Coyote Global

China ante una nueva crisis internacional

Alexa López-Sánchez

1/Febrero/2021

La nueva crisis que se vive en China fue desatada tras la decisión del gobierno de imponer estrictas medidas de sanidad a los estudiantes extranjeros.

Durante la pandemia uno de los sectores más afectados ha sido el sector educativo. Miles de millones de estudiantes alrededor del mundo se han visto frustrados por no poder continuar con sus estudios. Sin embargo, los más afectados han sido los que se encontraban estudiando fuera de su país de origen, ya que algunos se han visto obligados a regresar a casa.

Los tres destinos más concurridos por los estudiantes internacionales son Estados Unidos, Inglaterra y China. Estos países se distinguen por contar con las universidades más prestigiosas a nivel mundial.

Ahora bien, los estudiantes extranjeros que se encontraban tanto en Estados Unidos como en Inglaterra cuando empezó la pandemia han logrado permanecer en dichos países bajo las medidas de sanidad que estos aplicaron. No obstante, el caso de China es totalmente diferente.

China recibió alrededor de 500, 000 estudiantes extranjeros antes que la pandemia iniciara, pero debido a sus estrictos controles fronterizos han hecho una odisea para que dichos estudiantes reingresen al país, lo que ha desatado furia en los estudiantes.

Los más afectados son los estudiantes africanos que en los últimos años se han convertido en la meta de China para mejorar su “soft power”. Más de 80,000 estudiantes africanos - más de los que se encuentran en Estados Unidos e Inglaterra - se encontraban en China cuando inició la pandemia.

A diferencia de los estudiantes occidentales, que suelen estudiar en China durante un año como máximo, muchos africanos viven los 4 años en el campus. Por ello, muchos estudiantes africanos se han unidos a la campaña internacional, #TakeUsBackToChina.

Los estudiantes han propuesto al gobierno chino acatar sus medidas sanitarias, hacer cuarentena y hacerse la prueba de Covid-19 al entrar al territorio. Su petición central expone que gracias a la diferencia de horarios les es difícil rendir en sus clases, ya que algunos deben mantenerse despiertos en medio de la noche. Sin embargo, sus esfuerzos han sido en vano, ya que el gobierno chino no ha cambiado su postura.