Nacional

Consensos democráticos, no unilaterales

Ángel Enrique Dupuy

16/Julio/2020

Se dieron a conocer las cuatro quintetas para elegir a los cuatro consejeros nacionales electorales. No obstante, no todos los integrantes del Comité estuvieron de acuerdo con las designaciones.

En punto de las 12:35 de la tarde, la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) de la Cámara de Diputados en conjunto con el Comité Técnico de Evaluación (CTE) hizo una junta pública con vistas a dar a conocer las 4 quintetas de los candidatos para ser consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE). De los 60 aspirantes que pasaron el examen de aptitudes solo 20 de ellos pasaron a la última etapa, dadas las entrevistas que el CTE les hizo a cada uno de ellos entre el 9 y 13 de julio de 2020. De los 20, el CTE hizo 4 quintetas que ahora la JUCOPO analizará y negociará para elegir en el pleno quienes serán las cuatro personas elegidas de cada una de las quintetas para ser los consejeros electorales nacionales que sustituirán a Benito Nacif Hernández, Pamela San Martín Ríos y Valles, Enrique Andrade González y Marco Antonio Baños Martínez.

Cuando hablamos de democracia hablamos de consensos, de que exista una oposición y que haya una libertad en el debate público. Las minorías deben tener una voz y voto, pero ello no significa que su decisión sea la avalada por la mayoría. El CTE estaba conformado por 7 integrantes entre académicos, periodistas y gente avalada por el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), ellos son: José Roldan Xopa, Silvia Elena Giorguli Saucedo, John Mill Ackerman, Ana Laura Magaloni, Sara Lovera, Blanca Heredia Rubio y Diego Valadés Ríos. En la junta, John Ackerman expresó un descontento con el CTE porque dijo que éste estaba sesgado para cubrir las cuotas partidarias de partidos o que los elegidos eran cercanos a consejeros como Ciro Murayama, a los académicos del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) o al Partido de la Revolución Institucional (PRI), al Partido Acción Nacional (PAN) y al Partido de la Revolución Democrática (PRD) respectivamente. Sin embargo, tanto algunos diputados de la JUCOPO como los demás integrantes del CTE argumentaron que Ackerman había votado a favor de cómo se llevaría el proceso y que en ningún momento en el CTE hubo intervenciones externas ni de terceros.

En algunos medios de información se presume que Ackerman dijo lo anterior, dado que una de las candidatas, Diana Talavera Flores, ex consejera nacional del Instituto Electoral del Distrito Federal no entró en las quintetas del CTE. Si bien fue la mujer mejor evaluada en el examen de aptitudes, ella está vinculada con el cuñado del mismo John Ackerman y con la Secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval. Por su parte hubo críticas hacia Javier Aparicio, el mejor hombre y persona evaluada en el examen de aptitudes, por ser parte del CIDE y porque tres de siete integrantes del CTE son empleados de la misma institución. Además hubo una crítica de Ackerman a Carla Astrid Humphrey por ser asesora del ex Secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio. No obstante, el vicecoordinador de bancada de los diputados del Partido del Trabajo, Gerardo Fernández Noroña, dijo que estaba en contra de los dichos de Ackerman ante Humphrey porque él cree que fue vetada en algunos momentos por el PAN y que es una persona muy bien preparada para el cargo y que ello demuestra que en el “movimiento” hay diferencias de opinión.

Por otra parte, Ana Laura Magaloni abogó por la gobernabilidad del INE, por la honestidad y la capacidad de hacer consensos. Explicó que las quintetas fueron votadas por todos y solo Ackerman no votó por 2 de las 10 mujeres que estarían en las mismas. Además, argumentó que todo el proceso fue llevado por votación mayoritaria y que, en este caso, se demuestra que 6 personas de 7, es decir, el 85% del consejo estuvo a favor del mismo.

El coordinador de la bancada del PT, Reginaldo Sandoval, cuestionó por qué Diana Talavera no estuvo en las quintetas y que es importante la paridad de género en el Consejo Nacional Electoral. Asimismo, Diego Valadés afirmó que dejaron perfiles excelentes fuera de los perfiles, pero escogieron a los mejores de todas las etapas en las quintetas, ya que lo que costó trabajo fue la eliminación, no la inclusión de los candidatos.

Tanto los coordinadores del PRI, PAN, PRD, Partido Verde, Partido Encuentro Social y Movimiento Ciudadano expresaron su interés por respetar y conocer las opiniones de los integrantes del CTE para elegir a los mejores candidatos para ser consejeros electorales nacionales. Además, argumentaron que en ningún momento los partidos políticos tuvieron intromisiones en la selección de los perfiles para conformar las quintetas. Para finalizar, el coordinador de la bancada de los diputados del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y presidente de la JUCOPO, Mario Delgado Carrillo, afirmó estar contento con las decisiones de los integrantes del CTE, reafirmó que los partidos políticos no fueron partícipes en las propuestas ni influyeron en los consensos, explicó que las entrevistas serán publicadas para que los mexicanos puedan verlas y señaló que será importante elegir a las personas que no busquen solo ser consejeros por el “salario millonario”, sino por quienes buscarán hacer un mejor México, más democrático y sin prácticas fraudulentas en las elecciones.

En la democracia no todos ganan, pero tampoco todos pierden. En ella se vota a través de mayorías y la oposición a las mismas tiene el deber de explicar sus razonamientos, pero también de respetar las decisiones tomadas en el consenso. Además, si existieron prácticas fraudulentas, demostrar las pruebas y fomentar un ambiente de consensos, nunca de extremos polarizantes. El 22 de junio, la Cámara de Diputados aprueba en pleno a los 4 nuevos consejeros electorales y, si no existe consenso, se elegirán por tómbola y se someterá a votación del pleno si se acepta o no al candidato. En otro caso, la Suprema Corte de Justicia de la Nación será quien elegirá a los mismos.

Las quintetas quedaron de la siguiente forma:

Quinteta uno: Rita Bell López, Miriam Guadalupe Hinojosa, Olga González Martínez, Norma Irene Cruz Magaña y Jessica Rojas Alegría.

Quinteta dos: Carla Astrid Humphrey, Ana Lilia Pérez Mendoza, Iulisca Zircey Bautista Arreola, Sofía Margarita Sánchez y Alma Eunice Rendón Cárdenas.

Quinteta tres: José Martín Fernando Faz Mora, Luis Octavio Vado Grajales, Yuri Gabriel Beltrán Miranda, Marco Iván Vargas Cuellar y Reynaldo Ortega Ortiz.

Quinteta cuatro: Gustavo Meixueiro Nájera, Rodrigo Escobar Garduño, Francisco Javier Aparicio Castillo, Uc-Kib Espadas Ancona y Jesús Arturo Baltazar Trujano.