cine_terror_amazon_prime_blumhouse

Black Box. / Imagen de Codigo Espaguetti

Cine

Black Box, la apuesta de serie B de Amazon

Fernando Roura

05/Marzo/2021

De la mano de Blumhouse Productions, “Black Box” es una película low-cost que mezcla ciencia ficción y horror, disponible en la plataforma de streaming de Amazon.

Black Box nos presenta a Nolan (Mamoudou Athie), un fotógrafo que ha sobrevivido a un accidente automovilístico que acabó con la vida de su esposa. Nolan sufre de un trastorno de la memoria, por lo que está en pleno proceso de reinserción a la rutina diaria. Disgustado ante diferentes episodios que obstaculizan su vida normal y flashbacks de recuerdos esporádicos y ajenos que lo atormentan, se someterá a un misterioso tratamiento experimental para poder recuperar su memoria y su vida.

La cinta de Osei-Kuffour Jr. ondula entre la ciencia ficción, el terror y el suspenso, pero es en este último género donde más se detiene a beber de sus recursos. Podríamos decir que, en cuanto a cuestiones formales, “Black Box” es un largometraje de suspenso con elementos de terror y ciencia ficción. Desde el primer momento, puede notarse fácilmente esa sensación de que algo no está bien, tan característica del género y que se concentrará en gran parte de la película.

Este suspenso está bien creado, con una tensión creciente y homogéneamente repartido en diferentes momentos de la narrativa inusual. Nolan tiene una hija, Ava, que lo está ayudando a re-educarse en la cotidianidad; sin embargo, el protagonista carece de recuerdos importantes de su vida, como que no recuerda a sus ex-compañeros del trabajo. Las cosas comienzan a ponerse más complicadas para Nolan cuando en su trabajo no aceptan re-integrarlo y entonces se topa con imágenes mentales ínfimas de su vida pasada que no son nada agradables, de momentos que no recuerda haber vivido.

Esto resultará en el aumento de su desesperación y es en este punto del relato que, luego de una visita al hospital donde trabaja su hermano, acepta someterse a un tratamiento médico diferente, presentado por una extraña doctora que le prometerá al protagonista una metodología más profunda para su patología, a través de la hipnosis.

cine_terror_amazon_prime_blumhouse

Escena de Balck Box. / Imagen de Amazon Prime Video

Ahora bien, es imposible evitar el paralelismo que se presenta por sí solo con Get Out. Problemas de memoria, manipulación mental, hipnosis… inevitable quitarlo de la mente. Es interesante que la ópera prima de Jordan Peele también cuenta con la producción de Blumhouse, compañía que viene gozando de éxitos como Split (y su secuela Glass), Happy Death Day y The Invisible Man o BlacKkKlansman y Whiplash.

cine_terror_amazon_prime_blumhouse

Banner del tráiler. / Fuente: Youtube

A propósito de la semejanza entre Black Box y Get Out, se puede hacer una diferencia entre ambas. Black Box plantea bien sus bases, pero una vez desvelado el misterio, cae en picada hasta provocar el deseo de que la historia concluya de una vez por todas. Esto probablemente se deba a la gran desilusión que significa la revelación del nudo detrás de la trama, pero las actuaciones tampoco ayudan a revertir una situación que se hace irremontable. Un suspenso que en Get Out se mantiene casi hasta el último minuto de la historia y que cuenta con un argumento sólido y por sobre todo, interesante; en Black Box se deshace casi de inmediato con una premisa que termina defraudando. En vez de aprovechar el potencial tinte conspiranoico, se pierde en una convicción individual que en su resolución: peca de simplista.

Este largometraje también tiene un importante componente de drama familiar en su desarrollo y analizando el todo, la película termina por entremezclar sus componentes, resultando en una gran confusión que con ajustes de guión podría haberse evitado…particularmente con una escena final bastante obtusa e innecesaria.

cine_terror_amazon_prime_blumhouse

Gary y Ava. / Fuente: thehdroom.com

De esta forma, Black Box es una película con un inicio prometedor y atrapante pero que termina por enredarse entre sus diferentes elementos. Aun así, es un debut nada despreciable para Emmanuel Osei-Kuffour Jr., a quién se le ve una marcada destreza, sobre todo, para el planteo germinal del suspenso actual.