008.

El Estado socialista de Cuba es presidido actualmente por el jefe de Gobierno Miguel Díaz-Canel, a quien Raúl Castro designó como primer secretario del Partido Comunista en el VIII congreso del partido tras años de los Castro en el poder.


¿Qué pasó cuando llegó Díaz-Canel al poder?

Díaz-Canel creó muchas expectativas, lo cierto es que no ha habido grandes cambios y ha sobrevenido otra decepción. Sin embargo, hay cuestiones importantes: ya no hay ningún Castro en el poder, lo que da más margen de maniobra a Diaz-Canel. De hecho, se ha producido un cambio generacional y se ha renovado la cúpula del partido. Si a ello le sumamos la gravedad de la situación por la que pasa Cuba, agravada además por la pandemia del coronavirus, no hay muchas más opciones que incorporar cambios, al menos para evitar el desmoronamiento del régimen.


¿Cómo viven los cubanos?

La vida para los cubanos comunes es extremadamente cara, y la gente siempre busca una forma de ganar dinero extra. Las casas están en un estado ruinoso, tiene que compartir las posesiones con el Estado. Por ejemplo, eres un agricultor y tienes entre 3 y 5 vacas. No tienes nada que comer y quieres sacrificar uno de tus animales para alimentarte. Sin embargo, según el régimen, no puedes porque necesitas el permiso del Estado, ya que éste tiene derechos de propiedad sobre tu animal.

El Estado proporciona una ayuda mensual a los cubanos para alimentos básicos como arroz, leche y carne. El estado creó plantillas de dietas basadas en la edad y el estado de salud, y reparte las raciones según las necesidades nutricionales. Las tiendas únicamente tienen un máximo de 10 o hasta 15 tipos de productos.

Ninguno de los productos está envasado, sino que vienen a granel. Los comerciantes los pesan antes de vendérselos.

Viendo la Cuba de hoy, es difícil creer que la vida en Cuba solía ser tan buena, pero es cierto. Antes de la revolución, la economía cubana iba muy bien. Cuando Estados Unidos prohibió el alcohol en los años 20, Cuba se convirtió en la "isla del pecado" del gigante y atrajo hordas de turistas e inversiones. Sin embargo, esta riqueza no se dispersó de forma equitativa.

La mafia estadounidense y sus socios cubanos empezaron a ganar más y más dinero con sus diversos negocios, como casinos, clubes nocturnos, burdeles y hoteles. El creciente descontento con esta desigualdad fue lo que encendió la revolución cubana.

Después de la revolución, todos los productos y negocios estadounidenses fueron nacionalizados, y las reformas económicas aseguraron que los ingresos obtenidos por estas empresas se distribuyeran por todo el país. Sin embargo, la economía nunca se recuperó. La economía cubana sobrevivió gracias al apoyo de la Unión Soviética. Una vez que la Unión Soviética cayó en 1991, el apoyo terminó y la economía de Cuba entró en una crisis masiva. Este periodo de tiempo se conoce como el "Periodo Especial". El Estado estaba tan escaso de dinero que ni siquiera podía alimentar a su pueblo. Las raciones de alimentos y la distribución de productos se redujeron a la mitad. La economía cubana se redujo en un 60% y el cubano medio perdió un 30% de su peso corporal.


La influencia estadounidense en Cuba hoy en día

Las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba se rompieron en 1961 mientras crecían las tensiones entre ambos países luego de que Cuba firmara un acuerdo comercial con la Unión Soviética.

Asimismo, Estados Unidos empezó a imponer sanciones a Cuba luego de que Fidel Castro tomara el poder en 1959 y poco después nacionalizara bienes estadounidenses en la isla por más de 1,000 millones de dólares.

Estados Unidos intensificó las sanciones contra Cuba en 1960 y 1961, y el entonces presidente John F. Kennedy oficializó el embargo en 1962.

Estados Unidos y Cuba aún no han arreglado del todo su relación. Las empresas estadounidenses siguen sin poder entrar en Cuba. Por desgracia, esto ha afectado negativamente a la calidad de vida en Cuba.

La Isla está desabastecida y las medidas de Donald Trump, que por el momento mantiene su sucesor en la presidencia estadounidense, Joe Biden, afectan al país aún más, ya que la pandemia impide que lleguen los ingresos proporcionados por el turismo.


El embargo estadounidense contra Cuba

El expresidente Barack Obama aflojó las riendas del embargo a Cuba en 2014. A pesar de ello, ambos no se han reconciliado del todo, y el presidente estadounidense Trump intentó retroceder algunos de los lazos forjados. Hoy en día, las empresas estadounidenses siguen sin poder realizar inversiones u operar en Cuba, y el gobierno de Estados Unidos todavía no ha levantado la prohibición de que sus ciudadanos vayan a Cuba como turistas.

Sin embargo, la postura del gobierno estadounidense es vaga en cuanto a quién puede entrar. Mientras que la entrada a Cuba con fines turísticos está prohibida, los estadounidenses pueden ir en viajes "pueblo a pueblo" para apoyar a los cubanos.
Mientras Obama se ganaba la admiración por su enfoque moderado, había detractores que cuestionaban las intenciones del calentamiento de Estados Unidos hacia Cuba. Algunos críticos afirman que el acercamiento de Estados Unidos no obedece a razones diplomáticas o humanistas, sino simplemente a la promoción de sus intereses.


¿Estados Unidos preocupado por llamado a violencia del régimen cubano?

A pesar de la mala relación entre ambos países, el gobierno de Estados Unidos está “muy preocupado” por las llamadas al “combate” de Díaz-Canel para detener las protestas contra el régimen en la isla, dijo Julie Chung, subsecretaria de Estado interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos. “Estamos muy preocupados por las llamadas al combate en Cuba”, dijo en un mensaje en Twitter que subrayó el apoyo de la Administración estadounidense al derecho de los cubanos a manifestarse pacíficamente.

Asimismo, el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, advirtió al régimen cubano que no utilice la violencia en contra de los ciudadanos que se unieron a las protestas contra el gobierno comunista. “Estados Unidos apoya la libertad de expresión y reunión en Cuba, y condenaría fuertemente cualquier uso de violencia contra manifestantes pacíficos que están ejerciendo sus derechos universales”, señaló el funcionario en Twitter.

El senador cubano-americano Marco Rubio, republicano por Florida, pidió al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, un pronunciamiento sobre las protestas ocurridas el domingo en toda Cuba y pidió protección al pueblo ante la represión del régimen. “El pueblo de Cuba salió valientemente a las calles en contra de 62 años de tiranía socialista y el presidente Joe Biden a casi 24 horas de estos acontecimientos, no ha dicho nada al respecto”., dijo Rubio en un mensaje en su red social Twitter. En otro tuit dijo que le pedirá la intermediación de Biden y del secretario de Estado, Antony Blinken, para que los miembros del Ejército cubano no disparen contra su pueblo. “El incompetente partido comunista de Cuba no puede alimentar al pueblo ni protegerlos del virus. Ahora los militares deben defender al pueblo, no al partido comunista”, dijo el legislador.