Bienestar

Cerrando ciclos para el inicio de un nuevo año

Taller de Apapachos

29/Diciembre/2020

Todos los seres humanos tenemos la necesidad de completar y darle cierre a cualquier etapa de nuestra vida y con la llegada del fin de año, todos deseamos y esperamos cerrarlo de la mejor forma posible.

Nos encontramos cerrando un año que hizo temblar nuestros miedos, salud, bienestar psicológico, nos llenó de inseguridades, inestabilidad emocional y de un constante cambio de rutina que nos obligó a adaptarnos continuamente, pero también para algunos fue un año que abrió nuevas oportunidades de crecimiento, desarrollo y aprendizajes personales.

Cualquiera que haya sido la situación o situaciones por las cuales pasamos individualmente, hoy por hoy hemos llegado al final de un año diferente, un año que no nos imaginamos ni esperábamos cuando aquel fin de semana de marzo nos hizo guardarnos a cada uno en nuestros hogares de un día para otro.

Para muchas personas el fin de año tiene un peso simbólico bastante fuerte, parte de este significado es la sensación de la posibilidad de cerrar ciclos e iniciar nuevos. Y cuando esto se une con todos los sentimientos que la pandemia nos trajo, nos encontramos con la gran necesidad de completar o terminar esta etapa de nuestra vida, lo que conlleva un sentimiento de desarrollo o crecimiento personal.

Esta necesidad de cerrar ciclos se puede explicar desde la Psicología Gestalt, pues existe un proceso de equilibrio conocido como el cierre gestáltico, este se refiere a la tendencia que todas las personas tenemos a completar aquello que nos parece incompleto o confuso. Por ello, una de las mayores fuentes de malestar psicológico son los asuntos inconclusos, por ejemplo: cuando una persona está enojada o resentida con otra y no encuentra una solución al problema.

Si no se tiene un cierre ante una experiencia, la persona va a invertir una gran parte de su energía en esta situación inconclusa, ya sea intentando resolverla o enmascarándola. Lo que va a provocar que tenga poca energía disponible para hacer frente a nuevas situaciones y para funcionar en la vida diaria de forma enérgica, e incluso provocando tensión que se manifiesta en el cuerpo a través de somatizaciones tales como dolores de estómago, de cabeza o musculares.

Parte de nuestra salud psíquica o mental para esta corriente de la psicología implica presenciar la formación y el cierre de una situación, adquirir sabiduría, poder y amor, desarrollar un sistema de auto-soporte, ser responsable, auténtico y establecer un buen contacto consigo mismo y con el entorno.


Consejos para cerrar un ciclo:

El primer paso para cerrar un ciclo en nuestras vidas es el decidirse conscientemente a realizarlo y de acuerdo con la psicóloga Mariana Rivera para cerrar un ciclo recomienda:

1 - No aferrarse a nadie ni a ninguna situación, se debe de ser consciente de que la vida es un constante cambio por lo que el día de mañana puede ser diferente al presente y que podremos encontrar diferentes formas de sobrellevar nuestra situación.
2 - Admitir lo que fue o no fue nuestra responsabilidad para reflexionar acerca de las acciones que nos llevaron a donde estamos.
3 - Aceptar que los sucesos tanto favorables como desfavorables en nuestras vidas son parte del camino y experiencia que formaremos para aprender, crecer y agradecer.
4 - Aprender a decir adiós y dejar ir lo que pretendemos cerrar en nuestras vidas.
5 - Emprender, es decir, transformar lo pasado, hacer el cambio y construir nuevos proyectos.


Referencias:

Castanedo, C Cómo cerrar asuntos inconclusos https://gestaltnet.net/sites/default/files/articulos/cerrar-asuntos-inconclusos.pdf