Nacional, Coyote Global

AMLO y Biden: Tres acontecimientos que se entienden mejor en conjunto

Mauricio Vázquez

18/Diciembre/2020

A partir de las elecciones y el aparente deterioro en las relaciones de seguridad con la detención de Salvador Cienfuegos es evidente que hay movimientos que se entienden mejor leídos en conjunto.

La felicitación a Biden

42 días después de los comicios presidenciales, 38 días después de ser proyectado como ganador y 1 día después de ser ratificado como ganador de la elección por el Colegio Electoral, finalmente Andrés Manuel López Obrador le extendió, a través de una carta sus felicitaciones a Joe Biden por la victoria que lo pone en camino de convertirse en el cuadragésimo sexto presidente de los Estados Unidos.

Es fundamental notar que López Obrador tardó en extender su felicitación por esperar a que las instituciones norteamericanas certificaran la victoria del presidente electo Biden. En este contexto, el proceso de transición en Estados Unidos ha sido torpedeado por el presidente Donald Trump, quien agotó todo tipo de recursos legales con el propósito de no reconocer su derrota electoral. Las acciones del todavía presidente estadounidense han terminado por entorpecer el cambio de gobierno, generando incertidumbre en el plano internacional entre aliados y rivales por igual. Aunque tachada como estrategia errónea, el actuar del presidente mexicano es consistente con el discurso que ha mantenido en temas de política exterior. En su carta, el mandatario mexicano invitaba al presidente electo a estrechar la relación de cooperación en el aspecto de migración.

Regresando al frente estadounidense, vale tomar nota del proceso de confirmación de Biden. A pesar de ratificado como ganador de las elecciones por el Colegio Electoral, Biden todavía debe esperar al proceso de confirmación por parte de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, en circunstancias normales una mera formalidad, sin embargo, esta vez se prevé sea diferente por dos razones, la pandemia, pero también por la postura de Donald Trump. Si todo transcurre sin contratiempos o novedades, el presidente electo Joe Biden tomará protesta y dará su discurso inaugural el 20 de enero.


Regulación a los agentes de la DEA

El pasado 15 de diciembre la Cámara de Diputados pasó una reforma a la ley de Seguridad Nacional con la finalidad de regular las acciones de agentes extranjeros en México. Aparentemente echaron a andar la caja china con la felicitación al presidente electo, puesto que la noticia desvío la atención en medios nacionales de la polémica legislación aprobada por la Cámara de Diputados. La reforma fue defendida por miembros del ejecutivo y legislativo por igual al considerarla una defensa de la soberanía nacional.

La noticia de la legislación tuvo mayor eco en los Estados Unidos provocando reacciones del Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr y del Senador por Texas, Ted Cruz. El primero afirmó que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos se encontraba consternado con la legislación aprobada por la Cámara de Diputados, argumentando que se dificultará la cooperación bilateral y sosteniendo que el crimen organizado sería el único beneficiario de la legislación impulsada por el presidente mexicano. El segundo hizo referencia a lo que denominó intentos del gobierno mexicano por debilitar a la DEA y su papel en la relación bilateral de seguridad.

En sus comunicados Barr y Cruz hicieron referencia al proceso de detención y deportación de Salvador Cienfuegos como un acto de cooperación con las autoridades mexicanas y a pesar de la importancia para el gobierno estadounidense, desde la Fiscalía General de la República no se reportan novedades con respecto a la investigación de los cargos criminales contra el ex Secretario de la Defensa Nacional.


Nombramiento de Esteban Moctezuma como Embajador ante Estados Unidos

Aparentemente los comentarios de las autoridades estadounidenses no pasaron desapercibidos, dado que el pasado miércoles 16 de diciembre el presidente López Obrador anunció sus intenciones de nombrar al otrora Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma como próximo embajador ante los Estados Unidos, puesto que quedó vacante ante el de retiro de la diplomática, Martha Bárcena, actual propietaria del puesto. De acuerdo con el mandatario mexicano, Bárcena Coqui recibirá el grado de Embajadora Eminente, distinción reservada a un máximo de 10 individuos con actuaciones destacadas al servicio del país en el ámbito de política exterior.

Al igual que el presidente electo Biden, Esteban Moctezuma está obligado a pasar un proceso de conformación ante la Cámara de Senadores que se vislumbra como una instancia sencilla de superar, sin embargo, previo a esto, el todavía Secretario de Educación deberá obtener el beneplácito de las autoridades estadounidenses para ocupar el puesto. Se prevé que esta confirmación se realice a finales de enero, una vez que la nueva administración encabezada por Joe Biden realice su toma de protesta.

Al futuro embajador le tocará afrontar un paradigma completamente diferente. Por sí mismo un nuevo inquilino en la Casa Blanca supone retos y áreas de oportunidad inéditas. A esta situación habrá que sumarle la presión añadida por la legislación con respecto a los agentes extranjeros cuyas restricciones en la práctica estarán por verse. Todos los acontecimientos previamente mencionados suponen tensiones adicionales a la relación bilateral, donde la resolución al caso Cienfuegos jugará un papel crucial.