Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. / Imagen de udgtv.com

Política, Nacional

¿Qué dijo la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la objeción de conciencia?

Gisela Ramírez

23 Septiembre del 2021

Una vez más, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) fue tendencia en redes sociales, tras el debate que se llevó en esta instancia respecto a la inconstitucionalidad de la objeción de conciencia contenida en el artículo 10 bis de la Ley General de Salud.

El Pleno de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación resolvió con 8 votos a favor por la invalidez del artículo 10 bis de la Ley General de Salud, el pasado 20 de septiembre, pero ¿a qué se refiere esto, en qué impacta al personal médico y por qué la gente en redes sociales está tan molesta al respecto? Para comenzar a responder esta interrogante, es crucial comenzar definiendo el término “objeción de conciencia".

Este se define como la negativa de una persona -en este caso, específicamente personal médico- de cumplir con un mandato jurídico, ya que considera que este va en contra de sus convicciones personales. Es decir, a través de este derecho los médicos pueden excusarse de prestar ciertos servicios o de atender a ciertos pacientes, siempre y cuando la vida de estos no esté en riesgo o sea una urgencia médica.

El artículo del cual versó el debate en el Pleno de la SCJN expresa lo siguiente:

- Artículo 10 Bis. - El Personal médico y de enfermería que forme parte del Sistema Nacional de Salud, podrán ejercer la objeción de conciencia y excusarse de participar en la prestación de servicios que establece esta Ley.
- Cuando se ponga en riesgo la vida del paciente o se trate de una urgencia médica, no podrá invocarse la objeción de conciencia, en caso contrario se incurrirá en la causal de responsabilidad profesional.
- El ejercicio de la objeción de conciencia no derivará en ningún tipo de discriminación laboral.


Por lo tanto, tomando la definición de la objeción de conciencia y lo que el artículo 10 bis de la Ley General de Salud plantea, podemos observar que el ordenamiento jurídico habla de manera general sobre la objeción de conciencia y no se da ninguna otra indicativa al respecto. Por lo tanto, se está dejando al paciente al árbitro del personal médico, sin que se le asegure si será tratado o no, poniendo en potencial riesgo el derecho a la atención médica -y consecuentemente a la salud- del paciente.


Imagen de novedadesaca.mx


El 21 de este mes, la SCJN emitió un comunicado de prensa donde, tras la deliberación del Tribunal del Pleno, se concluyó que lo estipulado en el artículo 10 bis de la Ley General de Salud era inconstitucional, debido a que el texto es muy ambiguo. En éste, no se establecían lineamientos o límites para sentar las bases de la objeción de conciencia, por lo tanto, se invalida este artículo y los transitorios que versaban sobre este mismo tema.

Consecuentemente, a través de este comunicado se exhorta al Congreso de la Unión a tomar en cuenta esta resolución y reformar la ley previamente mencionada para asegurar el derecho al acceso a la salud para todos los mexicanos.

La magistrada Yasmín Esquivel Mossa comentó que la forma en que la objeción de conciencia está redactada actualmente en la ley, incurre en una falta de técnica legislativa porque no se consideran los aspectos elementales del impacto que la objeción de conciencia puede tener, ya que se está poniendo en juego el derecho a la salud -entre otros- y específicamente hablando del sector público, no se puede permitir que los médicos se excusen de realizar ciertos procedimientos apelando a este derecho.

Asimismo, la magistrada recalcó que se está exhortando a hacer este cambio para que tanto las instituciones de salud, los usuarios de estos servicios y los médicos objetores de conciencia sepan con claridad cómo se debe actuar frente a estas situaciones; para por un lado, brindar la seguridad al paciente de que será atendido con la debida diligencia y por el otro, que se puedan respetar las creencias del médico.

Fuente: forojurídico.mx


Cabe recalcar que la SCJN en ningún momento buscó limitar el derecho a la objeción de conciencia que se encuentra consagrado en el artículo 24 constitucional. De hacerlo, los mismos magistrados cuyo trabajo es velar por que la constitución sea respetada sobre todas las cosas, estarían incurriendo en una acción de inconstitucionalidad, lo que resultaría ilógico. Lo único que se estipuló fue que era necesario sentar bases para poder ejercer esta objeción de conciencia sin restringir el derecho a la salud de los pacientes.

Por lo tanto, la narrativa que se ha estado manejando por los medios de comunicación que buscan ser sensacionalistas y los usuarios de internet que se han mostrado en desacuerdo con esta decisión es incompleta y denota la falta de investigación. Lo que la SCJN está haciendo es buscar crear un ambiente de certeza jurídica para que tanto médicos, como pacientes tengan conocimiento de qué hacer cuando se presenta una situación de esta naturaleza donde dos bienes jurídicos tutelados -la salud y la libertad de convicciones- chocan.