covid_vacuna_fraude_sputnikv_mexico_eleciones_cossio

Nacional, Covid-19

Cossío-nando un fraude

José Shaddai Olvera

5/Febrero/2021

COFEPRIS informa sobre venta ilegal de distintas vacunas en temporada electoral, advierte de sobredemanda para venta de vacunas a la iniciativa privada y el RDIF desmiente contratos con empresarios mexicanos.

Hace casi dos semanas, el exdiputado local del PAN y actual coordinador en Veracruz de la naciente organización política “México Libre”, Alejandro Cossío, afirmó la adquisición de 2 millones de unidades de la vacuna Sputnik V.

El propietario de las empresas Imhotep y Construmedic señaló, en una entrevista hecha por el periódico “El Financiero” el 22 de enero, que ya se encontraba en negociaciones directas con los gobiernos de al menos siete estados de la República Mexicana para poder vender la vacuna, así como en algunas distribuidoras de medicamentos y hospitales a finales de febrero. Este fue el mismo día en que el presidente AMLO anunció que permitirá a los gobiernos estatales, municipales y al sector privado comprar vacunas COVID-19.

Sin embargo, un día después de la entrevista el sábado 23 de enero, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) desmintió que existiera alguna negociación con el empresario o las empresas que representa. El RDIF es el órgano responsable del financiamiento del desarrollo de la vacuna Sputnik V y además aclaró que el empresario no había adquirido los derechos exclusivos para venderlas en México y el resto de América Latina.

En distintos medios, Cossío estimó que el precio de la vacuna que ofrecerá oscila entre los 720 y 820 pesos, con algunas posibles variaciones dependiendo de quién o en dónde se vaya a aplicar.

Sin embargo, distintos medios le han cuestionado sobre la veracidad de las declaraciones. El empresario contestó: “si tengo los dos millones de vacunas bajo un contrato. No me toca salir a pelear, yo no soy político. Sé que un altísimo funcionario que está gestionando la compra de vacunas habló a Rusia y ellos le respondieron que Alejando. Y tienen razón, porque el contrato no lo hizo Alejandro, sino la empresa que representa”. Según la misma nota del portal EL CEO, se menciona que el empresario aseguró que los contratos son públicos. Sin embargo, aclaró que únicamente los compartirá estando en las instalaciones de su empresa.

Hay que recordar que el 22 de enero el presidente explicó que los únicos requisitos para quienes quieran realizar sus compras deberán integrar a la solicitud para su aprobación el contrato de compra con la farmacéutica. Además, las vacunas tendrán que ser autorizadas por la COFEPRIS o en vías para obtener su permiso.

Posterior a este anuncio la iniciativa privada ha reconocido que la adquisición de vacunas COVID-19 será hasta medio año, ya que admiten que por el momento no hay abasto suficiente en el mundo. Confirmó además que la producción de muchas farmacéuticas está comprometida hasta el primer semestre del 2021. Por otro lado, el comité de Salud del Consejo Coordinador Empresarial afirma que, en caso de obtener una vacuna bajo la premisa anterior, harían un programa de vacunación que incluyera solo a sus empleados y familiares; sin especificar si tendría un costo.

La mañana del 27 de enero, el director del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), Juan Antonio Ferrer, aseguró que para las siguientes semanas llegaron las primeras 200 mil dosis del inmunizante Sputnik V de un total de 24 millones que comprará México. Incluso señaló que “está por firmarse el contrato para la compra de la vacuna rusa”, así como establecer la fecha para hacer el pago, a fin de que en una semana lleguen las vacunas a territorio nacional. Una semana después, el 3 de febrero, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México, Hugo López-Gatell, informó que la COFEPRIS ya había autorizado el uso de emergencia de la vacuna rusa Sputnik V contra COVID-19.

Habrá que esperar: ¿qué pasa en las próximas semanas? En épocas de elecciones y en un contexto donde las vacunas son un bien escaso y anhelado, con algunos dispuestos a recurrir al amiguismo y la influencia económica sin importarles la prioridad en poblaciones específicas, el mercado negro es un hecho. La COFEPRIS informó sobre la venta ilegal de distintas vacunas desde el inicio de la campaña de vacunación en dos comunicados: uno el 5 de enero y otro el 3 de febrero. También invitó a realizar denuncias a quien venda cualquier vacuna COVID-19, o quién incumpla con la legislación sanitaria vigente en el enlace: https://www.gob.mx/cofepris/acciones-yprogramas/denuncias-sanitarias.

No está de más cuidarse de personalidades con escándalos de empresas fantasma o venta de insumos médicos para pacientes menores de edad con cáncer, y que al final fueran tratados con agua destilada en lugar de quimioterapias. Asegurar que se habla con altísimos funcionarios de gobierno no garantiza que alguien con tal reputación provee una vacuna segura y más que nada, da qué pensar.

covid_vacuna_fraude_sputnikv_mexico_eleciones