Fuente: Presidencia

Nacional, Política

AMLO durante la Cumbre en contra del cambio climático: migración, reforestación y renovación de plantas de hidrocarburos

Nicole Huerta Herbosch

23 de Abril de 2021

A pesar de que Estados Unidos rechazó la propuesta del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador de extender a Centroamérica el programa Sembrando Vida, el día de ayer durante la Cumbre Climática, Andrés Manuel decidió volverlo a mencionar.

El jueves 22 de abril, Día de la Tierra, tuvo lugar la Cumbre de Líderes sobre el Clima organizada por Estados Unidos, donde 40 líderes mundiales se reunieron para centrarse en un mismo objetivo: reducir las emisiones de carbono.

Todos los líderes presentaron un plan de acción menos el presidente Andrés Manuel López Obrador, ya que su discurso se basó en tres puntos: terminar con la práctica de exportación de petróleo crudo, la modernización de las plantas hidroeléctricas y el último fue dirigido a su homólogo de Estados Unidos, Joe Biden, insistiendo que financie su programa Sembrando Vidas como una alternativa para ordenar el flujo migratorio, lo cual no lo tomará nada bien la Casa Blanca.

El miércoles 21 de abril, 24 horas antes de la cumbre, Estados Unidos rechazó la idea de extender el programa Sembrando Vidas a Centroamérica y vincularlo con un plan para permitir a los participantes solicitar la ciudadanía estadounidense.

¿De qué trata este programa? El programa Sembrando Vida, es una iniciativa vigente en México. Dicho programa le paga a un jornal 4 mil 500 pesos mexicanos mensuales a quien siembre árboles frutales y maderables en su parcela. En México ha permitido que 400 mil campesinos tengan trabajo sembrando alrededor de un millón de hectáreas.

López Obrador al presentar esta propuesta, pidió a Biden considerar que su proyecto Sembrando Vida ayuda a combatir dos crisis, la deforestación y la migración. “Sembrando Vida es el esfuerzo de reforestación más grande del mundo. La propuesta es que juntos ampliemos el programa y generar empleos. ”El presidente Biden podría financiar el programa en Guatemala, El Salvador y Honduras (…) después de 4 años de trabajar la tierra podría ofrecer visas temporales de trabajo en Estados Unidos”, dijo el mandatario mexicano.

Asimismo, el mandatario explicó que en tres años se podrían sembrar alrededor de tres millones de hectáreas y dar hasta un millón 200 mil empleos a hermanos de Centroamérica, lo que permitirá a Estados Unidos y México ordenar el flujo migratorio, y destacó que de esta forma no se tendría que rechazar y aplicar medidas coercitivas a este fenómeno, porque las personas que salen de sus países son personas trabajadoras, que en vez de optar por el camino de las conductas antisociales se echan a andar entre peligros para mitigar su hambre y pobreza.

¿Cuál fue la respuesta de Estados Unidos? Uno de los funcionarios de la administración Biden explicó que apenas escucharon de esa propuesta, “no suena a que haya sido parte aún de una conversación extensa, ni en México ni entre ambos países”.

También agregó respecto al tema de la plantación de árboles, “Definitivamente vemos valor en las soluciones naturales relacionadas con la plantación de árboles. Si vemos la agenda del cambio climático, el tema de la reforestación es una de las prioridades. La mayor parte de una tercera parte de las emisiones globales vienen del uso de la tierra”, explicó.

Así que, continuó, “la agenda de plantar árboles tiene un enorme valor para el medio ambiente”.

Sin embargo, subrayó, “no estamos enfocados en la intersección entre asuntos. Para nosotros, la agenda climática tiene que ser abordada sola, acorde con sus propios méritos y hacerla avanzar, y no es una conversación, desde nuestro punto de vista, sobre migración. Es una conversación sobre el cambio climático”.

¿Cómo quedó México frente al mundo? México demostró que carece de un plan de acción efectivo para frenar el aumento de temperatura del planeta. No cumplió con el objetivo de asumir liderazgo entre las naciones para reducir emisiones de gases de efecto invernadero de tal forma que el aumento en la temperatura del planeta no exceda los 2.0 °C, y evitar así consecuencias catastróficas. El Gobierno mexicano se apegó a su discurso y no intentó exponer medidas medioambientales concretas.
López Obrador demostró que sigue firme en su apuesta de fortalecer a la CFE y a la paraestatal Petróleos Mexicanos, construir refinerías, impulsar el megaproyecto del Tren Maya y cerrar la puerta a las energías limpias.

El Coyote Informativo es un periódico y medio independiente que no recibe dádivas o dinero por parte de partidos políticos, el Estado y alcaldías. Las opiniones aquí expresadas son únicamente con labor periodística y de crítica y no recibimos ningún tipo de beneficio o paga por la creación de contenido.