messi_barcelona

Foto: Mario del Pozo para Infobae

Deportes

¡Incertidumbre! ¿El fin de una era?

Luis Belmont

22/Enero/2021

Tras una nueva derrota del equipo blaugrana, esta vez en la Copa del Rey ante el Athletic de Bilbao 3-2, el Barcelona luce cada vez peor y con ello, el fin del matrimonio entre el club y su histórico jugador parece inminente.

El Barcelona tiene mucho tiempo queriendo tapar sus errores con un dedo, desde la llegada de Bartomeu a la presidencia del club se dejaron de hacer muchas cosas que llevaron a esta institución a lo más alto. No es nuevo este hecho, y como la serie de malas decisiones han llevado al club blaugrana al borde del colapso. Pero a partir de aquella derrota 8-2 ante el Bayern Munich, todo el teatro se vino abajo, este equipo se empezó a caer a pedazos, y durante mucho tiempo fue Leonel Messi quien se ha encargado de sostener o maquillar la mala administración y gestión del club.

Pero en la actualidad el Barcelona y Messi viven una de sus épocas más oscuras y amargas, aquel jugador que siempre externó su sueño de retirarse en el club, uno que le recibió desde niño pagando su tratamiento médico, y como resultado vio nacer el amor de un futbolista por una sola camiseta. Esto le provocó muchas críticas ya que mientras su gran rival Cristiano Ronaldo ha logrado triunfar en diferentes equipos y diferentes ligas de Europa, Messi solo lo podía hacer con el Barcelona, la misma selección argentina le ha echado en cara su incapacidad de brillar con la camiseta albiceleste tal como lo hace con los colores blaugranas, y por muchos años el Barcelona se convirtió en el refugio de este gran jugador, en este equipo se sentía seguro, tranquilo y confiado, era como una barrera que lo protegía del mundo, y dentro de estos colores se sentía feliz. Pero hoy la historia es diferente, el lenguaje corporal del astro argentino transmite otra cosa, que nada tiene que ver con la época de gloria del club y sus grandes hazañas, hoy Messi luce desconcertado, perdido, ahogado y encadenado a una piedra que no tiene forma.

Al final de la temporada pasada el argentino manifestó su deseo de abandonar el club, lo cual generó una enorme polémica y drama, fue tachado de cobarde y querer abandonar el barco en su peor momento, al final la presión de la institución y de los medios le obligó a quedarse. El pasado 27 de diciembre ofreció una entrevista al diario deportivo SPORT, el cual mencionaba que no tenía nada claro sobre su futuro, pero dijo que “le gustaría regresar algún día al Barcelona de alguna manera, y aportar”, sin embargo de esto podemos concluir que si desea regresar al club de sus amores cuando ya no sea futbolista, implica que antes debería partir de este y buscar nuevas alternativas, es quizá esto un guiño de que el futuro del argentino está lejos de Barcelona.

Para muchos románticos del fútbol y fanáticos del Barcelona, la idea de Messi lejos de este club es inaceptable, se aferran a la idea de que debe retirarse con ellos. En la historia de este deporte hemos visto ejemplos como los de Steven Gerrard, Francesco Totti, Lampard, Del Piero, etc., quienes defendieron hasta la muerte los colores de un solo equipo, y es en esta misma línea que sueñan con su máximo ídolo, vestir su camiseta hasta su retiro. Pero, también hay que aceptar que existen momentos en los que toda persona debe cambiar de aires, buscar otras opciones, algo que nos haga feliz, y si algo que nos dio esa alegría por mucho tiempo ha dejado de hacerlo, es de humanos querer cambiar, porque lo único constante en la vida es el cambio. Entonces si el futuro de Messi está en otro lado, porque no permitir que sea decisión de él, quizá esta sea la mejor decisión o quizá no, el tiempo lo dirá, pero al final lo más importante es el hecho de que por muy fanáticos que seamos al fútbol y a un equipo, los jugadores no son objetos, son personas como nosotros y no podemos encadenarlos a nuestros intereses, cada quien es libre de pensar y soñar lo que quiera.