Nacional, Covid-19

¿El enemigo silencioso en la política es el COVID-19?

Ángel Enrique Dupuy

21/Julio/2020

Parece ser que es mejor cuidar los intereses políticos con vistas a las elecciones de 2021 antes que a los mismos ciudadanos.

Tanto en México como en el mundo, el coronavirus ha sido el parteaguas para saber si los gobernantes tienen la capacidad de formular políticas públicas en pro de disminuir los contagios. No obstante, los aspectos políticos no se han visto mermados principalmente por el COVID-19, sino porque los partidos políticos no se ponen de acuerdo de cuál será la mejor forma de actuar para y por los ciudadanos. Es por ello que los tratados, acuerdos, iniciativas, entre otros no han tenido la eficacia que deberían tener y que en la mayoría de países la pandemia no tiene fin.

Por una parte, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión votó este lunes 20 de julio el orden del día para el periodo extraordinario de sesiones de la Cámara de Diputados del 22 de julio. En ella solo se estableció la votación de los consejeros nacionales electores para el Instituto Nacional Electoral, debido a que partidos políticos que apoyan a la “cuarta transformación” no lograron un consenso para meter temas como la eliminación de diversos fideicomisos públicos, las reformas a la ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del sector público y a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria. Además, había una fracción del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y del Partido del Trabajo (PT) que pidieron en un oficio a la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) que rechazaran las quintetas porque estas estaban a favor de la derecha y no a favor “del movimiento”. Ninguna propuesta fue aprobada por la JUCOPO ni por la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, ya que no había acuerdos en las fuerzas políticas que permitieran debatir dichos temas.

Además, el Partido Acción Nacional (PAN) también abogó que en el orden del día de la sesión extraordinaria de la Cámara de Senadores, propuesta para el 29 de julio, se incluyera el debate para debatir el Ingreso Básico Universal y, con ello, apoyar a los más necesitados. No obstante, dentro del debate ese punto fue atorado y mandado a la congeladora, por lo cual el partido votó en contra de la sesión extraordinaria en la Permanente. Gerardo Fernández Noroña, vicecoordinador de los diputados del PT, argumentó que si bien no ven la factibilidad de que las quintetas se regresen y el Comité Técnico de Evaluación (CTE) haga otras que no “beneficien a la derecha”, sí votarán por los candidatos más independientes. Sin embargo, aseguró que el lunes siguiente pondrán una iniciativa en el pleno de la Permanente que les caerá como balde de agua fría a los partidos en contra del movimiento.

¿Qué tienen en común los refrescos y el veneno?
El 19 de julio, en Berriozabal, Chiapas, el subsecretario de promoción y prevención de la salud, Hugo López-Gatell, explicó que para tener un buen estado de salud y tener menos probabilidad de muerte por coronavirus es necesario tener una buena alimentación; sin embargo, utilizó como ejemplo negativo de bebidas y alimentos a los refrescos y productos empaquetados respectivamente:
“¿Para qué necesitamos el veneno embotellado, el de los refrescos? ¿Para qué necesitamos donas, pastelitos, papitas que traen alimentación tóxica y contaminación ambiental? Las botellas llegan a los ríos y luego al mar” dijo López-Gatell al referirse a los refrescos y productos nocivos a la salud.

Cabe recordar que el estado de Chiapas es uno de los territorios con mayor cantidad de agua potable en el país; sin embargo, según el Consejo Consultivo del Agua, A.C., la mala infraestructura y gestión estatal no han permitido que la mayoría de la población tenga la posibilidad de tener agua potable en sus comunidades. Alrededor del 70% de la población no tiene acceso a agua potable y tiene que comprar agua embotellada o pagar por pipas de agua; 3 de cada 10 personas chiapanecas tienen problemas gastrointestinales por agua contaminada y solo el 26% cuenta con agua entubada a viviendas. La industria refresquera tiene parte del oligopolio del agua en Chiapas y de hecho la población del estado es una de las que más consume refrescos en el país. Además, un estudio de “AJ plus” explica que también los indígenas chiapanecos usan el refresco como moneda de cambio e inclusive para ellos los refrescos son algo muy preciado.

La Asociación Nacional de Productos de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC) reprobó los comentarios de López-Gatell y explicaron que es importante no estigmatizar a una industria que sigue todas las normas y regulaciones mexicanas e inclusive Alejandro Moreno Cárdenas, presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) publicó el día de ayer una foto en donde se le mostraba comiendo en su oficina tanto papitas, sándwich, queso para nachos, un malvavisco de chocolate y tomando refresco. ¿Causalidad con vistas a defender a la ANPRAC? No lo sabemos, pero lo que sí es un hecho es que los pobladores chiapanecos prefieren tomar un refresco a tomar agua contaminada en caso de no tener agua potable.

La diabetes y la hipertensión sí son enemigos silenciosos para una persona con COVID-19, dado los índices de mortalidad correlacionada con estas dos enfermedades, pero no lo son para la política mexicana. El 7 de septiembre empiezan los procesos electorales y los partidos políticos saben que en el 2021 serán las elecciones más grandes y más complicadas para el país y, que si cometen errores en el legislativo, regidurías, alcaldías, municipios, entre otros, es probable que pierdan el voto ciudadano. El veneno sí puede estar en los azúcares de los refrescos o en las grasas trans de los productos empaquetados, pero el veneno político está en el si las políticas públicas que impulsan los partidos sirven o simplemente no florecen. Cada diputado y senador en el poder legislativo está debatiendo con pinzas en el pleno con vistas a ayudar al “movimiento” o, en otro caso, ser una oposición al mismo. Finalmente, está la pregunta del millón: ¿qué partido será quién se atreva a impulsar una agenda anti-coronavirus sin morir en el intento?