Finanzas

¿Pensamos con la cabeza o con los pies?

Víctor Martínez

18/Diciembre/2020

Durante las dos últimas semanas ocurrieron acontecimientos importantes dentro del ámbito económico para el país, uno de ellos es la reforma a la ley del Banco de México, que por suerte quedó “en veremos” hasta el mes de febrero del año entrante.

En las últimas dos semanas tomó fuerza un tema muy importante para México y también para nuestro Banco Central (Banxico), que desde el año 1994 opera con una gran autonomía y esto ha traído más ventajas que desventajas.

Una nueva reforma propuesta por legisladores de Morena se ponía en marcha para que el Banco Central de México comprará los dólares tanto de bancos comerciales como de mexicanos que tengan dólares y no puedan ser intercambiados, recordemos que únicamente se pueden cambiar 300 dólares por día (si eres cliente de algún banco). Esta propuesta realmente trajo muchos más problemas que no tomaron en cuenta los legisladores; sabemos que una vez interviniendo un gobierno en un banco autónomo, pierde por completo la credibilidad y confianza por parte de los inversionistas extranjeros, por lo que se prenden las alarmas al rojo vivo y las inversiones del país comienzan a salir y esta salida de dinero trae como consecuencia una depreciación del peso, y no es por mentir, una vez que comenzó a tomar fuerza la reforma, el tipo de cambio respecto al dólar comenzó a verse afectado (el dia 14 de diciembre el peso cerró por arriba de los 20 pesos por dólar). Otra consecuencia que esto traería sería que México pudiera perder la confianza en el ámbito financiero que por años se ha tenido y más aún por una autonomía de la banca central que ha jugado un papel neutro dentro del ámbito político, y que únicamente se enfoca sus temas principales como es mantener el valor adquisitivo de la moneda nacional. Por último un aumento de dólares y también la compra de dólares que no se tiene referencia de su procedencia, podría incentivar a un lavado de dinero y también a que diferentes países vengan a cambiar sus dólares dentro de nuestro país, increíble pero cierto.

Afortunadamente la Cámara de Diputados después de los señalamientos por parte de los titulares de diferentes secretarías y también por el gobernador y subgobernadores del Banco de México, decidió aplazar esta nueva propuesta de reforma hasta el mes de febrero de 2021, esperamos que se piensen mejor las cosas y que tengan un sustento para las reformas, que, si lo hacemos por ir en contra de una ideología política, las consecuencias serán graves, sumamente graves.

Otro tema que puede llegar a tener consecuencias a un mediano plazo, es el aumento del 15 por ciento en el salario mínimo para el año 2021, que pasará de 123.22 a 141.7 pesos por día a partir del mes de enero del próximo año.

Para el sector privado es un tema delicado, primero con la reforma al outsourcing, y ahora con un aumento de salario mínimo, muchas pequeñas y medianas empresas se verán completamente afectadas por la nueva decisión, ya que, el impacto de la pandemia y la poca o nula ayuda gubernamental, hará las cosas más difíciles de lo que ya son. Tanto el Consejo Coordinador empresarial como la Coparmex, advierten que 700 mil empresas pueden cerrar durante los próximos 3 meses.

Con un aumento de salario ¿los trabajadores podrán comprar más cosas?

Las dos noticias impactan en el ámbito económico al país, la primera más en un ámbito financiero, que afecta sin duda alguna al tipo de cambio, la segunda es un tema más a mediano plazo que moverá a las variables macroeconómicas del país, como es la inflación, la oferta y demanda agregada.

Las propuestas una mil veces decimos que deben analizarse antes de aprobarse, porque estas afectan al país en vez de ayudarlo.