Coyote Verde, Opinión

California flamin' hot

Jonathan Fletes

11/Septiembre/2020

Desde el principio del año, múltiples incendios forestales han quemado más de 12,500km2 en California, dejando 12 víctimas y más de 3,900 estructuras destruidas, de acuerdo con Cal Fire.

Seguramente, para este momento, ya habrás visto en tus redes sociales o habrás escuchado que los incendios forestales están arrasando en California. Y es que… es verdad. El Departamento de California de Forestería y Protección contra Incendios (Cal Fire) reporta que, actualmente, alrededor de 14,000 bomberos se encuentran combatiendo 29 grandes incendios forestales a lo largo del estado. Nada más el miércoles, reportaron 37 nuevos incendios, sólo que, afortunadamente, 35 de ellos fueron rápidamente controlados; los otros dos escalaron a grandes incendios.

Si creías que el 2020 ya era una perra desgraciada devastadora, agárrate que ahí te van otras malas noticias: seis de los veinte incendios forestales más extensos en la historia del estado de California han ocurrido este año, así como dos de los diez más destructivos y uno de los veinte más letales.

En muchas ocasiones, no se conoce siquiera la causa que provocó el incendio; sin embargo, muchos de ellos son provocados por actividades humanas. Tan sólo el incendio El Dorado [sí; así como los huracanes, los incendios también reciben un nombre] fue ridículamente provocado por un dispositivo pirotécnico generador de humo durante una fiesta para anunciar el sexo de un bebé. Pero no siempre son causas tan absurdas. A veces también ocurren por otros descuidos más “inocentes” [meh… más bien, por la irresponsabilidad de la gente, en realidad], como no apagar bien una fogata en un campamento en el bosque o tirar un cigarrillo que no se apagó debidamente y que alcanzó hierbas secas. También se han reportado incendios originados por fallas en instalaciones eléctricas o porque las copas de los árboles chocan con líneas de cables que conducen electricidad.

Pero no sólo del hombre vive el fuego. Algo así era el refrán… pero así aplica mejor para este caso. El punto es que los incendios forestales también pueden ser ocasionados por otros fenómenos naturales, como, por ejemplo, por el impacto de un relámpago.

No obstante, también debe preocuparnos el papel que juega el cambio climático en todo esto. A continuación, te presento el triángulo del fuego; salúdalo o se prende (gg mal chiste :’v)

Básicamente, este modelo nos dice que, si un combustible es expuesto a altas temperaturas y se encuentra en un ambiente con presencia de oxígeno, se incendiará. Wikipedia nos dice que un “combustible es cualquier material capaz de liberar energía cuando se oxida de forma violenta con desprendimiento de calor”; es decir, todo aquello que cuando se expone a una fuente de energía, como el fuego, se quemará y liberará calor. Ahora, aplicado a un caso de la vida real, como son los incendios forestales provocados por el cambio climático, tenemos las siguientes variables:

- Combustible: madera de los árboles, arbustos, hierbas… plantas, en general
- Oxígeno: as himself :v
- Calor: as himself x2 :v

Recapitulemos brevemente los efectos del cambio climático: aumento de la temperatura media global, corrientes de viento más fuertes, aumento de precipitaciones pluviales, pero, paradójicamente, también un aumento de sequías, tanto en magnitud como en extensión geográfica y duración, etc. En fin, supone el escenario perfecto para provocar más incendios. En primer lugar, porque, entre más llueve, más vegetación crece; vegetación que, en unos meses, representa más combustible para quemar. Luego, están las sequías, que parece que cada año llegan antes, son más intensas y duran más tiempo, así que el frondoso bosque que creció durante la temporada de lluvias, se seca, en buena medida, durante la temporada de calor. Al encontrarse seco el combustible, es decir, en ausencia de humedad, que controla la temperatura e impide la propagación del fuego, es más fácil que inicie a quemarse. Si a esto le agregamos el clima cálido, que induce el calor, y el oxígeno, el incondicional, que suele estar siempre presente, tenemos todos los ingredientes para un incendio forestal. Y ya una vez iniciado el incendio, tenemos fuertes corrientes de viento que se encargan de expandirlo para todos lados. Y así, se va repitiendo el ciclo cada año, sólo que cada vez más fuerte, conforme se exacerba el calentamiento global.
El Dr. Daniel Swain, experto en meteorología, comenta, en su cuenta de Twitter, que la situación de los incendios forestales en Oregon y California ha alcanzado un punto en el que resulta imposible saber, a ciencia cierta, el número de incendios masivos y potencialmente muy peligrosos, que se propagan rápidamente. Concluye su publicación diciendo: “La escala geográfica y la intensidad de lo que está ocurriendo son verdaderamente estremecedoras”.

¿Qué podemos hacer ante esta situación? Puedes apoyar con donaciones directas a los cuerpos de bomberos estatales o a otras organizaciones que estén apoyando a combatir los incendios o que apoyen a los damnificados que se quedaron sin hogar o que se encuentran en refugios temporales, por las evacuaciones; eso más que nada, porque ahorita, por la pandemia, obvio no te voy a alentar a que te lances con tu cubeta de agua a la Minecraft.

Pero también, así como con las enfermedades: la mejor medicina es la prevención. Si te vas de campamento, vas en la carretera o en general, te encuentras en cualquier lugar con presencia de vegetación, así sea tu jardín trasero o el de tu abuelita, ten mucho cuidado y asegúrate de no tirar cigarros mal encendidos u otra fuente de fuego, o si realizas una fogata, hazla siguiendo las debidas medidas de seguridad para contenerla y asegúrate de apagarla por completo. Revisa constantemente la integridad de tus instalaciones eléctricas, que en cualquier momento podrían soltar un chispazo que provoque un incendio. Otra muy importante y que pocos saben: no tires basura en los bosques, parques, etc.; especialmente, vidrio, porque con los rayos del sol, hacen un efecto como de lupa. Si nunca has visto, hecho o nadie te ha contado lo que pasa cuando le acercas una lupa a las hormigas a plena luz del sol, pregúntale a tus papás o búscalo en internet (no lo hagas, no; por favor, nunca) y ahora imagínate el mismo efecto con la hierba; eso puede provocar un incendio también, aunque no haya fuego directamente; con el puro calor del sol es suficiente.

Recuerda que las selvas y bosques son hogar de una gran biodiversidad; los bosques SON biodiversidad en sí mismos, así que cuidémosla entre todas y todos, por favor. Ya hemos visto los videos de los koalas quemados durante los incendios en Australia, pero también pasa en Estados Unidos, en México y en el Amazonas, y puede ocurrir en cualquier momento, en cualquier lugar, así que por favor, seamos responsables y cuidemos nuestros ecosistemas, nuestra biodiversidad. Los incendios emiten grandes cantidades de dióxido de carbono por la combustión de la materia orgánica, lo cual, a su vez, refuerza el calentamiento global y así promovemos el ciclo de los incendios, así que veamos esto como un problema complejo, como un todo.

Que tengas un excelente fin de semana y recuerda: el sexo sucio y el planeta limpio; los besos calientes, los bosques no ardientes.