Foto: variety.com

Coyote Global, Opinión

Biden vs Trump II: Las secuelas del segundo debate presidencial

Miguel Velázquez

23/Octubre/2020

¿Cuál es el resultado del debate? ¿Impactará de alguna forma en las campañas?

El debate de anoche por fin se asemejó a un intercambio sólido en vez de un ir y venir de insultos como en el primer encuentro. Aún así las mentiras, chistes baratos, y vergüenzas no faltaron, y podrían definir el rumbo de la opinión pública en los próximos días.

Donald Trump pareció ser otro durante la primera mitad del debate. Se mostró más mesurado, contundente, sin bravuconear incesablemente como en el debate anterior. Astuto como siempre manejaba datos a su manera, aderezado con “billions and billions” y otras expresiones conocidas. Se mostró seguro y directo pero mantenía cierto decoro y respeto al formato del debate. Durante esta mitad Joe Biden logró por fin destacar. Se mostró apasionado, se atoró pocas veces y podía hilar argumentos con cierta coherencia. Es durante este tiempo que Biden por fin logró proponer una propuesta sólida al ser cuestionado sobre el plan de salud, que consiste en construir sobre Obamacare mientras que Donald Trump insiste en desmantelar el programa y dar preferencia a las aseguradoras privadas. Es bastante notorio que Biden sólo puede destacar cuando no está bajo presión y la segunda mitad lo confirmó

En la segunda parte del debate se perdió el decoro. Trump volvió a sus hábitos de interrumpir y callar con su volumen a la moderadora y de vez en cuando arrebatar la palabra. Pero a diferencia del primer debate donde Trump sólo provocaba a Biden esta vez pasó a un ataque directo. Los embates a nivel personal fueron numerosos hasta darse el lujo de jugar con Biden, “Come on Joe, you can do better.” Frente a esto Joe empezó a conflictuarse de nuevo y a ceder terreno hasta que empezó a verse cansado y aburrido. Al pasar al tema del racismo Trump volvió a sus frases típicas (“Soy la persona menos racista en este salón”), al tiempo que se burlaba de los inmigrantes por su IQ. Pero Biden en vez de aprovechar la oportunidad salió vapuleado cuando la moderadora le preguntó por su participación en una reforma de leyes de finales de los 80’s que criminalizaba fuertemente a la población de color. Trump empezó a cazar astutamente cualquier error en los argumentos de Biden hasta que al tocar el tema del fracking le atrapó una mentira. De acuerdo con Biden él nunca dijo que prohibirá el fracking, a pesar de numerosos videos en los que lo dice explícitamente.

Dentro de todo esto el papel de la moderadora volvió a dejar mucho que desear. Frecuentemente interrumpió a Trump lo cual podría dar la impresión de un sesgo a favor de Biden, además de que no pudo mantener orden en varios momentos, de hecho el debate se extendió por más tiempo por los retrasos. En ningún momento parece haberse usado el “mute” cuando algún candidato excedió el tiempo asignado.

Como conclusión puede decirse que Trump volvió a ganar contundentemente el debate. Joe Biden desaprovechó las oportunidades de presentar un plan de gobierno claro, además de frases extrañas como “Voy a detener al virus, no a los Estados Unidos” sin aportar alguna idea de cómo lo va a lograr. Trump se mostró en su carácter usual, soberbio y racista, pero hablando claramente a su base de votantes. ¿Quién logrará convencer a los indecisos?