Fuente: CNN

Coyote Global

¿Qué está pasando en Afganistán? Las explosiones sacuden el aeropuerto de Kabul

Nicole Huerta Herbosch

27 de Agosto de 2021

Las fuerzas talibanes tratan de obstaculizar los esfuerzos de evacuación de Estados Unidos tras recuperar el poder, con miles de afganos desesperados por abandonar el país.

Afganistán está de nuevo bajo el control de los talibanes, un grupo fundamentalista que gobernó la nación durante cinco años antes de que las fuerzas lideradas por Estados Unidos los derrotaran en 2001. Los refugiados que huyen del estilo ultraconservador del grupo han aumentado la población de Kabul, y el aeropuerto ha sido asediado por afganos desesperados por encontrar una salida.

El presidente Biden dijo el martes a los líderes mundiales que Estados Unidos estaba en camino de abandonar Afganistán para el 31 de agosto, según la Casa Blanca, mientras que los talibanes han dicho que impedirían a los afganos entrar en el aeropuerto de Kabul para evacuar, lo que podría poner en peligro a decenas de miles de personas que trabajaban con gobiernos y agencias occidentales y que ahora temen represalias de los líderes islamistas del país tras la salida de los estadounidenses y sus aliados. El jueves, la tensión aumentó aún más después de dos explosiones en el aeropuerto internacional Hamid Karzai, que causaron la muerte de al menos 90 afganos y 13 miembros del servicio estadounidense y perturbaron los esfuerzos de evacuación de última hora.


¿Qué sabemos de las explosiones en el aeropuerto de Kabul?

Las explosiones se produjeron el jueves por la tarde, cuando una multitud de afganos intentaba entrar en el aeropuerto, donde el ejército estadounidense está intentando evacuar a miles de estadounidenses y afganos que habían trabajado con gobiernos o agencias occidentales. Un ataque suicida con bomba en la entrada de la Puerta de la Abadía del aeropuerto fue acompañado por un ataque con armas de fuego, dijeron las autoridades, y seguido por un segundo ataque con bomba en un hotel fuera del aeropuerto. El Pentágono dijo que, además de los 13 miembros del servicio estadounidense muertos, otros 15 resultaron heridos, así como las decenas de afganos que murieron.

Un hombre afgano que se encontraba en el lugar de los hechos dijo que vio cómo sacaban a personas mutiladas y manchadas de sangre del lugar, donde se habían congregado miles de personas. Dijo que le habían informado de muchas víctimas mortales. Los gobiernos occidentales advirtieron el miércoles a sus ciudadanos de un inminente ataque terrorista por parte de una filial local del Estado Islámico y habían advertido a sus ciudadanos de que no se acercaran al aeropuerto. Funcionarios estadounidenses atribuyeron más tarde los atentados a la filial regional del Estado Islámico. El Estado Islámico, que está en conflicto con los talibanes, reivindicó la autoría en un informe publicado por su agencia de noticias Amaq.

Un funcionario de seguridad británico dijo que ambos ataques fueron realizados por terroristas suicidas. El secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, dijo que una explosión en la puerta Abbey del aeropuerto fue el resultado de un ataque complejo. Dijo que otra explosión se produjo cerca del Hotel Baron, adyacente al aeropuerto.


¿Qué ocurre en Kabul?

Las fuerzas talibanes entraron en la capital de Kabul el 15 de agosto, poniendo fin a un esfuerzo de 20 años de Estados Unidos y otras naciones occidentales para remodelar Afganistán como una democracia moderna. Se vieron favorecidos en parte por un acuerdo con la administración Trump en febrero del año pasado para que las fuerzas estadounidenses abandonaran el país, y el Sr. Biden fijó posteriormente el 31 de agosto como fecha de salida. Con las fuerzas gubernamentales afganas perdiendo la cobertura aérea y plagadas de deserciones, los talibanes ampliaron rápidamente su huella antes de tomar las últimas ciudades restantes, incluida Kabul.

Su llegada a la capital desató el pánico. Los afganos que trabajaban con las fuerzas armadas o las agencias occidentales se precipitaron al aeropuerto internacional Hamid Karzai buscando una salida. Las embajadas occidentales trasladaron a su personal al aeropuerto, que está bajo control militar de Estados Unidos. En las caóticas escenas que se produjeron allí, una multitud de afganos corrió junto a los aviones de transporte militar cuando se preparaban para despegar, y algunas personas trataron de aferrarse a los lados de las aeronaves.

Los afganos y los occidentales varados en Kabul se dirigieron al aeropuerto para ser evacuados, pero la entrada siguió siendo difícil, ya que los combatientes talibanes controlaban los puestos de control y no había un sistema claro para hacer entrar a la gente.


¿Por qué cayó tan rápido la capital de Afganistán?

El ejército nacional y las fuerzas policiales de Afganistán, que teóricamente cuentan con 350.000 hombres y han sido entrenados y equipados a un coste enorme por Estados Unidos y sus aliados occidentales, debían ser un poderoso elemento disuasorio para los talibanes. Se les entrenó para que estuvieran a la altura de las fuerzas estadounidenses, combinando las operaciones terrestres con el poder aéreo y utilizando los aviones para reabastecer los puestos de avanzada lejanos y recoger información.

Pero tras el plan de retirada del Sr. Biden, Estados Unidos retiró su apoyo aéreo, la inteligencia y los contratistas que prestaban servicio a los aviones y helicópteros de Afganistán. Eso significó que el ejército afgano ya no podía funcionar. En muchos casos, los soldados simplemente se cambiaron los uniformes por ropa civil.

En un discurso pronunciado en la Casa Blanca el 16 de agosto, Biden dijo que mantenía su decisión de retirar las tropas estadounidenses de Afganistán, aunque reconoció que los talibanes tomaron el control mucho más rápidamente de lo que esperaba. Echó gran parte de la culpa a los militares afganos por no haber combatido a los insurgentes.

Las tropas del gobierno, desmoralizadas por la corrupción y el escaso liderazgo, llevan mucho tiempo haciendo tratos con los talibanes para evitar represalias. Los principales dirigentes del gobierno afgano huyeron rápidamente, aparentemente para evitar un baño de sangre en las calles de Kabul. El presidente Ashraf Ghani se encuentra ahora en los Emiratos Árabes Unidos.


¿Cuánto territorio está en manos de los talibanes?

A principios de julio, los talibanes controlaban menos de una cuarta parte de Afganistán, pero se enfrentaban a las fuerzas gubernamentales en un número cada vez mayor de distritos. En el transcurso del mes y en agosto, distrito tras distrito cayeron ante la ofensiva talibán a medida que se acercaba la fecha de salida de las fuerzas estadounidenses. Ahora casi todo el país está bajo el control de los talibanes, aunque los primeros desafíos a su autoridad han empezado a aparecer en el este del país.


¿Quiénes son los líderes talibanes?

Los orígenes de los talibanes se remontan al sur de Afganistán en 1994. Fueron fundados por el mulá Mohammad Omar, un comandante muyahidín que ayudó a expulsar a los soviéticos del país en 1989 y que en 1996 había tomado el control. El grupo no tardó en imponer su dura interpretación del Islam, prohibiendo la televisión y la música, y prohibiendo a las niñas ir a la escuela. Las mujeres fueron obligadas a llevar la cabeza cubierta hasta los pies. El grupo también proporcionó refugio a Bin Laden mientras planeaba los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos.


Tras las fuerzas dirigidas por Estados Unidos, los líderes talibanes huyeron al vecino Pakistán, donde supervisan una insurgencia para recuperar el poder. El mulá Omar murió en 2013 y su sucesor inmediato, el mulá Akhtar Mansour, fue abatido en un ataque estadounidense con drones tres años después. Desde entonces, ha sido dirigido por Mawlawi Haibatullah Akhundzada, que en su día dirigió los tribunales talibanes, y el cofundador de los talibanes, Mullah Abdul Ghani Baradar, lidera el ala política.


¿Qué significa esto para los afganos?

Los afganos se enfrentan a un futuro incierto. A pesar de las garantías de los talibanes de que el grupo no tomaría represalias contra las personas que trabajan con gobiernos y agencias occidentales, ya están yendo de puerta en puerta en Kabul en busca de sospechosos, dicen los residentes. Las mujeres y las niñas, que disfrutaron de libertades sin precedentes en los últimos años, como el derecho a la educación y a trabajar, están especialmente amenazadas.

Los talibanes parecieron abstenerse de llevar a cabo detenciones masivas inmediatas o actos de violencia en Kabul y emitieron una amnistía para los funcionarios del gobierno. Pero su comportamiento en las últimas semanas sugiere que buscarán vengarse de al menos algunos de los que trabajaban para el gobierno o para países extranjeros. A medida que los militantes ganaban terreno en todo Afganistán, los residentes de los lugares bajo su control denunciaron ejecuciones sumarias de soldados del gobierno, matrimonios forzados entre mujeres y combatientes talibanes y ataques no provocados contra civiles.


¿Cómo está gestionando Estados Unidos la evacuación?

Las fuerzas estadounidenses tomaron el control del aeropuerto internacional Hamid Karzai de Kabul para gestionar el flujo de aviones de transporte y de pasajeros que entran y salen del país, con miles de tropas en tierra. Sin embargo, la seguridad ha sido difícil de mantener. Según personas que quedaron atrapadas en el aeropuerto cuando los talibanes llegaron por primera vez a Kabul, el ejército estadounidense también utilizó granadas de humo y voló dos helicópteros a baja altura para intentar dispersar a las multitudes que se agolpaban en la zona. En otros sucesos ocurridos el 16 de agosto, las tropas estadounidenses dispararon y mataron a dos hombres armados, y al menos tres afganos que se aferraban al costado de un avión de la Fuerza Aérea fueron atropellados y murieron, según un funcionario estadounidense. Un jugador de fútbol de 17 años se cayó del tren de aterrizaje de un avión cuando éste despegaba.

Miles de afganos empleados por embajadas o agencias occidentales siguieron varados en Kabul, y comparativamente fueron pocos los que lograron pasar los controles talibanes para llegar al aeropuerto y tomar los vuelos de evacuación. El Pentágono ha recurrido a la ayuda de las compañías aéreas estadounidenses para que proporcionen vuelos de continuación a los evacuados estadounidenses y a los aliados afganos desde bases en Alemania, Qatar y Bahréin. El Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha dicho que unos 1.500 ciudadanos estadounidenses permanecen en Afganistán